Aceite de hígado de bacalao: 7 beneficios y cómo tomar

Actualizado en abril 2024
Evidencia científica

El aceite de hígado de bacalao es un suplemento alimenticio rico en vitamina D, nutriente esencial para mejorar la absorción y mantenimiento de los niveles de calcio en sangre, fortalecer los huesos y prevenir situaciones como la osteoporosis, caídas y fracturas.

Además, el aceite de hígado de bacalao también tiene excelentes cantidades de omega 3, una grasa saludable que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, combatir los radicales libres y reducir la inflamación, ayudando a prevenir el Alzheimer, derrames cerebrales y ataques cardíacos. Vea otros alimentos ricos en omega 3.

El aceite de bacalao se vende generalmente en farmacias o tiendas naturistas, en forma de comprimidos o emulsión, bajo el nombre comercial de Lysi o emulsión de Scott, por ejemplo. Sin embargo, este aceite sólo debe utilizarse bajo la supervisión de un médico o nutricionista, ya que su ingesta excesiva puede provocar síntomas como descamación de la piel, sangrado, dolor de cabeza y náuseas.

Imagem ilustrativa número 1

7 beneficios del aceite de hígado de bacalao

Los principales beneficios del aceite de bacalao son:

1. Prevenir enfermedades cardiovasculares

El aceite de hígado de bacalao tiene excelentes cantidades de omega 3, una grasa saludable con propiedades antiinflamatorias, favoreciendo el buen funcionamiento de las arterias y previniendo enfermedades como la aterosclerosis y los accidentes cerebrovasculares.

Además, el omega 3 presente en el aceite de bacalao también tiene una función antioxidante, que previene la oxidación de las células grasas, equilibrando los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre y previniendo infartos e insuficiencia cardíaca.

2. Fortalecer los huesos

Por ser rico en vitamina D, el aceite de hígado de bacalao ayuda a mejorar la absorción de calcio y fósforo, favoreciendo el equilibrio de estos niveles minerales en el organismo, fortaleciendo los huesos y previniendo la osteoporosis. Vea otros alimentos ricos en vitamina D.

Además, la vitamina D, presente en cantidades óptimas en el aceite de hígado de bacalao, participa en la formación y mantenimiento de la masa muscular, ayudando a conservar la fuerza y ​​a prevenir caídas y fracturas.

3. Prevenir el envejecimiento precoz

El aceite de hígado de bacalao previene el envejecimiento prematuro ya que es rico en vitamina A, un nutriente con propiedades antioxidantes que combate el exceso de radicales libres, uno de los responsables del daño a las células de la piel, previniendo la flacidez y la formación de arrugas.

Debido a que es rico en omega 3, una grasa saludable que ayuda a mantener la barrera protectora natural de la piel, el aceite de hígado de bacalao también ayuda a reducir la pérdida de agua, favoreciendo la hidratación, elasticidad y suavidad de la piel.

4. Ayudar en la prevención del cáncer

Por ser rico en vitamina A, D y omega 3, nutrientes con excelente acción antioxidante, el aceite de hígado de bacalao ayuda a combatir los radicales libres, principales responsables de dañar las células sanas, ayudando a prevenir algunos tipos de cáncer.

5. Preservar la salud mental

El aceite de hígado de bacalao preserva la salud mental porque es rico en omega 3, una grasa con acción antioxidante y antiinflamatoria, protegiendo las células del sistema nervioso central, ayudando a tratar la ansiedad y la depresión.

Además, el aceite de hígado de bacalao contiene grandes cantidades de vitamina A, una vitamina con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que protege las células del sistema nervioso central contra la inflamación y los radicales libres, ayudando a prevenir la demencia y el Alzheimer.

6. Evitar la diabetes

Por contener omega 3, vitamina A y vitamina D, nutrientes que tienen una importante acción antioxidante, el aceite de hígado de bacalao fortalece y protege las células del páncreas contra los radicales libres, mejorando la acción de la hormona insulina y previniendo la resistencia a la insulina y la diabetes.

7. Ayudar en el tratamiento de la artritis reumatoide

El aceite de hígado de bacalao es rico en omega 3, un nutriente con potente acción antiinflamatoria e inmunomoduladora, que fortalece el sistema inmunológico y combate la inflamación, reduciendo el dolor y por tanto puede ayudar en el tratamiento de la artritis reumatoide.

Tabla de información nutricional

La siguiente tabla contiene información nutricional por 13,6 g, que corresponde a 1 cucharada, de aceite de hígado de bacalao:

Componentes

Cantidad por 13,6 g (1 cucharada de sopa) de aceite de hígado de bacalao

Energía

123 calorías

Proteínas

0 g

Carbohidratos

0 g

Grasas

13,6 g

Vitamina A

4080 mcg

Vitamina D

34 mcg

Omega 3

2,9 g

Es importante recordar que para obtener los beneficios del consumo de aceite de hígado de bacalao, también es fundamental mantener una dieta saludable, asociada al ejercicio físico regular.

Cómo usar

El aceite de hígado de bacalao se puede utilizar en forma de cápsulas o emulsión, como se indica a continuación:

  • Aceite de hígado de bacalao en cápsulas: la dosis de las cápsulas varía de 250 mg a 100 mg, recomendándose generalmente para niños y adultos la ingesta de 1 a 3 cápsulas al día, que deben tomarse con un vaso de agua y preferiblemente en conjunto con las comidas;
  • Emulsión de aceite de hígado de bacalao: la recomendación general para adultos es 1 cucharada al día con el desayuno o el almuerzo. Para niños de 2 a 12 años se puede recomendar el uso de 1 cucharada de postre al día.

La dosis y forma de utilizar este complemento varía según los objetivos, estado de salud y necesidades nutricionales de cada persona. Por lo tanto, se recomienda utilizar aceite de hígado de bacalao únicamente bajo la supervisión de un médico o nutricionista.

Posibles efectos secundarios

El consumo de aceite de hígado de bacalao puede provocar algunos efectos secundarios simples como sed, dolor de cabeza, náuseas, mal aliento, sabor metálico en la boca, mareos, vómitos y dolor de estómago.

Además, el uso de este suplemento también puede provocar reacciones más graves, como coloración amarillenta de la piel y los ojos y sangrado, así como reacciones alérgicas como enrojecimiento y picazón de la piel, e hinchazón de la cara, labios y lengua.

Contraindicaciones

El aceite de hígado de bacalao no se recomienda para personas con alergia al pescado. Las personas que utilizan medicamentos para tratar la diabetes, la hipertensión arterial o anticoagulantes sólo deben consumir aceite de hígado de bacalao bajo supervisión médica, ya que este suplemento puede alterar la acción de estos medicamentos.

El aceite de hígado de bacalao sólo debe ser utilizado por mujeres que estén amamantando o que estén embarazadas bajo recomendación de un médico. Esto se debe a que la ingesta excesiva de vitamina A puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo y malformaciones en el sistema nervioso y el corazón del bebé.