Qué es la adenomegalia, causas y cuándo puede ser grave

Revisión médica: Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
marzo 2022

La adenomegalia consiste en el aumento de los ganglios linfáticos, lo que normalmente ocurre cuando el cuerpo está intentando combatir alguna infección o incluso algún tipo de cáncer.

No obstante, es inusual que la adenomegalia sea un signo de  cáncer, siendo este más frecuente en personas mayores de 40 años de edad y con antecedentes familiares de esta enfermedad. 

Los ganglios linfáticos son pequeños órganos del sistema linfático que están directamente relacionados con el sistema de defensa del cuerpo. De esta forma, cuando un ganglio se encuentra hinchado o presenta dolor, esto indica que el sistema inmune está combatiendo alguna infección en las regiones cercanas a esa área.

Posibles causas de adenomegalia

La adenomegalia puede estar causada por una inflamación, uso de medicamentos, debido a una enfermedad autoinmune o a la presencia de ciertos virus, hongos o bacterias.

Como las causas son muy variadas, a continuación se presentan las más comunes según la localización de los ganglios linfáticos inflamados:

  • Adenomegalia cervical, la cual se da en la región del cuello, por detrás de la oreja y cerca de la mandíbula: faringitis, infección de la piel, conjuntivitis, mononucleosis, infección de oído, boca o dientes;
  • Adenomegalia clavicular: toxoplasmosis, sarcoidosis, tuberculosis, cáncer gastrointestinal, de mama, testículo, ovario, pulmón, mediastino o esófago;
  • Adenomegalia inguinal, la cual puede ser causada por infecciones de transmisión sexual, como sífilis, chancroide o chancro duro, herpes genital, donovanosis o granuloma inguinal, e incluso cáncer en la región genital;
  • Adenomegalia axilar: infecciones de prótesis de silicona en las mamas, enfermedad de arañazo de gato, cáncer de mama, melanoma, linfoma;
  • Adenomegalia generalizada: mononucleosis, artritis ideopática infantil, dengue, brucelosis, enfermedad de Chagas, rubéola, sarampión, VIH, medicamentos como fenitoína, penicilina, captopril.  

De esta forma, la mejor manera de saber lo que está causando el aumento de los ganglios es acudir al médico general para que pueda ser evaluada la presencia de otros síntomas, además de observar otros signos en la zona, como dolor, tamaño y consistencia, por ejemplo.

Luego de la evaluación el médico puede recomendar algún tratamiento en caso de que sospeche de una situación leve, como infección, o solicitar exámenes específicos, en caso de sospechar de algún problema más grave. 

Cuándo puede tratarse de cáncer

A pesar de que el aumento de los ganglios linfáticos puede causar preocupación, lo más común es que no sea un signo grave, especialmente si el tamaño es menor a 1 cm.

Algunos signos y síntomas que pueden indicar que la adenomegalia puede ser más grave incluyen:

  • Medir más de 2 cm;
  • Consistencia dura;
  • Sin dolor;
  • Asociado a fiebre, pérdida de peso y sudoración excesiva. 

Existen incluso mayores probabilidades de que la adenomegalia sea causada por cáncer cuando la persona presenta hinchazón de los ganglios próximos a la clavícula, afectando el lado izquierdo del cuerpo, posea más de 40 años de edad y, especialmente, si existen antecedentes familiares de cáncer de mama, intestino, tiroides o melanoma. 

La tabla siguiente indica las diferencias entre las características del cáncer y de una adenomegalia causada por otros factores:

CáncerOtras enfermedades
La hinchazón surge lentamenteHinchazón surge de un día para otro
No causa dolorCausa dolor a la palpación
Normalmente es afectado un único ganglioNormalmente varios ganglios pueden verse afectados
Superficie irregularSuperficie lisa
Debe medir más de 2 cmDebe medir menos de 2 cm

En caso de sospecha el médico puede solicitar una punción con biopsia, que podrá identificar cuál es el tipo de lesión, y otros exámenes que crea necesario, dependiendo de los síntomas que el paciente presente. Normalmente, se indica realizar una biopsia cuando el ganglio mide más de 2 cm, es localizado en el tórax, persiste por más de 4 a 6 semanas y es de crecimiento lento. 

Qué significa cuando aparece en niños

El aumento de los ganglios linfáticos del cuello, axilas o ingle en los niños debe ser siempre analizado por el pediatra. En la mayoría de los casos, los ganglios aumentados ocurren como respuesta a alguna infección. 

Algunas posibles causas de este aumento pueden ser: 

  • Enfermedades infecciosas: infección de las vías aéreas superiores, Leishmaniasis, mononucleosis, rubéola, sífilis, toxoplasmosis, tuberculosis, enfermedad del arañazo de gato, lepra, herpes simple, hepatitis, VIH;
  • Enfermedades autoinmunes: artritis ideopática infantil, lupus eritematoso sistémico;
  • Cáncer: leucemia, linfoma, metástasis, neoplasia cutánea;
  • Otras causas: reacción a vacuna, hipertiroidismo, sarcoidosis, enfermedad de Kawasaki

De esta forma, si el niño posee los ganglios linfáticos aumentados por más de 3 días, se recomienda acudir al pediatra para que sean solicitados exámenes de sangre, rayos X, ecografía, tomografía o resonancia magnética; además de otros que el médico crea necesario, como biopsia. 

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em marzo de 2022. Revisión médica por Dr.ª Clarisse Bezerra - Medicina Familiar, em noviembre de 2019.
Revisión médica:
Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
Médica formada por el Centro Universitario Christus y especialista en Salud Familiar por la Universidad Estácio de Sá. Registro CRM-CE nº 16976.