Bulto o bolita en el paladar: 8 causas y tratamiento

Actualizado en diciembre 2023

Una bolita en el paladar puede ser señal de torus palatino, aftas o mucocele, que se consideran causas leves, o puede ser señal de fibrosis, papiloma escamoso, pénfigo vulgar o cáncer de boca, que son situaciones más graves, las cuales requieren de tratamiento médico adecuado.

Asimismo, aparte del bulto en el paladar, también pueden surgir otros síntomas como dolor, sangrado o heridas en la parte interna de las mejillas, encías, labios, lengua, garganta o paladar, por ejemplo.

En ciertos casos, la bolita en el paladar no representa nada grave, por lo que puede desaparecer espontáneamente. Sin embargo, en caso de que esta no desaparezca con el tiempo o exista sangrado, es importante consultar al médico general u odontólogo para que sea diagnosticada su causa e iniciado el tratamiento más adecuado, que pude ser llevado a cabo mediante el uso de medicamentos, terapia láser o cirugía.

Imagem ilustrativa número 1

Principales causas

Las principales causas de bolita o bulto en el paladar incluyen:

1. Cáncer de boca

El cáncer de boca es la causa más común de surgimiento de una bolita en el paladar. Además de la presencia de esta lesión, el cáncer de boca se caracteriza por la aparición de heridas y manchas rojas en la boca que no cicatrizan, dolor de garganta, dificultad para hablar y masticar, mal aliento y pérdida de peso súbita. Conozca cómo identificar el cáncer de boca.

El cáncer de boca es más frecuente en hombres mayores de 45 años de edad que beben y fuman en exceso, usan prótesis mal adaptadas o que tienen una higiene oral incorrecta. Este tipo de cáncer no suele causar dolor en la fase inicial, y si no es identificado y tratado rápidamente, puede ser fatal.

Tratamiento: ante la presencia de signos y síntomas de cáncer de boca, es importante consultar al médico general u odontólogo para que se pueda realizar el diagnóstico. El tratamiento para este tipo de cáncer es llevado a cabo mediante la remoción del tumor y, posteriormente, sesiones de quimioterapia o radioterapia. 

2. Torus palatino

El torus palatino es un crecimiento óseo en el centro del paladar, el cual forma un bulto duro, liso o irregular, que puede crecer lentamente a lo largo de la vida, entorpeciendo la mordida o la masticación.

El torus palatino no causa dolor y no suele representar nada grave; sin embargo, a medida que crece, puede causar molestias.

Tratamiento: en caso de que se verifique la presencia de una bolita dura en el paladar, es importante consultar al médico general o al odontólogo para que sea realizado el diagnóstico e indicado si existe la necesidad de remoción quirúrgica.

3. Aftas

Las aftas son úlceras o heridas blanquecinas en la boca, que tienen forma oval y que poseen menos de 1 cm de diámetro, las cuales pueden surgir en el paladar, los labios, la encía, la parte interna de las mejillas, la lengua o la garganta, causando dolor, molestias y dificultades para comer y hablar.

Las aftas pueden aparecer debido a diversas situaciones, como estrés, enfermedades autoinmunes, alteraciones en el pH de la boca y deficiencia de vitaminas, por ejemplo. Conozca otras causas de afta.

Tratamiento: por lo general, las aftas desaparecen espontáneamente dentro de 5 a 10 días; sin embargo, en caso de que causen molestias o no desaparezcan, es importante consultar al odontólogo o médico general para que pueda ser identificada la causa e indicado el mejor tratamiento, que puede ser llevado a cabo con medicamentos aplicados directamente en el afta, como antiinflamatorios, anestésicos o antisépticos. Vea cómo acabar com el afta definitivamente.

Asimismo, pueden ser realizados buches con agua tibia y sal, 3 veces al día, o chupar un hielo, pues esto ayuda a aliviar el dolor y a reducir la inflamación. También es importante evitar el consumo de alimentos muy ácidos, como kiwi, tomate y piña, por ejemplo, pues pueden causar aumento de la inflamación y, por ende, mayor incomodidad. Conozca otras causas de paladar inflamado

4. Mucocele

El mucocele es un quiste benigno de moco que ocurre debido a la obstrucción de las glándulas salivales o traumas en la boca, lo que ocasiona la formación de un bulto en el paladar, labio, lengua o parte interna de la mejilla, de forma redondeada, textura áspera, color rojizo y con contenido líquido en su interior.

El mucocele no es grave y, por lo general, no causa dolor, a excepción de aquellos casos donde hay alguna otra herida asociada.

Tratamiento: la bolita normalmente desaparece en pocos días, por lo que no es necesario tratamiento. Sin embargo, cuando crece de más o no desaparece, es importante acudir al odontólogo para que pueda ser eliminada por medio de un pequeño procedimiento quirúrgico para remover la glándula salival afectada y reducir la inflamación. Conozca cómo es realizada la remoción del mucocele.

5. Pénfigo vulgar

El pénfigo vulgar es una enfermedad autoinmune rara en la que el sistema inmunitario produce anticuerpos que atacan y destruyen las células de la mucosa oral, formando ampollas o heridas en el paladar, las cuales causan dolor, ardor y sensación de quemazón y, al desaparecer, dejan manchas oscuras que permanecen por varios meses.

Generalmente, las ampollas comienzan en la boca o en la garganta y muchas veces son confundidas con aftas, pero posteriormente pueden surgir en la piel y en las mucosas, como nariz, ojos, órganos genitales, ano o esófago. Estas ampollas se pueden romper y ocasionar el surgimiento de úlceras.

Tratamiento: el pénfigo vulgar es una enfermedad grave que requiere de tratamiento, por lo cual, al surgir los primeros signos de la enfermedad, es importante acudir al médico general o dermatólogo para que pueda ser iniciado el tratamiento, el cual normalmente es llevado mediante el uso de corticosteroides, inmunosupresores o antibióticos. Conozca todas las opciones de tratamiento para el pénfigo vulgar.

6. Fibrosis

La fibrosis es un crecimiento excesivo de los tejidos de la encía, lo que puede ocasionar la formación de una bolita en el paladar; no obstante, también puede surgir en cualquier otra parte de la boca, causando hinchazón y dolor.

Este tipo de fibrosis puede ser causado por mala higiene oral o incluso por factores genéticos.

Tratamiento: se debe consultar al odontólogo para que sea identificada la fibrosis y, de ser necesario, indique el tratamiento más adecuado, que es llevado a cabo mediante la remoción quirúrgica del tejido fibroso de la boca.

7. Papiloma escamoso

El papiloma escamoso es una infección causada por el virus del papiloma humano (VPH), el cual puede ocasionar el surgimiento de un bulto o nódulo con aspecto de coliflor en el paladar, y que también puede surgir en la parte interna de la mejilla, lengua o labios, y suele aparecer lentamente y no causar dolor.

El VPH es una infección transmitida a través del sexo oral desprotegido y puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de boca, cuello o faringe.

Tratamiento: el tratamiento del papiloma escamoso debe ser indicado por médico general u odontólogo, mediante terapia láser, cirugía o uso de medicamentos como ácido tricoloroacético al 70 o al 90 % o interferón alfa. Conozca cómo es llevado a cabo el tratamiento del VPH oral.

8. Hiperdoncia

La hiperdoncia, o dientes supernumerarios, es el desarrollo de más dientes de lo normal, lo cual suele afectar el paladar, formando una bolita detrás de los dos dientes de adelante (incisivos centrales) o también en la parte posterior del paladar. El surgimiento de este diente extra puede causar síntomas como dolor en la cara, mandíbula o en la cabeza.

Tratamiento: se debe consultar al odontólogo para que diagnostique el diente supernumerario mediante una radiografía y, de ser necesario, realice la remoción quirúrgica del diente.