Prolapso Uterino: síntomas, causas y tratamiento

El prolapso uterino es una situación en la que el útero desciende hacia el interior de la vagina causada por el debilitamiento de los músculos que mantienen los órganos dentro de la pelvis en la posición correcta, siendo considerada la principal causa de útero descendido.

A pesar de que es más común en mujeres mayores o que han tenido varios partos naturales, esta alteración también puede presentarse antes de la menopausia o durante el embarazo.

El prolapso uterino puede clasificarse de acuerdo al nivel de descenso del útero por la vagina en:

  • Prolapso uterino grado 1,​​​​​ en que el útero desciende, pero el cuello no se observa en la vulva;
  • Prolapso uterino grado 2, en que el útero desciende y el cuello se observa junto a la pared anterior y posterior de la vagina;
  • Prolapso uterino grado 3, en que el útero se encuentra fuera de la vulva hasta 1 cm;
  • Prolapso uterino grado 4, en que el útero se exterioriza más de 1 cm.

Otros órganos de la zona de la pelvis como las paredes de la vagina, vejiga y recto también pueden sufrir este desprendimiento debido al debilitamiento de los músculos que sostienen la pelvis.

Prolapso Uterino: síntomas, causas y tratamiento

Principales síntomas

Los principales síntomas de prolapso uterino son:

  • Dolor de barriga;
  • Flujo vaginal;
  • Sensación de que algo sale por la vagina;
  • Incontinencia urinaria;
  • Dificultad para evacuar;
  • Dolor al tener relaciones sexuales.

Cuando el prolapso uterino no es tan grave los síntomas puede que los síntomas no se observen. Sin embargo, al notar signos y síntomas que indiquen un prolapso uterino, es importante consultar a un ginecólogo para que pueda confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento.

Prolapso uterino en el embarazo

El prolapso uterino en el embarazo es muy raro, puede presentarse antes o durante la gestación. Además, el prolapso del útero en el embarazo puede causar una infección cervical, retención urinaria, aborto espontáneo y trabajo de parto prematuro. Por eso, se deben seguir las orientaciones del obstetra para disminuir el riesgo de complicaciones.

Causas del prolapso uterino

La causa más común del prolapso uterino es el debilitamiento muscular de la pelvis debido al envejecimiento. Sin embargo, otras causas que contribuyen a esta situación pueden ser:

  • Partos múltiples;
  • Menopausia, debido a la reducción de los niveles de estrógeno;
  • Secuelas de infecciones anteriores en la zona de la pelvis;
  • Obesidad;
  • Levantar peso excesivo.

Además de estas causas, la tos crónica, constipación intestinal, tumores pélvicos y la acumulación de líquido en el abdomen provocan un aumento de presión en el abdomen y en la pelvis, por lo que también pueden producir prolapso uterino.

El diagnóstico de prolapso uterino se realiza por medio de estudios clínicos que evalúan todos los órganos de la pelvis al mismo tiempo, además de exámenes ginecológicos como la colposcopia y frotis vaginales realizados por el ginecólogo para evaluar el mejor tratamiento.

Conozca más sobre los exámenes ginecológicos. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento del prolapso uterino se establece de acuerdo al grado de descenso del útero, pudiendo indicarse la realización de ejercicios para fortalecer los músculos pélvicos, que son los ejercicios de Kegel. Vea cómo hacer los ejercicios de Kegel paso a paso

Además, el uso de cremas o anillos con hormonas que se aplican en la vagina pueden ayudar a restaurar el tejido vaginal, sin embargo, cuando se trata de un prolapso uterino grave, sólo la cirugía puede funcionar.

Cirugía para prolapso uterino

La cirugía para el prolapso uterino es segura y eficaz, y está indicada cuando la recuperación no responde a otras formas de tratamiento.

De acuerdo con la indicación del médico, la cirugía puede realizarse con el objetivo de:

  • Reparar el útero: en estos casos el cirujano repara el útero en su lugar, manteniéndolo dentro de la vagina a través de un aparato llamado pesario vaginal, para posteriormente colocar una prótesis, llamadas redes, que mantienen al útero en la posición;
  • Remover el útero: en esta cirugía se remueve de forma parcial o total el útero y, generalmente se realiza en mujeres en la menopausia o cuando el prolapso es muy grave. La histerectomía es eficaz en la cura del prolapso uterino, sin embargo la menopausia puede manifestarse en caso de que también se remuevan los ovarios. Conozca más sobre lo que sucede después de la histerectomía.
¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: