Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cómo es la operación de próstata para tratar el cáncer

La cirugía es la principal forma de tratamiento para el cáncer de próstata ya que, la mayoría de las veces, es posible extirpar todo el tumor maligno y curar definitivamente el cáncer, especialmente cuando la enfermedad no se encuentra tan avanzada y no alcanzó todos los órganos. 

Esta cirugía, conocida por prostatectomía radical, normalmente se realiza en hombres jóvenes sexualmente activos diagnosticados con cáncer de próstata que todavía no tiene metástasis. Aunque este tratamiento sea esencial, puede ser necesario realizar quimioterapia y radioterapia después de la cirugía para eliminar todas las células malignas. 

Cómo es la operación de próstata para tratar el cáncer

Cómo es la recuperación

La recuperación es relativamente rápida y apenas se recomienda mantenerse de reposo, evitando esfuerzos durante aproximadamente 10 días. Después de este tiempo, se puede volver a realizar las actividades diarias como manejar, trabajar, sin embargo, el permiso para realizar esfuerzos solo ocurre al cabo de 90 días después de la cirugía. En el caso de las relaciones sexuales pueden retomarse al cabo de 40 días. 

En el post-operatorio de la prostatectomía es necesario colocar un tubo en la vejiga conocido como sonda vesical para poder orinar, esto se realiza debido a que las vías urinarias se inflaman, impidiendo el paso de la orina. Esta sonda debe permanecer 1 a 2 semanas, y es retirada cuando el médico lo indique. 

Además de la cirugía, puede ser necesario la realización de quimioterapia y radioterapia para eliminar las células malignas que no fueron retiradas en la cirugía o que se propagaron hacia los otros órganos, evitando que continúen multiplicándose. 

Posibles consecuencias

Además de los riesgos generales como la infección en el lugar de la cicatriz o hemorragia, la cirugía para el cáncer de próstata puede tener otras secuelas importantes como:

1. Incontinencia urinaria

Después de la cirugía, el hombre puede presentar alguna dificultad para controlar la salida de orina, resultando en incontinencia urinaria. Esta incontinencia puede ser leve o total y, generalmente, dura algunas semanas o hasta varios meses después de la cirugía.

Este problema es más común en los ancianos, pero puede suceder a cualquier edad dependiendo del grado de evolución del cáncer y el tipo de cirugía.

2. Impotencia sexual

La impotencia sexual es una de las complicaciones más frecuentes y preocupantes para los hombres, ya que dejan de iniciar o mantener una erección. Esto ocurre porque cerca de la próstata existen nervios importantes que controlan la erección. Por lo que la impotencia es más común en los casos donde el cáncer está avanzado y es necesario retirar muchas áreas afectadas, pudiendo inclusive ser necesario extirpar los nervios. 

En otros casos, la erección puede verse afectada tan solo por la inflamación de los tejidos que se encuentran alrededor de la próstata, haciendo con que los nervios queden presionados. Generalmente en estos casos, esta situación mejora con el paso del tiempo, a medida que la inflamación va disminuyendo y los tejidos se van recuperando.

Para ayudar durante los primeros meses, el urólogo puede que recomiende algunos medicamentos como Vardenafil o Sildenafil, mejor conocido como viagra, que ayudan a tener una erección satisfactoria. Conozca más sobre cómo tratar la impotencia sexual masculina

3. Eyaculación retrógrada

Esta es una de las complicaciones más comunes de la cirugía del cáncer de próstata y ocurre cuando el hombre no elimina el esperma después de las relaciones sexuales o masturbación. En estos casos, el esperma es eliminada hacia la vejiga, siendo eliminada después por la orina. 

Aunque esta complicación no provoque problemas de salud, puede disminuir la fertilidad del hombre y, por esto, puede ser necesario realizar un tratamiento, especialmente si el hombre desea tener hijos. 

Cómo se realiza la cirugía

Técnicas para extirpar la próstata
Técnicas para extirpar la próstata

La cirugía se realiza en la mayoría de los casos con anestesia general, pero también se puede hacer con la epidural que se aplica en la espalda o sólo a través de un medicamento en la vena para dormir profundamente. La cirugía tarda en promedio de 40 minutos a 1 hora y, generalmente, es necesario mantenerse hospitalizado alrededor de 3 días.

Principales técnicas para realizar la cirugía

Para remover la próstata, la cirugía puede ser hecha por laparoscopia, es decir, a través de pequeños orificios en la barriga por donde pasan instrumentos para remover la próstata, o por laparotomía donde se hace un corte mayor en la piel. Por lo que algunas técnicas son:

  • Prostatectomía radical retropúbica: en esta técnica, el médico hace un pequeño corte en la piel junto al ombligo para extirpar el tumor de la próstata;
  • Prostatectomía radical perineal: se hace un corte entre el ano y el escroto y se quita el tumor. Sin embargo, esta técnica se utiliza con menos frecuencia que la anterior, pues los nervios responsables de la erección son siempre afectados, pudiendo causar impotencia;
  • Prostatectomía radical asistida por robótica: en esta técnica el médico controla una máquina con brazos robóticos y, por esto, la técnica es más precisa, existiendo menor riesgo de secuelas. Sin embargo, es una técnica muy rara y más costosa;
  • Resección transuretral de la próstata: generalmente se realiza en el tratamiento de la hiperplasia benigna de la próstata, sin embargo, en el caso de cáncer también ayuda a aliviar algunos síntomas como dificultad para orinar.

En la mayoría de los casos, la técnica más indicada es la cirugía por laparoscopia porque provoca menos dolor, hay menos pérdida de sangre y el tiempo de recuperación es más rápido.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...