Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Síntomas de Hernia Umbilical

El principal síntoma de hernia umbilical es el surgimiento de un bulto en la región del ombligo, especialmente cuando el niño o el adulto hacen fuerza en la región abdominal, como cuando se están riendo, llorando, tosiendo o usando el baño para evacuar. 

Además de esto, pueden surgir síntomas como dolor alrededor del ombligo, náuseas y vómitos al hacer esfuerzos, y la aparición de pequeños nódulos que son palpables cuando la persona está de pie, pero que desaparecen cuando se acuesta.

Cuanto mayor sea la hernia, mayores son los síntomas de dolor y mareos, especialmente al cargar peso, forzar la musculatura de la barriga o quedarse mucho tiempo de pie.

Síntomas de Hernia Umbilical

Síntomas de hernia umbilical en el bebé

En general, los bebés desarrollan los mismos síntomas que los adultos, y la aparición de la hernia surge principalmente al caer el ombligo después del nacimiento.

Aunque no presenten síntomas de dolor, los niños deben ser llevados al pediatra para que evalúe la gravedad del problema, ya que cuando no se trata, la hernia puede desarrollarse y quedar atrapada en la cicatriz umbilical, una situación llamada hernia umbilical estrangulada, causando riesgo de muerte y creando la necesidad de realizar una cirugía de emergencia.

Normalmente, el tratamiento de la hernia umbilical en los bebés se puede hacer colocando una cinta adhesiva o una faja para presionar el ombligo dentro de la cavidad abdominal. Sin embargo, si la hernia umbilical es muy grande o no desaparece hasta los 5 años, el pediatra puede recomendar el uso de la cirugía para resolver el problema.

Hérnia umbilical en el embarazo

La hernia umbilical en el embarazo es más común en las mujeres que tuvieron hernia cuando eran pequeñas, ya que el aumento de la presión dentro de la barriga de la embarazada hace que surja una abertura en el músculo abdominal, que ya estaba fragilizado, permitiendo que una pequeña porción creara un bulto.

Generalmente, la hernia umbilical no es peligrosa para el bebé, no afecta la salud de la madre y no dificulta el trabajo de parto.

Dependiendo del tamaño de la hernia, el cirujano general podrá indicar el uso de una faja durante el embarazo y evaluará la posibilidad de hacer la cirugía para la reparación de la hernia umbilical después del parto o en conjunto con la cesárea.

Cuándo se puede complicar la hernia umbilical

La hernia umbilical normalmente no es motivo de preocupación, pero si se queda atrapada, una situación llamada estrangulamiento de la hernia umbilical, que ocurre cuando el intestino queda atrapado dentro de la hernia, ya no puede volver hacia dentro del abdomen y la cirugía debe realizarse inmediatamente. Por eso toda persona adulta con hernia umbilical debe hacerse la cirugía para su remoción.

Hay urgencia en realizar la operación porque la parte del intestino que quedó atrapada puede tener la circulación sanguínea perjudicada, causando la muerte de los tejidos, por lo que necesitaran ser removidos. Esta complicación puede afectar a personas con grandes o pequeñas hernias en el ombligo, y no puede ser prevista, pudiendo ocurrir en personas que tienen la hernia hace 1 día o desde hace muchos años.

Los síntomas de que la hernia umbilical está estrangulada son dolor intenso en el ombligo con varias horas de duración. El intestino puede dejar de funcionar y el abdomen puede estar muy hinchado. Síntomas como náuseas y vómitos también suelen estar presentes.

Normalmente, el tratamiento de la hernia umbilical es la cirugía, conozca todo sobre este procedimiento.

¿Quién es más propenso a tenerla?

Algunos factores de riesgo aumentan las posibilidades de desarrollar hernias umbilicales como:

  • Historia familiar de hernias, especialmente en la infancia;
  • Fibrosis quística;
  • Displasia de desarrollo de cadera;
  • Testículos que no bajaron;
  • Problemas en la uretra, el canal que la orina recorre para ser expulsada del cuerpo;
  • Recién nacidos prematuros;
  • Embarazo;
  • Obesidad;
  • Exceso de esfuerzos físicos.

Además, este problema también es más común en los niños y en los niños negros.

Más sobre este tema:


Carregando
...