Tricotilomanía: qué es, posibles causas y tratamiento

La tricotilomanía es un trastorno psicológico donde existe una obsesión por arrancarse cabello o vello del cuerpo, como cejas y barba, de manera incontrolable. La persona con este tipo de trastorno puede comenzar arrancando solo algunos pelos, sin embargo, puede progresar hasta retirar mechones enteros.

La compulsión de arrancarse el cabello puede tratarse y debe ser indicado por un psiquiatra, el cual suele prescribir medicamentos para la ansiedad y depresión, además de sesiones de terapia con un psicólogo.

No obstante, es importante iniciar inmediatamente el tratamiento, pues, si demora mucho tiempo, puede provocar calvicie, y como algunas personas se tragan los cabellos, pueden presentarse complicaciones debido a la acumulación de cabellos en el estómago o en el intestino.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

La tricotilomanía, conocida popularmente como manía de arrancarse el cabello, es un trastorno que origina los siguientes signos y síntomas:

  • Tocarse el cabello constantemente;
  • Jalarse o enrollarse repetidamente el cabello o vello de las cejas o pestañas;
  • Tener regiones del cuerpo o de la cabeza con falta de pelos o cabellos;
  • Chupar, masticar, morder o tragar el cabello;
  • Sentir alivio o placer después de arrancarse el cabello o vellos.

El diagnóstico por lo general es realizado por un psiquiatra o un psicólogo, con la ayuda de familiares o amigos, a través de la observación del comportamiento y la comprobación de la falta de cabello en la región del cuero cabelludo, por ejemplo; además, en algunos casos, el trastorno es identificado por medio de síntomas como dolor abdominal, náuseas y vómitos causados por la ingesta en exceso de hebras de cabello.

Muchas veces, las personas con tricotilomanía sienten vergüenza y profunda tristeza, pues la falta de cabello causada por la enfermedad puede ser muy evidente, siendo visible espacios sin cabello en la cabeza.

Además, puede empeorar en algunas situaciones, como en períodos de mucho estrés o ansiedad o incluso en momentos de relajación, como ver televisión, en la playa o al conducir, por ejemplo.

Posibles causas

Las causas de la tricotilomanía aún no se conocen totalmente, sin embargo se piensa que puede tener relación con un desajuste a nivel neuroquímico o incluso tener la influencia de un evento traumático anterior.

Se han desarrollado algunos estudios para demostrar que ciertas alteraciones en regiones específicas del cerebro pueden estar involucradas en la aparición de este trastorno; además, las personas con antecedentes familiares de tricotilomanía también son más propensas a desarrollar el mismo problema. Además, la tricotilomanía ocurre con más frecuencia en la pubertad, sin embargo, puede afectar a personas de cualquier edad.

Cómo se realiza el tratamiento

La tricotilomanía puede tratarse y debe ser indicado por un psiquiatra, el cual puede recomendar el uso de medicamentos antidepresivos y ansiolíticos, ya que la persona que tiene esta compulsión también puede cursar con trastorno obsesivo compulsivo o depresión. El seguimiento con un psicólogo también puede ser aconsejado, con el objetivo de realizar sesiones de psicoterapia, como la terapia cognitivo-conductual.

En los casos menos graves de la enfermedad, algunos cambios pequeños en los hábitos diarios pueden ser suficientes para tratar el problema, como por ejemplo:

  • Realizar actividades que mantengan las manos ocupadas, como jardinería, pintar o cocinar, por ejemplo;
  • Sujetar el cabello con un cintillo o usar una blusa con capucha, especialmente para dormir;
  • Peinar el cabello o lavarlo, reemplazando la necesidad de arrancárselo.

También se pueden realizar actividades de relajación y meditación para intentar controlar la ansiedad y el estrés, como hacer algunas sesiones de yoga, por ejemplo.

Vea más sobre los beneficios del yoga para la salud.

Complicaciones de la tricotilomanía

Las principales complicaciones que aparecen por causa de la tricotilomanía pueden ser calvicie, áreas sin cabello en el cuero cabelludo, ausencia de cejas o pestañas, fallas en la barba y enfermedades en el estómago o intestino que se producen debido a la acumulación de cabellos en estos órganos.

Para ayudar a controlar los síntomas de este trastorno, es importante saber controlar el estrés y la ansiedad, vea un video con consejos: