Sexo oral y VIH: ¿es posible contagiarse?

Actualizado en octubre 2023

Es posible contagiarse con el VIH durante el sexo oral, principalmente si no se utiliza preservativo, siendo el riesgo aún más elevado en personas que presentan alguna lesión en la boca y tiene contacto con una persona portadora del virus del VIH, que no ha sido sometida al tratamiento, pues de esta forma la carga viral podría estar más elevada.

Por esta razón, se recomienda el uso de preservativo en cualquier tipo de acto sexual, de manera que se reduzca el riesgo de contraer el virus.

Además del VIH, el sexo oral sin preservativo también aumenta el riesgo de contraer otras infecciones de transmisión sexual (ITS), como VPH, clamidia y/o gonorrea. Conozca las principales ITS, cómo se transmiten y cuáles son sus síntomas

Imagem ilustrativa número 1

Cuándo existe mayor riesgo  

El VIH se transmite a través de los fluidos seminales y vaginales, incluidos los fluidos menstruales, y este puede ingresar al organismo a través del torrente sanguíneo o de las mucosas. Por este motivo, existe mayor riesgo de contraer el virus cuando una persona está teniendo sexo oral y tiene encías sangrantes, un corte o una úlcera dentro de la boca.

De la misma forma, una persona portadora de VIH también podría transmitirle el virus a su pareja durante el sexo oral vaginal o rectal.

Sin embargo, tener contacto con el VIH no necesariamente indica que el individuo va a desarrollar la enfermedad, pues depende de la cantidad de virus al que fue expuesto y de la respuesta de su sistema inmunitario. A pesar de ello, como solo es posible saber la carga viral por medio de análisis de sangre específicos, el contacto sexual sin preservativo se considera una práctica de alto riesgo. Vea cómo empieza el VIH y qué síntomas pueden surgir.

Otras formas de transmisión 

Las principales formas de transmisión del VIH son:

  • Contacto directo con la sangre de personas con VIH/SIDA;
  • Contacto con secreciones de la vagina, el pene y/o el ano;
  • Vía madre y recién nacido, cuando la madre posee la enfermedad y no está bajo tratamiento;
  • En caso de que la madre tenga la enfermedad y amamante al bebé, incluso estando bajo tratamiento. 

Situaciones como compartir vasos o cubiertos, tener contacto con el sudor o darse besos en la boca, por ejemplo, no representan riesgo de infección. Por otra parte, para desarrollar la enfermedad es necesario que el sistema inmunitario de la persona infectada se encuentre muy afectado, pues esta puede ser portadora del virus (VIH) y no manifestar la enfermedad (SIDA). 

Qué hacer en caso de sospecha

Cuando existe la sospecha de infección por VIH después de haber practicado sexo oral sin el uso de preservativo o en caso de que el preservativo se haya roto o salido durante el acto sexual, se recomienda buscar un médico dentro de las 72 horas posteriores al momento de cuando ocurrió, con la finalidad de evaluar la necesidad de utilizar la PPE (profilaxis posexposición). 

La PPE es un tratamiento realizado con ciertos medicamentos que impiden que el virus se multiplique en el cuerpo, y debe ser realizada durante 28 días, siguiendo rigurosamente las indicaciones del médico. 

También existe la posibilidad de que el médico solicite el test rápido de VIH, que es realizado en la unidad de salud, y el resultado sale en un máximo de 30 minutos. Este test puede ser realizado nuevamente luego de los 28 días del tratamiento PPE, si el médico lo considera necesario. 

En caso de que el resultado sea positivo para VIH, la persona será encaminada al inicio del tratamiento, el cual es discreto y gratuito. Asimismo, el individuo también cuenta con la ayuda de profesionales de la psicología o psiquiatría. Vea en qué consiste el tratamiento del VIH.

Cómo disminuir el riesgo de contraer VIH

La principal forma de prevenir el contacto con el VIH, ya sea por vía oral o por otra forma de contacto sexual, es mediante el uso del preservativo. No obstante, otras formas de evitar la infección por el VIH son las siguientes:

  • Realizar anualmente pruebas para verificar la presencia de otras ITS;
  • Reducir el número de parejas sexuales;
  • Evitar el contacto directo o la ingesta de fluidos corporales, como semen, fluido vaginal o sangre;
  • No utilizar jeringas ni agujas previamente usadas por otras personas;
  • Acudir a manicuristas, tatuadores o podólogos que, preferiblemente, hagan uso de materiales desechables o que sigan todas las reglas para la esterilización de los instrumentos empleados. 

También es recomendado, en caso de tener una vida sexual activa, realizar el test rápido de VIH como mínimo cada 6 meses; para que, si existe infección, el tratamiento sea iniciado antes de la manifestación de los síntomas, con la finalidad de evitar el surgimiento de SIDA.