Prurito: qué es, 12 posibles causas y qué hacer

El prurito es el término médico que se le da a la comezón o picazón en la piel, pudiendo ocurrir en una área específica o en todo el cuerpo. Este síntoma puede ser causado por diversos motivos, que incluyen alergia, sarna, dermatitis o problemas en la tiroides, por ejemplo. 

Además de las ganas de rascarse, el prurito también se puede acompañar de otros síntomas como piel seca o agrietada, dolor, enrojecimiento e inflamación de la piel y pequeñas protuberancias similares a granos en la piel, por ejemplo.

Es importante acudir al dermatólogo si el prurito es intenso, no desaparece o se acompaña de otros síntomas, pues es necesario realizar una evaluación que permita identificar la posible causa que lo origina e indicar el tratamiento más adecuado. 

Imagem ilustrativa número 1

Qué puede causar prurito

Para averiguar la posible causa del prurito en el cuerpo, responda las preguntas a continuación:

AB1
Además de la picazón, ¿también presenta manchas rojas, grises o moradas en la piel?

Esta herramienta es solo una guía para tratar de identificar la posible causa de la picazón en el cuerpo. Por tanto, no debe sustituir la consulta con el médico, que es el único profesional capaz de confirmar el diagnóstico y recomendar el tratamiento adecuado.

12 principales causas de prurito

Las principales causas de prurito son:

1. Resequedad de la piel

La resequedad de la piel es una causa bastante común de prurito, pudiendo surgir por cambios de temperatura, es decir, permanecer en ambientes muy fríos o calientes; tomar un baño con agua muy caliente por mucho tiempo; no beber suficiente agua y usar ropa de material sintético, por ejemplo. Vea estas y otras causas de resequedad de la piel y en qué consiste el tratamiento.

Qué hacer: es importante mantenerse bien hidratado, utilizar cremas hidratantes en el cuerpo, usar ropa de algodón para permitir que la piel transpire mejor, así como evitar bañarse con agua muy caliente. Además, también debe proteger la piel de las zonas que se encuentran más expuestas, como las manos y la cara, haciendo uso de guantes y sombreros o gorras.

En algunos casos, dependiendo de la causa, el dermatólogo podrá indicar un tratamiento más específico.

2. Alergia

La alergia en la piel es una reacción inflamatoria del organismo que surge debido a una respuesta exagerada del sistema inmunológico a diversas sustancias, pudiendo causar, además de la comezón en la piel, enrojecimiento y el surgimiento de bolitas blancas o rojas en cualquier parte del cuerpo.

Esta reacción inflamatoria puede ser causada por el pelo o saliva de los animales domésticos, detergentes, cosméticos, picadura de insectos, calor, sudoración excesiva, polvo, ácaros, tejidos sintéticos, alergia a algún alimento o medicamento.

Qué hacer: es necesario evitar el contacto con cualquier sustancia que causa alergia. 

3. Dermatitis

La dermatitis es una enfermedad inflamatoria de la piel que, además del prurito, causa síntomas como enrojecimiento, descamación y formación de pequeñas ampollas con líquido transparente.

Por lo general, la dermatitis es de causa genética o autoinmune, en la que hay un proceso alérgico crónico que causa comezón constante e intensa. Existen diversos tipos de dermatitis, que incluyen: dermatitis de contacto, herpetiforme, seborreica, perioral, ocre, exfoliativa, atópica entre otras. Vea cómo identificar el tipo de dermatitis.

Qué hacer: es importante acudir a un dermatólogo, el cual por lo general indica e uso de cremas hidratantes a base de urea, corticosteroides y/o antialérgicos, dependiendo del tipo de dermatitis. 

4. Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que produce síntomas característicos como placas rojas con escamas blancas o plateadas, las cuales pueden causar sensación de comezón, ligero ardor y/o dolor.

Existen diversos tipos de psoriasis, pudiendo ser vulgar, ungueal, guttata, pustulosa o invertida. Vea más características sobre los diferentes tipos de psoriasis.

Qué hacer: la psoriasis es una enfermedad que no tiene cura, sin embargo; el dermatólogo puede indicar una serie de tratamientos para ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas, por lo que puede indicar el uso de pomadas con corticoides, como la dexametasona o hidrocortisona, por ejemplo, el uso de cremas hidratantes con vitamina D, alquitrán o retinol y la realización de fototerapia, por ejemplo. Conozca cómo es el tratamiento para la psoriasis. 

5. Sarna 

La sarna humana, conocida también como escabiosis, es una enfermedad de la piel causada por el ácaro Sarcoptes Scabiei, que infecta la piel, provocando síntomas como prurito muy intenso de la piel, que empeora por la noche, pequeñas ampollas rojas en la piel, hinchazón y líneas blancas en la piel en forma de túneles, cerca de la región donde está presente el ácaro.

Qué hacer: es importante acudir al dermatólogo para que indique el tratamiento más adecuado, el cual varía según la gravedad de la infestación, pudiendo ser indicado el uso de ivermectina, permetrina o crotamitón, así como el uso de cremas como el Caladryl o Uriage Pruriced Gel, por ejemplo, para ayudar a aliviar la comezón. Vea cómo se realiza el tratamiento de la sarna.

6. Enfermedades psicológicas

El prurito psicógeno es una picazón de origen psicológico que puede surgir en personas que sufren de ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo, depresión, trastorno bipolar, dependencia de drogas, trastornos de la personalidad o alimentarios.

El médico puede sospechar de esta causa cuando, después de una evaluación médica intensa y detallada, no se logra encontrar cuál es la causa de la comezón en el cuerpo.

Qué hacer: en caso de confirmar que no se trata de una enfermedad dermatológica o sistémica, puede ser necesario el acompañamiento de un psiquiatra, que podrá indicar psicoterapia o tratar la enfermedad de base mediante el uso de ansiolíticos o antidepresivos, por ejemplo.

7. Embarazo

Durante la gestación la mujer sufre importantes alteraciones hormonales en el organismo, las cuales causan resequedad en la piel y pueden causar comezón. Asimismo, a medida que la panza va creciendo, la piel se va estirando y puede originar la formación de estrías, pudiendo ocasionar picazón en esta región.

Además, existen algunos problemas de piel que pueden surgir o agravarse en este período, como el prurito gestacional, causado por alteración de las vías biliares u otras dermatosis como urticarias, dermatosis papular o penfigoide gestacional, por ejemplo.

Qué hacer: en caso de que el prurito sea intenso y no pase con el uso de cremas hidratantes, se debe acudir al ginecobstetra para que realice una evaluación e indique el tratamiento más adecuado. 

8. Diabetes

Las personas con diabetes suelen presentar prurito, generalmente más localizado que generalizado, principalmente en el cuero cabelludo, tobillos, pies, tronco o en los genitales. Esta comezón es más común en personas con diabetes que tienen la piel seca, que sufren de neuropatía o nefropatía diabética.

En el caso de los genitales, la picazón puede deberse a que las personas que sufren de diabetes tienen mayor riesgo de padecer una infección por el hongo Candida Albicans.

Qué hacer: el tratamiento dependerá de cuál sea la causa que está originando el prurito, por lo que el médico podrá indicar el uso de antifúngicos en los casos de Candida; ketamina, amitriptilina o lidocaína tópica y/o anticonvulsivos orales, como la gabapentina o pregabalina, en el caso de neuropatía diabética y/o capsaicina tópica en personas con nefropatía diabética.

9. Enfermedades sistémicas

Existen diversas enfermedades que pueden causar prurito en todo el cuerpo, estas son:

  • Insuficiencia renal crónica;
  • Enfermedades parasitarias, como la sarna, pediculosis (capitis, cuerpo y pubis), tungiasis y larvas migrans, por ejemplo;
  • Enfermedades de las vías biliares, causadas por afecciones como, por ejemplo, Hepatitis B y C, cirrosis biliar primaria, carcinoma de los conductos biliares, cirrosis alcohólica y hepatitis autoinmune;
  • Infecciones virales, como dengue, zika o varicela, o aquellas que causan alteraciones en la circulación y en la inmunidad, provocando comezón;
  • Neuropatías, causadas por diabetes, ACV o esclerosis múltiple;
  • Enfermedades endocrinas, como hipertiroidismo, diabetes o mastocitosis;
  • VIH, debido tanto a infecciones de la piel como a alteraciones inmunes que pueden surgir;
  • Enfermedades hematológicas, como anemia, policitemia vera o linfoma;
  • Cáncer.

Estas enfermedades pueden causar picazón con frecuencia e intensidad diferentes en cada persona. Además, también suelen estar acompañadas de otros síntomas.

Qué hacer: en estos casos, el médico especialista indicará el uso de medicamentos para tratar la enfermedad principal que está causando el prurito. No obstante, para aliviar la molestia, podría recetar antialérgicos, como la hidroxicina, por ejemplo, así como el uso de cremas que ayuden a calmar la picazón en la piel. 

10. Varicela

La varicela, conocida también como lechina, es una enfermedad infecciosa y altamente contagiosa causada por el virus de la Varicela Zóster. Esta enfemedad es más común en los niños, pero también puede surgir en adultos, hasta 20 días después de haber entrado en contacto con alguien contagiado.

Este virus ocasiona manchas rojas y ampollas en la piel llenas de líquido, las cuales ocasionan mucha comezón en todo el cuerpo. Estas ampollas, a medida que van pasando los días se van secando y van formando unas costras. Vea qué síntomas produce la varicela y en qué consiste el tratamiento.

Qué hacer: el tratamiento de la varicela sirve para aliviar los síntomas y el malestar, por lo que debe ser indicado por el pediatra o médico general. Por lo general, el tratamiento consiste en la ingesta de paracetamol para bajar la fiebre, la ingesta de antihistamínicos para aliviar la comezón en el cuerpo y el uso de povidine para evitar que las heridas se infecten. 

11. COVID-19

Algunas personas que padecen COVID-19 pueden presentar prurito en la piel, así como otras lesiones, que incluyen: manchas rojas e hinchadas, bultos o ampollas y descamación de la piel, por ejemplo.

Es posible que estas lesiones se deban a una reacción del sistema inmunitario para combatir el virus SARS-CoV-2, demorando entre 5 a 14 días en desaparecer.

Qué hacer: es importante acudir a una consulta médica para evaluar las lesiones en la piel e indicar el tratamiento más adecuado.

12. Prurigo nodular

El prurigo nodular es un trastorno raro y crónico de la piel que se caracteriza por la aparición de nódulos irregulares de color marrón o morado, que parecen ronchas duras, costrosas y que pican intensamente. El prurito suele ser tan intenso que las personas se rascan hasta provocar heridas y sangrado.

Aún se desconoce cuál es la causa del prurigo nodular, pero se cree que puede ser desencadenada por estrés, picaduras de mosquitos o alergias de contacto, por ejemplo. Esta enfermedad puede durar muchos años y puede afectar todas las actividades cotidianas de la persona.

Qué hacer: el tratamiento debe ser indicado por el dermatólogo, el cual puede recetar el uso de  corticoides, antihistamínicos y otros medicamentos como la talidomida, por ejemplo.

En algunos casos también podría indicar la realización de crioterapia, fototerapia y la terapia de reversión del hábito para evitar que las personas se rasquen.

Cómo aliviar el prurito

Algunos cuidados generales que puede realizar en casa para aliviar el prurito son:

  • Evite rascarse y frotarse las zonas donde presenta el prurito, debiendo mantener las uñas cortas y limpias para evitar ocasionar lesiones al rascarse;
  • Bañarse con agua tibia a fría, pues el agua caliente empeora la comezón y favorece la resequedad de la piel;
  • Usar ropa, incluyendo las sábanas de dormir, preferiblemente de algodón, debido a que es un material hipoalergénico y permite que la piel respire de forma adecuada;
  • Usar shampoos, cremas y jabones con pH neutro;
  • Colocarse crema hidratante luego de bañarse o una crema que ayude a aliviar la comezón, como Caladryl, Uriage Pruriced Gel o Eucerin Itch Relief, por ejemplo;
  • Colocarse compresas de agua fría o empapadas en té de manzanilla en la región donde presenta el prurito;
  • Hacer un baño de inmersión en avena, pues esta tiene propiedades que ayudan a suavizar e hidratar la piel, además de calmar la comezón y la irritación;
  • Evitar exponerse a ambientes muy calientes o húmedos de forma prolongada.

Además, también se recomienda lavar la ropa con jabón para pieles sensibles. Vea algunos remedios caseros que pueden ayudar a aliviar el prurito.