Diafragma anticonceptivos: efectividad y cómo se usa

Actualizado en mayo 2023

El diafragma es un método anticonceptivo de barrera que tiene como objetivo impedir que el espermatozoide entre en contacto con el óvulo, evitando la fecundación y, como consecuencia el embarazo.

Este método anticonceptivo consiste en un anillo flexible, envuelto en una capa fina de silicona o goma, que debe tener el diámetro adecuado al tamaño del cuello del útero, razón por la que es importante que la mujer consulte al ginecólogo para que realice el examen de tacto y determine el tamaño y, de esta manera, pueda indicar el diafragma más adecuado. 

El diafragma puede ser utilizado hasta por 2 años, siendo recomendado cambiarlo después de este período. Asimismo, está indicado insertarlo antes de la relación sexual junto con algún espermicida en gel y retirarlo al cabo de 6 a 8 horas del coito, para tener la seguridad de que los espermatozoides no sobrevivieron.

Imagem ilustrativa número 1

Efectividad del diafragma

El diafragma cuando es colocado de manera correcta tiene una efectividad de 92-96%, según la Organización Mundial de la Salud, esto significa que entre 4 y 8 mujeres de cada 100 quedarían embarazadas en un año de utilización.

No obstante, como el diafragma puede colocarse de forma errada su seguridad baja al 84%; es decir, 16 de cada 100 mujeres quedarán embarazadas en un año. Vea otros tipos de métodos anticonceptivos.

Ventajas y desventajas del diafragma

El uso del diafragma puede poseer algunas ventajas para la mujer, pudiendo ser indicado por el ginecólogo cuando esta no puede utilizar la píldora anticonceptiva o presenta muchos efectos secundarios. Por esto, las principales ventajas del uso del diafragma son:

  • Prevención contra el embarazo;
  • No presenta efectos secundarios hormonales;
  • El uso puede ser interrumpido en cualquier momento;
  • Es fácil de usar;
  • Raramente es sentido por la pareja;
  • Puede tener una duración de hasta 2 años;
  • No logra entrar en el útero ni se pierde en el cuerpo de la mujer.

No obstante, el uso del diafragma también puede tener algunas desventajas, como la necesidad de higienización en cada uso y de recambio de diafragma cuando hay un aumento de peso, cuando se da a luz o cuando se daña, aparte de también estar asociado a una probabilidad de falla de 16% y de irritación vaginal.

Por otra parte, el diafragma no protege contra infecciones de transmisión sexual (ITS), por lo que en caso de tener varias parejas, lo más recomendable es utilizar condón para evitar posibles contagios. Vea cuáles son las principales ITS.

Qué hacer antes de colocarse el diafragma

El diafragma puede conseguirse en diversos tamaños en las farmacias, motivo por el cual antes de ser utilizado es importante acudir al médico para que realice una medición del cuello uterino e indique en una receta médica el tamaño más adecuado.

Además, lo ideal es comprarlo y colocárselo, debiendo acudir nuevamente al ginecólogo para verificar si está siendo utilizado de la manera correcta. 

Cómo colocarlo

El diafragma es muy sencillo de colocar y se debe introducir alrededor de 15 a 30 minutos antes de la relación sexual, recomendándose siempre acompañarlo de un gel espermicida y siguiendo los siguientes pasos:

  1. Colocar gel espermicida en el diafragma y doblarlo con la parte redonda hacia abajo;
  2. Introducir el diafragma en la vagina con la parte redonda hacia abajo;
  3. Empujar el diafragma y ajustarlo para que quede correctamente colocado.

En algunos casos, la mujer puede colocar un poco de lubricante para facilitar la colocación del diafragma. Luego de la relación sexual, este anticonceptivo debe ser retirado entre 6 a 8 horas después, ya que es el tiempo medio de supervivencia del espermatozoide. No obstante, es importante no dejarlo por más tiempo, ya que en caso contrario puede favorecer el surgimiento de infecciones.

Después de retirado, el diafragma se debe lavar con agua fría y jabón neutro, dejando que seque de manera natural y guardándolo en su estuche, pudiendo ser reutilizado por un máximo de 2 años. Sin embargo, en caso de que se verifique algún agujero, de que posea grietas o de que la mujer quede embarazada o aumente de peso, el diafragma debe ser sustituido.

Contraindicaciones

El uso del diafragma no está indicado cuando la mujer presenta alguna alteración en el útero, como prolapso, rotura uterina o alteración en la posición, o cuando posee una musculatura vaginal más débil, pues en estos casos el diafragma puede no estar correctamente colocado y, por lo tanto, no ser eficaz.

Aparte de esto, el uso de este método anticonceptivo no está indicado en mujeres vírgenes o que presentan alergia al látex; además, tampoco se recomienda durante el período menstrual, ya que puede haber acumulación de sangre en el útero, favoreciendo el desarrollo de inflamación e infección.

Asimismo, tampoco debe ser usado cuando se tiene una infección vaginal o durante las 6 semanas siguientes después de haber dado a luz.