Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Trastorno de identidad disociativo: qué es, síntomas y tratamiento

El trastorno de identidad disociativo, también conocido como trastorno de personalidad múltiple, es un trastorno mental en el que la persona se comporta como si fuese dos o más personas diferentes, las cuales varían en relación a sus pensamientos, recuerdos, sentimientos o acciones. 

Este desequilibrio psicológico causa alteraciones en la percepción de sí mismo, pérdida del dominio de su comportamiento y disturbios de la memoria, pudiendo estar acompañado de otros signos y síntomas, como sensación de estar perdido, cambios repentinos de actitudes y opiniones o sensación de que el cuerpo no le pertenece. 

El trastorno de identidad disociativo es un tipo de trastorno disociativo que se puede manifestar de diversas formas, como por amnesias, trastornos del movimiento, alteraciones en la sensibilidad, hormigueos o confusión, por ejemplo, sin que haya una enfermedad física que explique estas alteraciones. Conozca más acerca de las formas de manifestación del trastorno disociativo. 

Trastorno de identidad disociativo: qué es, síntomas y tratamiento

El tratamiento de este trastorno es orientado por el psiquiatra y debe ser realizado mediante psicoterapia y, de ser necesario, uso de medicamentos para aliviar la ansiedad o los síntomas depresivos. A pesar de no haber una cura, puede permitir una asociación más armoniosa entre las personalidades y un mejor equilibrio del comportamiento. 

Principales síntomas

Los síntomas del trastorno de personalidad múltiple incluyen:

  • Ausencia de identidad, habiendo dos o más personalidades con características, formas de pensar y actuar que son propias de cada una;
  • Falta de identificación con el propio cuerpo o la sensación de que este le pertenece a otra persona;
  • Alteraciones constantes de comportamiento, actitudes y opiniones;
  • Fallas de memoria sobre eventos pasados;
  • Fallas de memoria en situaciones cotidianas, como olvidar cómo usar el teléfono, por ejemplo;
  • Sensación de que el mundo no es real;
  • Sensación de estar separado del cuerpo;
  • Oír voces o tener otros tipos de alucinaciones, como visuales o táctiles. 

Los síntomas causan sufrimiento para la persona afectada, además de deterioro en las relaciones sociales, profesionales o en otras áreas importantes de la vida. Asimismo, es posible que los síntomas se asocien con otros síndromes, como ansiedad, depresión, trastornos alimentarios, abuso de drogas, automutilación o comportamiento suicida, por ejemplo. 

Qué puede causarlo

El trastorno de identidad disociativo es causado por un conjunto de diversos factores que pueden afectar a cualquier persona, no obstante, es más probable que este síndrome se desarrolle en personas que sufrieron estrés extremo o que pasaron por un gran trauma durante la infancia, como abuso físico, emocional o sexual. 

Estos traumas de la infancia pueden causar alteraciones en la capacidad que tiene la persona de formar una identidad, especialmente cuando los agresores son familiares o cuidadores. No obstante, el riesgo de desarrollo de este trastorno disminuye en caso de que el niño se sienta tranquilo y protegido por sus cuidadores. 

Trastorno de identidad disociativo: qué es, síntomas y tratamiento

Cómo confirmarlo

El diagnóstico del trastorno de personalidad múltiple es realizado por el psiquiatra a través de la evaluación de los síntomas, siendo también importante excluir la existencia de otras enfermedades psiquiátricas y neurológicas o el uso de sustancias que puedan causar estos síntomas. 

Cómo es realizado el tratamiento

El trastorno de identidad disociativo no tiene cura, no obstante, los síntomas pueden controlarse y aliviarse con el tratamiento indicado por el psiquiatra, con el objetivo de transformar las múltiples personalidades en tan solo una. Las principales formas de tratamiento incluyen:

  • Psicoterapia;
  • Tratamientos con hipnosis;
  • Uso de medicamentos, como ansiolíticos y antidepresivos, para aliviar los síntomas de estrés y depresión, por ejemplo. 

La recuperación de este trastorno varía de acuerdo con los síntomas y las características que presentan, además de la realización correcta del tratamiento.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje