Tendinitis rotuliana: qué es, síntomas y tratamiento

La tendinitis rotuliana, también conocida como tendinitis patelar o rodilla del saltador, es una inflamación en el tendón de la rótula que provoca un intenso dolor en la zona de la rodilla, especialmente al caminar o hacer ejercicio físico.

Generalmente, la tendinitis en la rodilla es más frecuente en jugadores de fútbol, tenis, baloncesto o corredores, por ejemplo, debido al uso excesivo de los músculos extensores (parte posterior del muslo) para saltar y correr. Sin embargo, la tendinitis también puede surgir en pacientes ancianos debido al desgaste progresivo de la articulación.

Tendinitis rotuliana: qué es, síntomas y tratamiento

La tendinitis rotuliana puede clasificarse de la siguiente manera:

  • Grado I: Dolor leve después de las actividades;
  • Grado II; Dolor al inicio de los ejercicios, pero sin pérdida del rendimiento en los entrenamientos;
  • Grado III: Dolor durante y después de la actividad física, pérdida del rendimiento en los entrenamientos;
  • Grado IV: ruptura parcial o total del tendón rotuliano.

La tendinitis en la rodilla tiene cura a través del reposo y la aplicación de hielo, sin embargo, cuando estas medidas no son suficientes se recomienda iniciar sesiones de fisioterapia para fortalecer los músculos de la rodilla, alivio del dolor, y la mejoría del movimiento.

Síntomas de tendinitis rotuliana

Los principales síntomas de tendinitis rotuliana pueden incluir:

  • Dolor en la parte de enfrente de la rodilla;
  • Dolor que empeora al asaltar o correr;
  • Hinchazón de la rodilla;
  • Dificultad para mover la rodilla;
  • Sensación de rigidez en la rodilla al despertar.

Cuando el paciente presenta estos síntomas debe consultar a un fisioterapeuta o un ortopedista para hacer exámenes de diagnóstico, como rayos X, ultrasonido o resonancia magnética, para confirmar la tendinitis e iniciar el tratamiento adecuado.

Cómo tratar la tendinitis rotuliana

El tratamiento para la tendinitis en la rodilla puede iniciarse en casa con el reposo de la pierna afectada, uso de una venda elástica en la rodilla, y la aplicación de hielo durante 15 minutos 3 veces al día, por ejemplo. Sin embargo, en el caso de que el dolor no desaparezca en 10 a 15 días es importante consultar a un ortopedista para iniciar la ingesta de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, como Ibuprofeno o Naproxeno, para disminuir la inflamación de la zona y aliviar el dolor.

También se recomienda realizar sesiones de fisioterapia para utilizar aparatos de electroterapia y realizar ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento, que aceleren el proceso de cicatrización del tendón afectado.

En los casos más graves, en que la tendinitis en la rodilla no desaparezca con el reposo, medicamentos y fisioterapia después de alrededor de 3 meses, puede ser necesaria una cirugía para reparar los daños producidos en el tendón rotuliano, pero normalmente no se llega a este punto, ya que la fisioterapia suele ser suficiente y dar buenos resultados.

Fisioterapia para la tendinitis rotuliana

Se recomiendan los equipos electroterapéuticos como láser y ultrasonido para el alivio del dolor y la regeneración tisular. Es necesario fortalecer los músculos de toda la pierna, pero especialmente los músculos de la parte de enfrente del muslo, siendo importante los ejercicios de estiramiento general de las piernas para mantener un buen equilibrio de la fuerza durante el día a día.

La movilización de la rótula es muy importante para que pueda moverse libremente sobre la articulación, evitando que permanezca "rígida", dificultando el movimiento. Conozca más sobre este problema y otras causas de dolor en la rodilla.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • SANTANA, Marcio José Santana, et al. Fisioterapia na reabilitação da tendinopatia patelar. Revista FAIPE. Vol.5. 1 ed; 68-78, 2015
Más sobre este tema: