Coma inducido: qué es, cuándo es necesario y posibles riesgos

Revisión médica: Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
enero 2020

El coma inducido es una sedación profunda que es realizada para ayudar a la recuperación de un paciente que está en estado muy grave, como puede ocurrir luego de un ACV, trauma cerebral, infarto o en enfermedades pulmonares, como en una neumonía grave, por ejemplo. 

Este tipo de sedación es realizado por medio de medicamentos, como los utilizados en la anestesia general; razón por la cual, la persona puede despertar después de horas o días, cuando el paciente se esté recuperando o cuando el médico lo considere aconsejable. De esta forma, el coma inducido es diferente al coma provocado por enfermedades, pues este no puede prevenirse y no depende del control médico.

Generalmente, el coma inducido es realizado en la UTI (unidad de terapia intensiva), puesto que es necesario el uso de aparatos que ayuden a respirar, así como una amplia monitorización de todos los signos vitales del paciente, a fin de evitar complicaciones, como un paro respiratorio, paro cardíaco o reacción al efecto de medicamentos, por ejemplo. 

Cuándo es necesario

El coma inducido es un tipo de sueño profundo provocado por medicamentos sedantes, puede ser necesario cuando el paciente tiene un cuadro de salud muy grave o delicado, como: 

  • Traumatismo craneoencefálico, causado por accidentes o caídas;
  • Crisis de epilepsia que no mejora con medicamentos;
  • Enfermedad cardíaca grave, debido a un infarto, insuficiencia cardíaca o arritmias, por ejemplo. Conozca qué puede causar insuficiencia cardíaca y cómo tratarla;
  • Insuficiencia respiratoria grave, causada por neumonía, enfisema o cáncer, por ejemplo;
  • Enfermedad neurológica grave, como un ACV grave, meningitis o tumor cerebral;
  • Después de una cirugía complicada, como la cirugía cerebral, cardíaca o después de un accidente grave;
  • Dolor que no mejora con medicamentos, como en quemaduras graves o cáncer avanzado. 

En estos casos, el coma inducido es para que el cerebro y el cuerpo tengan mayor oportunidad de recuperarse, puesto que el organismo, de esta forma, reserva energía al no estar activo; además de que la persona no sentirá dolor o incomodidades causadas por la condición grave. 

En casos donde existen enfermedades pulmonares graves, como neumonía, la sedación también facilitará la colaboración con el dispositivo para respirar, permitiendo una mejor oxigenación del organismo, puesto que esta estaba perjudicada por la enfermedad. 

Cómo se realiza y cuánto tiempo dura

El coma inducido es provocado por medicamentos sedantes como Midazolam o Propofol, administrados en dosis controladas e inyectadas vía intravenosa, generalmente en la UTI. Este efecto puede durar horas, días o semanas, hasta que sea interrumpido debido a la mejora del cuadro clínico del paciente o para que el médico pueda realizar evaluaciones clínicas. 

El tiempo para despertar también varía de acuerdo con la metabolización de los medicamentos por el organismo de la persona. Además, la recuperación del paciente depende de cada caso, por lo tanto, que la persona sobreviva o tenga secuelas, va a depender del tipo de enfermedad, de la gravedad y de las condiciones de salud de la persona, influenciadas por factores como edad, condiciones de nutrición, uso de medicamentos y gravedad de la enfermedad. 

¿La persona en coma inducido puede escuchar? 

Cuando está en coma profundo, la persona no está consciente y, por lo tanto, no siente, no se mueve y no escucha. No obstante, existen varios niveles de sedación, dependiendo de la dosis del medicamento, razón por la cual, cuando la sedación es más leve, es posible escuchar, moverse o interactuar, como si se estuviese somnoliento. 

Posibles riesgos del coma inducido

Como la sedación es realizada con medicamentos anestésicos semejantes a los que se usan en la anestesia general, pueden ocurrir ciertas complicaciones, como:

  • Alergia al principio activo del medicamento;
  • Reducción de la frecuencia cardíaca;
  • Paro respiratorio. 

Estas complicaciones son evitadas mediante la monitorización continua de los signos vitales del paciente y con la constante evaluación por parte del médico y equipo de enfermería de la UTI. Asimismo, el cuadro de salud de un paciente que necesita coma inducido habitualmente es grave, y el riesgo de sedación es menor que el riesgo de la propia enfermedad. 

Conozca más sobre Anestesia general: cómo funciona, cómo se administra y riesgos

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em enero de 2020. Revisión médica por Dr.ª Clarisse Bezerra - Medicina Familiar, em diciembre de 2019.
Revisión médica:
Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
Médica formada por el Centro Universitario Christus y especialista en Salud Familiar por la Universidad Estácio de Sá. Registro CRM-CE nº 16976.