9 tratamientos para distensión muscular

Actualizado en diciembre 2023

El tratamiento de la distensión muscular se puede realizar con reposo temporal, elevando la extremidad afectada, aplicando compresas frías o compresiones en la región afectada, ya que ayudan a aliviar los síntomas y recuperarse más rápidamente.

La distensión muscular o tirón muscular es una rotura de fibras musculares, provocada por un esfuerzo excesivo o prolongado o por una contracción repentina del músculo, y es más común en deportistas o por malas posturas, provocando dolor intenso, hinchazón o debilidad muscular. Vea otros síntomas de distensión muscular.

El tratamiento de la distensión muscular siempre debe realizarse con la orientación de un ortopedista, según la gravedad, el grado y el tipo de lesión, pudiendo también recomendarse ejercicios isométricos o cardiovasculares y fisioterapia para ayudar a acelerar la recuperación.

Imagem ilustrativa número 1

Principales tratamientos

Los tratamientos para la distensión muscular son:

1. Proteger la extremidad afectada

La protección del miembro afectado se realiza con reposo, restringir el movimiento del miembro ayuda a reducir el sangrado local y evitar que la lesión empeore.

Además, descansar la extremidad afectada ayuda a la recuperación y alivia el dolor y las molestias que surgen al moverse, sin embargo, se debe realizar de 1 a 3 días, o según indicación médica, ya que el reposo prolongado puede afectar la fuerza muscular.

2. Elevación de extremidades

Elevar la extremidad afectada por encima de la altura del corazón ayuda a estimular la circulación sanguínea, mejora el sistema linfático, además de proporcionar relajación, aliviando la hinchazón del músculo afectado.

Si la distensión muscular se produjo en la pierna, una manera fácil de elevar la extremidad es acostarse en la cama y colocar la pierna sobre la cabecera o apoyar la pierna sobre cojines o almohadas, por ejemplo.

3. Compresas frías

La aplicación de compresas frías en el músculo afectado ayuda a reducir el dolor y aliviar la hinchazón y aliviar la inflamación y los síntomas.

Se recomienda aplicar compresas frías inmediatamente después del episodio de distensión muscular y hasta 48 horas después. Vea cómo aplicar las compresas.

Para hacer una compresa fría, se debe colocar hielo dentro de una bolsa térmica o colocar la bolsa de gel en el congelador para que se enfríe, y luego envolver la bolsa o bolsa de gel en una toalla limpia y seca y aplicarla en la zona afectada, dejando actuar por 15 a 20 minutos, 3 a 4 veces al día.

4. Medicación

La medicación para el dolor y para reducir la inflamación, solo debe ser indicada por el ortopedista, el cual podría prescribir antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno, la aspirina o el naproxeno, por ejemplo.

5. Compresión

El médico puede recomendar la compresión del área afectada, utilizando una banda elástica o vendaje, ya que ayuda a reducir la hinchazón y el sangrado en el músculo.

Sin embargo, es importante no comprimir demasiado la zona, ya que esto puede afectar la circulación sanguínea, debiendo aflojarse si el dolor empeora o se presenta hormigueo en la región.

6. Ejercicios isométricos

Los ejercicios isométricos son ejercicios donde no se observa movimiento articular, solo contracción muscular, ayudando a fortalecer los músculos, además de favorecer la reparación de los tejidos musculares, sin aumentar el dolor.

A medida que los síntomas mejoran, se pueden progresar los ejercicios, utilizando bandas elásticas y luego pesas. En la última fase del tratamiento se deben realizar ejercicios de estabilidad articular como la propiocepción. 

Lo ideal es que estos ejercicios se realicen con la orientación de un fisioterapeuta y normalmente se recomienda iniciarlos lo antes posible, según los síntomas presentados y la gravedad de la tensión.

7. Ejercicios cardiovasculares

El médico puede recomendar ejercicios cardiovasculares después de la fase aguda de distensión muscular, en la que la persona no experimenta dolor, ya que ayuda a mejorar el flujo sanguíneo al músculo, acelerando la recuperación.

Estos ejercicios son principalmente ejercicios aeróbicos, los cuales deben ser recomendados por el médico o fisioterapeuta.

8. Fisioterapia

Las sesiones de fisioterapia para rehabilitar una distensión muscular deben realizarse diariamente o cada dos días para facilitar la recuperación.

El tratamiento debe ser indicado por el fisioterapeuta luego de una evaluación y observación de las pruebas solicitadas por el médico.

Durante el tratamiento, el fisioterapeuta puede colocar compresas frías y recomendar tratamientos con aparatos, como TENS, ultrasonidos y láser, por ejemplo, ya que ayudan a reducir el dolor y la inflamación, favoreciendo la cicatrización.

9. Cirugía para distensión muscular

Raramente, el médico aconseja una cirugía para la reparación de la distensión muscular, porque normalmente el músculo y el tendón se recuperan totalmente con el tratamiento clínico y con las sesiones de fisioterapia, sin necesidad de intervención quirúrgica.

La cirugía se suele realizar en una distensión muscular grado 3, situación que suele ocurrir principalmente en atletas de alta competición.

Tratamiento casero para la distensión muscular

Para complementar el tratamiento clínico y fisioterapéutico, la persona puede aplicarse una compresa de hielo durante 10 a 15 minutos cada hora durante el primer día después de la lesión.

Al cabo de 48 horas, es posible aplicar la compresa cada tres o cuatro horas. No se debe aplicar la compresa directamente sobre la piel, debiendo envolverla en una toalla o paño. Vea cómo aplicar las compresas.

Cuánto tiempo demora el tratamiento

El tiempo de tratamiento para la distensión muscular puede ser de 2 semanas a 6 meses, dependiendo del grado de la distensión, que incluye:

  • Grado 1: tarda aproximadamente 2 semanas en sanar;
  • Grado 2: tarda entre 8 y 10 semanas en sanar;
  • Grado 3: la curación puede tardar entre 6 meses y 1 año.

Cuanto más comprometida esté la persona con el tratamiento, mejores serán los resultados, por eso es importante seguir todas las indicaciones del médico y fisioterapeuta para una recuperación completa.

En todos los casos las lesiones pasan por el mismo proceso de curación, siendo la fase inicial de mayor inflamación y que dura alrededor de 6 días, y en la fase subaguda la inflamación disminuye y comienza la reparación, que puede durar hasta 6 semanas.

En la fase de maduración y remodelación no hay dolor, solo limitación de movimiento, y puede durar de 6 meses a 1 año.

Signos de mejoría

Los signos de mejoría pueden incluir una disminución de la hinchazón, el dolor y una disminución de los moretones.

Cuando la persona es capaz de mover la región afectada por la lesión con menos dolor y es capaz de realizar una contracción muscular, aunque sea leve, esto puede indicar recuperación de la distensión.

Signos que pueden indicar exceso de ejercicio

Algunos signos que pueden indicar que el tratamiento está siendo muy intenso y que puede perjudicar la recuperación de la lesión son:

  • Dolor después de la fisioterapia que no disminuye en 4 horas o no desaparece en 24 horas;
  • El dolor aparece más temprano que en la sesión de fisioterapia anterior;
  • Mayor rigidez y disminución de la amplitud de movimientos;
  • Hinchazón, dolor o calor en la región afectada después de los ejercicios;
  • Debilidad muscular que aparece después del inicio de la fisioterapia.

A medida que se avanza con los ejercicios de fisioterapia, es normal que haya un aumento del dolor, así como ocurre después de ir al gimnasio, que dura alrededor de 4 horas. Sin embargo, si los otros signos están presentes se debe disminuir la intensidad del tratamiento, así como la dificultad de los ejercicios.

Vea estos y otros consejos en el video a continuación:

youtube image - Cómo tratar un tirón muscular

Principales complicaciones

Las complicaciones de la distensión muscular son:

  • Mayor dificultad en la curación;
  • Dolor que no mejora;
  • Disminución de la fuerza y ​​la amplitud de movimiento.

Por tanto, el tratamiento de la distensión muscular debe realizarse según las indicaciones del ortopedista y fisioterapeuta.