Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cómo identificar y tratar una Contractura muscular

La contractura muscular sucede cuando el músculo se contrae de manera incorrecta y no vuelve a su estado normal de relajamiento. Las contracturas pueden suceder en diversas partes del cuerpo, como el cuello, espalda o muslo, por ejemplo y pueden ocurrir después de practicar un ejercicio muy fuerte, una noche mal dormida o por exceso de tensión en el cuerpo debido a estrés y preocupaciones.

La contractura causa dolor, malestar y muchas veces limita los movimientos, pudiendo ser en la mayoría de los casos fácilmente percibida cuando se coloca la mano sobre el músculo y nota una parte más adolorida y rígida. Este tipo de lesión muscular es muy común en quien pasa mucho tiempo trabajando en escritorios en la misma posición por mucho tiempo y, generalmente no practica ninguna actividad física de forma regular.

Síntomas de contractura muscular

Algunos de los síntomas que indican la presencia de una contractura muscular son:

  • Dolor y malestar, especialmente si es en el cuello, espalda, muslo, pantorrilla y glúteo, por ejemplo;
  • Presencia de una parte del músculo más adolorida y dura, semejante a una bolita o bulto;
  • Dificultad para estirar el músculo afectado debido a dolor;
  • Dificultad para mover la articulación o un miembro cercano al del músculo adolorido.
Cómo identificar y tratar una Contractura muscular

Cómo tratar una contractura muscular en casa

El tratamiento de una contractura muscular puede realizarse en casa. Los pasos para tratarla incluyen;

  • Tomar un baño de agua caliente, dejando caer el chorro de agua, si es posible, directamente en la zona de la contractura;
  • Colocar una bolsa de agua caliente o una toalla humedecida con agua caliente en la región dolorida, durante 15 a 20 minutos, de 2 a 3 veces al día;
  • Realizar un masaje en la región de la contractura, utilizando movimientos fuertes y circulares, haciendo uso de una crema hidratante o aceite esencial relajante, especialmente si siente una bolita o un bulto;
  • Realizar algunos ejercicios de estiramiento que permitan estirar y ejercitar el músculo afectado y, aunque estos estiramientos pueden producir algún dolor al inicio, ayudarán a aliviar la tensión en la región de la contractura y a relajar el músculo. 

Además, en períodos de mayor cansancio, y cuando hubiera mucha tensión muscular y las contracturas fueran recurrentes puede recurrir al uso de medicamentos para relajar los músculos como Bencoprim o Belmalen, por ejemplo. Estos medicamentos, además de ayudar a relajar, ayudan también a aliviar el dolor y a dormir mejor, ya que su efecto relajante sobre los músculos favorece el sueño y el descanso del cuerpo. 

Sin embargo, si al realizar este tratamiento la contractura no se restablece y el dolor y los síntomas persisten durante más de 7 días, debe acudir con un médico o fisioterapeuta, ya que en este caso podría tener una contractura más grave.

Qué hacer para evitar las contracturas musculares

Cómo identificar y tratar una Contractura muscular

Para evitar las contracturas musculares, existen algunos consejos que harán la diferencia como: 

  • Dormir con una almohada plana o sin ella, en caso de dormir boca arriba o de lado;
  • Evitar el estrés y las preocupaciones, intentando relajarse siempre que pueda;
  • Corregir la postura y caminar o sentarse siempre con la espalda y tronco erguidos;
  • Evitar movimientos bruscos o esfuerzos físicos exagerados;
  • No cruzar las piernas mientras está sentado durante largos períodos de tiempo;
  • Si trabaja en un escritorio sentado, póngase de pie y haga estiramientos por lo menos 2 veces durante el horario de trabajo, de preferencia 1 vez en la mañana y otra en la tarde. 

Además, el sedentarismo también contribuye para el surgimiento de las contracturas musculares, por esta razón se recomienda la práctica de alguna actividad física como la natación o pilates, por ejemplo, que fortalecen los músculos y alivian el estrés y la tensión acumulada.

Las contracturas musculares, en general son comunes en personas que pasan mucho tiempo trabajando en escritorios, siempre en la misma posición y durante largos períodos de tiempo. 

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje