Sangrado de nariz: 9 causas y qué hacer

Actualizado en febrero 2024

El sangrado de nariz puede ser causado por un golpe, por la presencia de un cuerpo extraño o de alguna enfermedad, como la hemofilia, hipertensión arterial o sinusitis.  

Este sangrado se produce al romperse los pequeños vasos sanguíneos de la nariz, pudiendo ocurrir en gran cantidad, siendo conocido como epistaxis, o en pequeñas cantidades, produciendo solo un leve goteo de sangre o mocos con sangre. 

Lea también: Mocos con sangre: 7 causas y qué hacer tuasaude.com/es/mocos-con-sangre

Cuando el sangrado nasal es frecuente, no se detiene al cabo de 15 minutos o se acompaña de otros síntomas, como dolor de cabeza, sangrado de las encías, dolor nasal o manchas moradas en la piel, por ejemplo, se debe acudir al otorrinolaringólogo o al servicio de urgencia más cercano, de manera que se realice una evaluación y se indique el tratamiento más adecuado

Imagem ilustrativa número 1

9 causas de sangrado de nariz

Las principales causas de sangrado de nariz son:

1. Golpes en la nariz

En el caso de que haya un lesión en la nariz, como un golpe muy fuerte o incluso si la nariz se fractura, generalmente produce un sangrado. La fractura sucede cuando se quiebra un hueso o cartílago de la nariz y generalmente, además del sangrado, pueden haber otros síntomas como dolor e hinchazón de la nariz o dificultad para respirar. Conozca cómo identificar y tratar la fractura de nariz.

Qué hacer: generalmente el tratamiento debe hacerse en el hospital y consiste en el alivio de los síntomas con analgésicos y antiinflamatorios y después una cirugía para realinear los huesos de la nariz. La recuperación suele tardar cerca de 7 días. En algunos casos, otras cirugía pueden ser realizadas por el otorrinolaringólogo o el cirujano plástico para la corrección de la nariz.

2. Presión arterial alta

Cuando la presión arterial está elevada de manera crónica, puede ejercer una presión adicional sobre los vasos sanguíneos, haciéndolos más propensos a romperse. Además, también puede dañar los capilares sanguíneos más pequeños, lo que puede provocar su ruptura y sangrado. 

Normalmente, la presión alta suele ser asintomática, a no ser que la presión se encuentre por arriba de 140/90 mmHg, en estos casos, el sangrado de nariz se puede acompañar de otros síntomas, como náuseas, mareos, dolor de cabeza fuerte, zumbido de oídos, dificultad para respirar, cansancio excesivo, visión borrosa y dolor en el pecho.

Qué hacer: debe medirse la presión arterial y si se encuentra elevada, debe seguir las recomendaciones de su médico para controlarla. Esto puede incluir llevar una dieta saludable baja en sodio, hacer ejercicio regularmente, mantener un peso saludable y tomar medicamentos recetados según las indicaciones de su médico tratante.

3. Presencia de cuerpo extraño en la nariz

A veces, principalmente en bebés y niños, el sangrado puede ser causado por objetos colocados en la nariz, como juguetes pequeños, pedazos de alimentos o suciedad. Además del sangrado es común que surjan otros síntomas como molestias en la nariz, e incluso, dificultad para respirar, por ejemplo.

Qué hacer: se debe intentar sonar suavemente la nariz o intentar remover el objeto con una pinza con mucho cuidado, pero sólo en caso de que logre ver objeto, no debe intentar hurgar la nariz con las pinzas, ya que se corre el riesgo de atorar más el objeto.

En caso de que ninguno de estos consejos funcione a los pocos minutos, se debe acudir al servicio de urgencias, para que un profesional de la salud retire el objeto con todas las medidas de seguridad. Mientras esto ocurre, se debe intentar calmar a la persona y pedirle que respire por la boca, de forma que se evite que el objeto se vaya al fondo de la nariz.

Es muy importante evitar tener objetos pequeños al alcance de los bebés y niños, siendo vigilados siempre por un adulto, principalmente durante las comidas.

4. Plaquetas bajas

Personas que tienen las plaquetas bajas, tienen una mayor tendencia a sufrir sangrados, ya que presentan mayor dificultad para realizar la coagulación de la sangre, por lo que pueden presentar síntomas como manchas moradas y rojas en la piel, sangrado de las encías y de la nariz, presencia de sangre en la orina, sangrado en la heces, menstruación voluminosa o heridas con sangrado de difícil control. Conozca cuáles son las causas más comunes de las plaquetas bajas.

Qué hacer: el tratamiento para la disminución de las plaquetas en la sangre se debe hacer conforme a la causa del problema, debiendo ser evaluado por un médico general o hematólogo. El tratamiento puede incluir apenas el uso de medicamentos o incluso la transfusión de plaquetas. 

5. Desviación del tabique nasal

La desviación del tabique nasal puede ocurrir debido a traumatismo en la nariz, inflamaciones locales o por un defecto desde el nacimiento. Produce la disminución del tamaño de una de las narinas, pudiendo causar dificultad para respirar, sinusitis, cansancio, sangrado nasal, dificultad para dormir y ronquidos.

Qué hacer: generalmente es necesario corregir la desviación a través de una cirugía. Vea en qué consiste la cirugía para corregir la desviación del tabique nasal.

6. Hemofilia

La hemofilia es una enfermedad genética y hereditaria que causa cambios en la coagulación de la sangre. Esta alteración causa síntomas como manchas moradas en la piel, hinchazón y dolor en las articulaciones, sangrados espontáneos en las encías o nariz, hemorragias difíciles de parar después de un pequeño corte o cirugía y, en el caso de las mujeres, puede ocasionar una menstruación abundante y prolongada. Vea qué es la hemofilia y cómo identificarla.

Qué hacer: aunque no tenga cura, la hemofilia puede tratarse con la reposición de los factores de la coagulación que hacen falta, como el factor VIII, en el caso de la hemofilia tipo A, y el factor IX, en el caso de la hemofilia tipo B. 

7. Sinusitis

La sinusitis es la inflamación de los senos nasales que puede causar síntomas como sangrado nasal, dolor de cabeza, escurrimiento nasal y sensación de peso en el rostro, especialmente en la frente y en los pómulos. Generalmente, la sinusitis es producida por el virus de la influenza, siendo común durante crisis de gripe, pero también puede ser causada por el desarrollo de bacterias en las secreciones nasales, que quedan presas en el interior de los senos nasales.

Qué hacer: el tratamiento debe ser prescrito por un médico general o un otorrinolaringólogo y consiste en el uso de sprays nasales, analgésicos, corticoides orales o antibióticos, por ejemplo. Conozca más sobre el tratamiento de la sinusitis.

8. Uso de medicamentos

El uso frecuente de algunos tipos de medicamentos, como los anticoagulantes o la aspirina, por ejemplo, pueden dificultar la coagulación de la sangre y causar una hemorragia nasal fácilmente.

Además, el uso frecuente de descongestionantes nasales o por períodos prolongados, también pueden causar una hemorragia nasal, debido a que pueden irritar la mucosa nasal y ocasionar sangrado.

Qué hacer: si el sangrado de la nariz causa mucha molestia o es muy frecuente, lo ideal es consultar a su médico tratante, de manera que evalúe si es necesario o no cambiar la medicación. En el caso de los descongestionantes nasales, estos deben ser usados bajo la orientación del médico y solo por el período de tiempo

9. Inhalación de drogas u otras sustancias irritantes

El consumo de drogas inhaladas, como la cocaína o los poppers, y la exposición a vapores químicos, como los productos de limpieza, pueden causar la aparición de mocos con sangre o hemorragias nasales. Esto sucede porque al inhalar estas sustancias, además de irritar la mucosa, contraen los vasos sanguíneos y resecan el tejido nasal, favoreciendo la rotura de los mismos.

Qué hacer: debe detener el consumo de la droga o alejarse del lugar donde se están inhalando los vapores químicos. Además, también debe evitar sonarse la nariz o manipularla bruscamente, debido a que puede empeorar el sangrado.

Cómo parar el sangrado nasal

Los pasos a seguir para parar el sangrado nasal son:

  1. Mantener la calma y no desesperarse;
  2. Inclinar la cabeza ligeramente hacia adelante;
  3. Con un paño o servilleta o con los dedos pulgar e índice se debe presionar la nariz durante 10 a 15 minutos;
  4. Aliviar la presión y verificar si el sangrado se detuvo;
  5. Limpiarse la nariz suavemente con un paño, gasa o algodón.

En los casos donde el sangrado se mantiene, se debe acudir al servicio de urgencia más cercano para que realicen una evaluación médica. Vea con más detalles qué hacer cuando sangra la nariz.