Tiña inguinal: síntomas, causas y tratamiento

El hongo en la ingle más común es la tiña inguinal, la cual se caracteriza por ocasionar una mancha rojiza o parda en la entrepierna, originando comezón intensa, áreas de descamación o ampollas alrededor de la lesión. Es común que se produzcan hongos en la ingle por ser una región donde se acumula calor y humedad más fácilmente.

Esta micosis ocurre principalmente en los hombres, a pesar de que también puede surgir en las mujeres, siendo frecuente en personas que practican deportes, que sudan mucho, que presenten sobrepeso o diabetes descompensada, ya que son situaciones que facilitan la proliferación de las bacterias en los pliegues de la piel. 

Para tratar esta infección, el médico general o dermatólogo pueden indicar un medicamento antifúngico en ungüento o crema, como por ejemplo el miconazol o el ketoconazol. No obstante, es importante tomar algunas medidas para que la recuperación sea más rápida e impedir que el hongo vuelva a surgir una vez curado, como secarse bien después de bañarse y no usar ropa apretada.

Tiña inguinal: síntomas, causas y tratamiento

Principales síntomas

Los síntomas de la tiña inguinal o de cualquier micosis a nivel inguinal, generalmente son: 

  • Mancha rojiza o parda en la ingle;
  • Descamación de la lesión;
  • Comezón intensa en la ingle;
  • Aparición de ampollas alrededor de la mancha.

Además de esto, en algunos casos los síntomas pueden estar acompañados de secreción intensa, heridas u olor fétido, pudiendo tratarse de una micosis causada por el hongo de la Candida Albicans. En estos casos lo ideal es acudir al dermatólogo para que sea evaluada la lesión e indique el tratamiento más adecuado. 

Qué puede causar tiña inguinal

La tiña inguinal o los hongos en la ingle suelen aparecer debido al uso de ropa interior apretada o mojada, exceso de sudor, mala higiene personal, por mantener relaciones sexuales con una persona con tiña o por el uso compartido de toallas, ropa interior o sábanas.

También es común que un individuo con pie de atleta tenga micosis en la ingle, debido a que puede pasarse las manos por la entrepierna después de tocarse los pies, o incluso usar la toalla en los pies y luego en la ingle.

Además de esto, las personas con mayor probabilidad de desarrollar esta infección son personas con sobrepeso, ya que presentan pliegues más profundos; deportistas, que suelen sudar constantemente manteniendo esta región más humedad y; personas con diabetes mal controlada, debido a que presentan mayor probabilidad de desarrollar infecciones y más dificultad en cicatrizar las lesiones.

Cómo se realiza el tratamiento

La principal forma de tratamiento para acabar con la tiña inguinal o cualquier micosis en la región es el uso de pomadas antifúngicas, como por ejemplo: terbinafina, miconazol, imidazol, clotrimazol, fluconazol o ketoconazol.

Estos medicamentos pueden conseguirse en forma de crema, loción o spray, para facilitar su aplicación sobre el área afectada, de acuerdo con la necesidad de cada persona, y deben ser utilizados durante 3 a 4 semanas o según la indicación del médico.

Además de esto, también hay la opción de utilizar antifúngicos en comprimidos, como ketoconazol, itraconazol, fluconazol o terbinafina, que sólo son indicados por el médico en casos de lesiones muy grandes o cuando no hay mejoría después del uso correcto de las pomadas, pudiendo ser recetados durante 1 a 4 semanas.

Opciones de tratamiento casero

Las opciones de tratamiento casero sirven para complementar el tratamiento indicado por el médico, debido a que ayudan a prevenir la aparición de estos hongos o a facilitar la recuperación de forma más rápida. Estas opciones son:

  • Utilizar talcos que contengan antifúngicos o no, para ayudar a secar las lesiones supurativas y a disminuir la fricción de la piel;  
  • No usar ropas muy apretadas o que causen fricción de la piel afectada;
  • Evitar el calor y la humedad;
  • Lavar la región afectada con una solución de té de ajo, varias veces al día;
  • Hacer compresas con una solución de té de manzanilla, alrededor de 3 veces al día, en casos sonde la infección presente secreciones;
  • No permanecer con ropa íntima mojada durante mucho tiempo;
  • Cambiarse de ropa diariamente y siempre que se bañe;
  • Secarse bien con la toalla después de bañarse, y no compartirlas;
  • Usar ropa íntima de algodón para que la piel pueda airearse de forma adecuada.

Además de esto, si hay animales en casa es importante observarlos, ya que también deben ser tratados si presentan alguna micosis, para evitar que vuelva a ocurrir la infección. 

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: