Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cómo identificar y tratar la Diástasis Abdominal

La diástasis abdominal o también llamada diástasis de rectos, es el alejamiento de los músculos abdominales del tejido conjuntivo por el debilitamiento de estos músculos, la cual generalmente ocurre durante el embarazo debido al crecimiento de la barriga durante este período, siendo la principal causa de flacidez abdominal y dolor lumbar en el post parto. Pero también puede ocurrir fuera del embarazo al levantar objetos muy pesados utilizando una postura incorrecta. 

El tratamiento para corregir este problema puede ser hecho con ejercicios, fisioterapia o, como última opción con la realización de una cirugía cuando la separación es mayor de 5cm, pudiendo llegar a ser hasta de 10 cm de distancia, y los ejercicios no fueron eficaces para corregir la situación.

Estas opciones de tratamiento pueden comenzar a ser realizados inmediatamente después del parto normal o después de que la cicatrice la cicatriz en el caso de una cesárea, en el caso que se deba hacer una cirugía será indicada por el médico. En algunos casos la mujer puede optar por realizarse la cirugía para corregir el problema después del destete, para que sea más cómodo para los dos.  

Cómo saber si tengo diástasis abdominal

Cómo identificar y tratar la Diástasis Abdominal

Es posible pensar que tiene una diástasis después del parto al sentir la zona por debajo del ombligo muy blando y flácida, o al observar una protuberancia en el abdomen al cargar algún peso, agacharse o toser. Algunas mujeres presentan un alejamiento tan grande que pueden presionar 3 o 4 dedos en su abdomen y éstos se hunden como si tuviera un agujero en la barriga, por no tener allí la pared muscular que debería impedir esa entrada.

Para certificarse de que es una diástasis abdominal se debe: 

  • Acostar boca arriba y presionar con el dedo índice y el dedo medio alrededor de 2cm por encima y por debajo del ombligo y después;
  • Contraer el abdomen como si fuese a realizar un abdominal.  

Lo normal es que al contraer el abdomen, los dedos salten un poco para arriba, pero en caso de diástasis los dedos no se mueven, siendo posible colocar 3 o 4 dedos de lado a lado si que se muevan con la contracción abdominal.

Algunas situaciones que favorecen el desarrollo de diástasis abdominal son tener más de un embarazo, embarazo de gemelos, bebé con más de 4kg al nacer y una edad superior a 35 años. Cuando no está relacionado con el embarazo ocurre debido a la debilidad de los músculos abdominales. 

Cómo acabar con la diástasis en el post-parto

Las opciones para tratar y curar la diástasis abdominal es volver a tener la barriga dura nuevamente, y estos son: 

1. Ejercicios de Pilates Clínico

Los ejercicios son de gran ayuda para tratar este problema, pero deben ser realizados con supervisión de un fisioterapeuta o un entrenador personal, porque al ser mal ejecutados puede causar un aumento de la presión intra abdominal, y aumentar la separación de los rectos, empeorando la diástasis o causando la aparición de una hernia. 

Algunos ejercicios recomendados para corregir la diástasis son:

1. Contracción de los glúteos y de la parte interna de los muslos: 

Acostarse boca arriba, con las rodillas dobladas y presionar una pierna contra otra y también los glúteos al mismo tiempo que intenta "succionar" algo con la vagina. 

2. Estirar la pierna:

Acostarse boca arriba y con las rodillas dobladas, deslizar el talón a lo largo del piso, estirando y flexionando la pierna lentamente. Hace de 8 a 10 repeticiones con cada pierna, se debe hacer una pierna primero y después con la otra. 

3. Tijera:

Acostarse boca arriba y con las rodillas dobladas, elevar una pierna como si estuviese apoyada en una silla imaginaria y después se debe bajar la pierna volviendo a la posición inicial. Basta hacer este movimiento con cada una de las piernas de forma alternada hasta que haya hecho 10 repeticiones con cada pierna. 

4. Puente:

Acostarse boca arriba y con las rodillas dobladas, elevar la cadera del piso, de manera que la cadera se mantenga más elevadas que las costillas, manteniendo los glúteos contraídos.

5. Dejar caer las piernas:

Acostarse boca arriba y con las rodillas dobladas, brazos estirados en la misma dirección de los hombros (haciendo una linea recta hacia los lados) y se debe dejar caer las piernas hacia un lado, manteniendo las piernas bien juntas y sin levantar los hombros del piso. 

6. Ejercicios hipopresivos:

Acostarse boca arriba y con las rodillas dobladas, inspire profundamente y luego expire hasta que quede sin aire por completo y a continuación sin respirar, meta la barriga lo más que pueda tratando de mantenerse sin respirar el máximo tiempo posible. Cuando no consiga aguantar más tiempo, inspire normalmente y suelte los músculos abdominales relajándolos completamente. Haga este ejercicio 5 veces seguidas. 

Vea el vídeo donde enseño esta técnica:

Estos ejercicios son los más indicados porque contraen el abdomen y las fibras inferiores del recto abdominal, fortaleciéndolos, sin que haya una presión excesiva sobre el músculo recto abdominal.

2. Fisioterapia

En la fisioterapia puede ser utilizado equipos de estimulación eléctrica funcional que promueve la contracción de los músculos. Este aparato puede ser hecho durante 15 a 20 minutos y es muy eficiente para fortalecer el recto abdominal. 

3. Cirugía

La cirugía es el último recurso para corregir la diástasis, pero es muy simple y consiste en coser los músculos. A pesar de que la cirugía puede ser realizada sólo con este propósito, el médico también puede sugerir una liposucción o abdominoplastia para quitar la grasa en exceso, cosiendo el músculo para finalizar.

¿Qué hacer para endurecer la barriga?

Durante el tratamiento para corregir la diástasis abdominal también se recomienda:

  • Mantener una buena postura de pie y sentada;
  • Mantener la contracción del músculo transverso abdominal durante todo el día. Para esto sólo necesitas intentar aproximar el ombligo a la espalda, metiendo la barriga principalmente cuando esté sentada, pero debe mantener esa contracción durante todo el día;
  • Evitar al máximo doblar el cuerpo hacia adelante como si hiciera un abdominal tradicional porque empeora la diástasis;
  • Siempre que necesite agacharse para agarrar algo del piso, doble las piernas y agáchese con el cuerpo entero para no inclinar el cuerpo hacia adelante; 
  • Sólo cambie el pañal del bebé en una superficie alta  como un cambiador de pañales, o si es necesario cambiarlo en la cama, manténgase de rodillas en el piso para no inclinar el cuerpo hacia adelante; 
  • Use una faja post-parto durante la mayor parte del días e inclusive para dormir, pero no olvide mantener la barriga hacia adentro para fortalecer el transverso abdominal durante el día. 

Además de esto es importante no realizar ejercicios de abdominales tradicionales, ni el abdominal oblicuo para no empeorar la diástasis. 

Tiempo de tratamiento

El tiempo de tratamiento puede variar según el tamaño de la diástasis, y a que cuanto mayor sea el espacio entre los músculos, más difícil será promover la unión de las fibras sólo con ejercicios o fisioterapia. Sin embargo, en diástasis con menos de 5 cm, si el tratamiento se realiza diariamente, en aproximadamente 2 a 3 meses será posible observar la disminución de la separación.

Complicaciones de la diástasis

La principal complicación de la diástasis abdominal es el surgimiento del dolor de espalda en la región lumbar. Este dolor ocurre porque los músculos abdominales actúan como una cinta natural que protege la columna al caminar, sentarse y hacer ejercicios. Cuando este músculo es muy débil, la columna se sobrecarga y hay un mayor riesgo de desarrollar una hernia discal. Por esto, es importante realizar el tratamiento, promoviendo la unión y el fortalecimiento de las fibras abdominales.

Más sobre este tema:


Carregando
...