Cetoacidosis diabética: qué es, síntomas y tratamiento

La cetoacidosis diabética es una complicación de la diabetes caracterizada por la gran cantidad de glucosa en la sangre, aumento de la concentración de cetonas circulantes y la disminución del pH sanguíneo, que generalmente sucede cuando el tratamiento con insulina no se lleva a cabo de forma correcta o cuando surgen otros problemas, como infecciones o enfermedades vasculares, por ejemplo.

Los síntomas que se producen por la cetoacidosis diabética son confusión mental, cansancio y debilidad intenso, además de dolor abdominal, náuseas y vómito, por ejemplo. Por lo que en caso de ya tener un diagnóstico confirmado o antecedentes de diabetes y manifestar algunos de estos síntomas, se recomienda consultar a un médico.

El tratamiento de la cetoacidosis diabética se realiza por medio de la administración de insulina y suero intravenoso lo antes posible para evitar complicaciones, por lo que se debe acudir a un hospital o al servicio de urgencias más cercano para recibir atención médica.

Imagem ilustrativa número 2

Principales síntomas

Los principales síntomas que indican cetoacidosis diabética, son:

  • Sensación de sed intensa y boca seca;
  • Piel seca;
  • Ganas frecuentes de orinar;
  • Aliento a fruta madura;
  • Cansancio y debilidad intenso;
  • Respiración superficial y rápida;
  • Dolor abdominal, náuseas y vómitos;
  • Confusión mental.

En casos más graves, la cetoacidosis también puede causar edema cerebral, coma y muerte cuando no se identifican y tratan con rapidez.

En caso de que se observen signos de cetoacidosis diabética, es importante evaluar la cantidad de azúcar en la sangre con la ayuda de un glucómetro y, si se confirma una concentración de glucosa igual o superior a 300 mg/dl, se recomienda acudir inmediatamente al servicio de urgencias o llamar a una ambulancia para que se inicie el tratamiento lo antes posible.

Además de la evaluación de la concentración de glucosa, normalmente se verifican los niveles de cetonas en la sangre, que también pueden estar elevados, así como el pH de la sangre, qu, en este caso, es ácido. Vea cómo saber el pH de la sangre.

Cómo se produce

En el caso de la diabetes tipo 1, el organismo es incapaz de producir insulina, haciendo que la glucosa permanezca en concentraciones elevadas en la sangre y en bajas cantidades dentro de las células. Esto hace que el organismo pase a utilizar la grasa como fuente de energía para mantener las funciones del cuerpo, llevando a la producción de cuerpos cetónicos en exceso, que recibe el nombre de cetoacidosis. Conozca más sobre la cetosis y sus efectos en el organismo.

La presencia en exceso de los cuerpos cetónicos produce una disminución del pH en la sangre, haciéndola más ácida, situación llamada acidosis. Cuanto más ácida es la sangre, menos capacidad del cuerpo para realizar sus funciones, lo que puede llevar a la persona a un coma e, incluso, a la muerte.

Tratamiento para la cetoacidosis diabética

El tratamiento para la cetoacidosis diabética debe iniciarse lo antes posible en el hospital, ya que es necesario la administración de suero e insulina intravenosos para reponer los minerales e hidratar adecuadamente a la persona.

Además, es importante que el tratamiento de la diabetes sea retomado por medio de la aplicación de insulina, con el objetivo de regular los niveles de insulina, debiendo continuarse por el paciente para el control de la enfermedad.

Normalmente, el médico da de alta a la persona del hospital alrededor de 2 días después, para que posteriormente, la persona mantenga en casa el programa prescrito de insulina y consuma una dieta equilibrada de 3 en 3 horas para evitar que la cetoacidosis diabética vuelva a surgir. Vea cómo debe ser la alimentación para la diabetes en el siguiente video.