Sueños húmedos: qué son y cómo evitar

Los "sueños húmedos", conocidos también como eyaculación nocturna o espermatorrea, son el derrame involuntario de esperma durante el sueño, un evento normal durante la adolescencia y la adultez temprana; sin embargo, también puede ocurrir en hombres de cualquier edad en períodos en que se permanece muchos días sin actividad sexual.

La principal causa es la producción excesiva de espermatozoides por el cuerpo, que como no son eliminados durante el contacto íntimo, son naturalmente eliminados durante el sueño, aunque la persona no tenga sueños eróticos o no tenga recuerdos de ellos.

Para evitar el malestar, se recomienda tener relaciones sexuales más frecuentemente, por ejemplo, siempre de forma segura. 

Sueños húmedos: qué son y cómo evitar

Principales causas

Las causas de la erección nocturna seguida de derrame de esperma incluyen abstinencia sexual prolongada, fatiga, sueños eróticos, cansancio excesivo, compresión en el prepucio o incluso inflamación en la próstata, siendo esta última la causa menos común. Esta situación ocurre durante la fase REM del sueño, en la que la actividad nerviosa es más intensa, pudiendo dar como resultado la excitación y la eyaculación. Conozca más sobre qué ocurre en la fase REM del sueño

En la adolescencia es muy común que los hombres padezcan de esta eyaculación nocturna, ya que tienen los niveles de testosterona en el organismo muy elevados, lo que produce un aumento de la producción de esperma y, por consecuencia, la necesidad de liberar el exceso del cuerpo.

Episodios frecuentes de esta salida involuntaria de espermatozoides durante el sueño pueden perjudicar la salud, ya que en algunos jóvenes puede provocar:

  • Depresión;
  • Baja concentración;
  • Falta de apetito sexual;
  • Aumento de las ganas de orinar.

En estos casos, el individuo debe consultar a un pediatra en el caso de los adolescentes o a un urólogo para evaluar la situación y verificar si no existen otras enfermedades asociadas.

Cómo evitar los sueños húmedos

Por lo general, no se indica ningún tratamiento específico para la eyaculación nocturna. Sin embargo, el aumento de la actividad sexual, así como el de la masturbación, podría ayudar a reducir el número de episodios. 

Además de esto, aumentar el consumo de ajo, cebolla o jengibre, así como beber jugos de frutas naturales, como piña o ciruela, también parece que mejora la circulación sanguínea, disminuyendo los episodios de eyaculación nocturna.

Otro consejo interesante puede ser la ingestión de comprimidos de Ashwagandha, que es una planta que podría ayudar a regular el funcionamiento hormonal masculino y aumentar la energía en el hombre. Sin embargo, es importante que este tipo de remedio se utilice bajo orientación médica.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: