Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Conozca cómo el útero invertido puede afectar el embarazo

El útero invertido, científicamente conocido por retroversión uterina, significa que el útero está posicionado en el cuerpo de la mujer volteado hacia atrás, en dirección hacia la espalda y, no hacia en frente, como ocurre en la mayoría de las mujeres, siendo que normalmente los restantes órganos como los ovarios y las trompas de falopio también están volteados hacia atrás. 

Esta alteración del útero, también conocido por útero en retroversión o útero al revés, normalmente no causa problemas y no impide que la mujer quede embarazada. Sin embargo, las mujeres que tiene útero al revés tienen mayor probabilidad de desarrollar endometriosis y, esto si puede dificultar la fecundación y el embarazo. 

Conozca cómo el útero invertido puede afectar el embarazo

Útero en retroversión en el embarazo

En la mayoría de los casos, el útero invertido en el embarazo no trae grandes complicaciones y no interfiere en el embarazo, excepto en los casos de útero invertido fijo haciendo con que las mujeres puedan sentir dolor al orinar, evacuar, durante y después del contacto íntimo, a lo largo del embarazo. 

Además de esto, algunas mujeres también pueden sentir dificultad para orinar entre el tercer y cuarto mes de embarazo. 

Útero en retroversión y parto normal

Generalmente, el parto en estos casos puede ser normal, no siendo necesario realizar una cesárea por este motivo. La mayoría de las veces, hasta la 12ª semana de embarazo, el útero adopta una posición más próxima a la posición normal, orientado hacia adelante y reflejado sobre la vejiga, lo que facilita que haya un parto normal.

Conozca cómo el útero invertido puede afectar el embarazo

Síntomas del útero invertido

Los síntomas de una retroversión uterina depende de si el útero es móvil o fijo. En los casos de útero invertido fijo, los síntomas son:

  • Dolor en la región de la cadera;
  • Fuertes cólicos menstruales;
  • Dolor durante y después del contacto íntimo;
  • Dolor al orinar y al evacuar.

Cuando el útero invertido es móvil, generalmente, las mujer no presentan síntomas, apenas cólicos menos fuertes durante y después del período menstrual y, algunas veces malestar en determinadas posiciones al tener contacto íntimo.

El útero invertido tiene como principales causas el desarrollo incorrecto del útero en la adolescencia, por endometriosis o por miomas o inclusive puede ser provocado por el embarazo. El ginecólogo consigue diagnosticar este problema a través de exámenes de rutina como un tacto y ecografía. 

Tratamiento para el útero invertido

El tratamiento para el útero al revés debe ser orientado por el ginecólogo y, cuando hay endometriosis implicada, se indica el uso de medicamentos hormonales.

Además de esto, puede ser necesario realizar una cirugía como la colocación de un pesario en el útero. En esta cirugía se coloca un pequeño dispositivo de plástico o silicona en el útero para ayudarlo a que se mantenga volteado hacia el frente. Sin embargo, existe mayor riesgo de sufrir una infección, inflamación o dolor durante el contacto íntimo, y en algunos casos, la extracción quirúrgica del útero puede ser considerada.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...