Pregabalina: para qué sirve, dosis y efectos (¿engorda?)

Actualizado en diciembre 2023

La pregabalina es indicada para el tratamiento de la epilepsia, neuropatía diabética, fibromialgia o trastorno de ansiedad generalizada, pues actúa en el sistema nervioso y ayuda a regular las actividades de las células nerviosas.

Este medicamento puede adquirirse en farmacias convencionales en forma de cápsulas de 25 mg, 50 mg, 100 mg o 150 mg, 200 mg y 300 mg, de manera genérica o con los nombres comerciales de Lyrica, Bipalver o Pramep.

La pregabalina debe ser usada bajo indicación del neurólogo o médico general, siendo vendida únicamente con la prescripción médica y retención de una receta en la farmacia.

Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirve 

La pregabalina es un medicamento que sirve para:

  • Neuropatía diabética;
  • Neuralgia pos-herpética;
  • Epilepsia;
  • Trastorno de ansiedad generalizada; 
  • Fibromialgia.

El uso de la pregabalina debe ser realizado con la indicación y acompañamiento del neurólogo, que también puede indicar otros medicamentos para tratar estas condiciones de salud.

¿La pregabalina engorda?

Uno de los efectos secundarios comunes de la pregabalina es el aumento de peso, por lo que es probable que algunas personas suban de peso durante el tratamiento.

Sin embargo, no todas las personas presentan este efecto, estudios demuestran que solo se verificó que entre el 1 y 10% de las personas presentaron aumento de peso.

Si se produce un aumento de peso o hinchazón repentinos, especialmente en personas con diabetes o problemas cardíacos, se debe acudir al hospital de inmediato.

Dosis de la pregabalina

La pregabalina debe tomar por vía oral con un vaso de agua, antes o después de las comidas, en la dosis, horario y por el período de tiempo establecido por el médico.

La forma de uso de la pregabalina varía según la indicación e incluye: 

1. Dolor neuropático

Para el dolor neuropático en adultos, que incluye la neuropatía diabética o neuralgia pos-herpética, la dosis inicial recomendada es de 75 mg, 2 veces al día.

Dependiendo de la respuesta individual y la tolerancia de la persona que está bajo tratamiento, la dosis puede aumentarse por el médico a 150 mg, 2 veces al día después de un intervalo de 3 a 7 días, en caso de ser necesario, hasta una dosis máxima de 300 mg, 2 veces al día, después de una semana. Conozca más sobre qué es y cuáles son los síntomas del dolor neuropático.

2. Epilepsia

La dosis inicial recomendada es de 75 mg, 2 veces al día.

Dependiendo de la respuesta y la tolerancia de la persona, la dosis puede aumentarse a 150 mg, 2 veces al día después de 1 semana de tratamiento.

En caso de ser necesario, después de una semana, puede administrarse una dosis máxima de 300 mg, 2 veces al día, según las indicaciones médicas. Conozca más sobre los síntomas de epilepsia.

3. Trastorno de ansiedad generalizada

Para el trastorno de ansiedad generalizada, la dosis inicial eficaz recomendada es de 75 mg, 2 veces al día.

Dependiendo de la respuesta y la tolerancia de la persona, la dosis puede ser aumentada por el médico a 300 mg al día, después de una semana, pudiendo aumentarse, después de 1 semana más, a 450 mg diarios.

La dosis máxima de 600 mg al día, la cual puede alcanzarse después de 1 semana más. Conozca otros tratamientos indicados para el trastorno de ansiedad.

4. Fibromialgia

La dosis debe iniciarse con 75 mg, 2 veces al día y esta puede aumentarse a 150 mg, 2 veces al día, en una semana, dependiendo de la eficacia y la tolerancia individuales.

En personas que no experimentan beneficios suficientes con una dosis de 300 mg al día, se puede aumentar la dosis a 225 mg, 2 veces al día, conforme las indicaciones médicas. .

Las dosis máxima no puede ultrapasar los 450 mg de pregabalina por día. Conozca más sobre los síntomas de la fibromialgia

Qué hacer si se olvida de tomar una dosis

Si se olvida tomar una dosis en la hora adecuada, se debe tomar tan pronto como se acuerde, pero se debe omitir la dosis olvidada si ya se encuentra cerca de la hora de tomar la próxima dosis. No se debe duplicar la dosis para compensar la dosis olvidada.

Posibles efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes que pueden presentarse con el uso de este medicamento son nasofaringitis, aumento del apetito,  insomnio, dificultad de la concentración, disminución del apetito sexual, coordinación anormal, mareos, somnolencia, visión borrosa, aumento de peso e hinchazón de pies y manos.

Además, se debe informar al médico si la persona experimenta ansiedad, confusión mental, irritabilidad, depresión, desorientación, insomnio, ataques de pánico, impulsividad, irritación, agitación, agresividad o pensamientos de suicidio o autolesiones.

La pregabalina también puede causar calambres musculares, dolor en las articulaciones, náuseas, vómitos o diarrea.

Contraindicaciones de la pregabalina

La pregabalina se contraindica en personas con alergia a alguno de los compuestos de la fórmula.

Además, este medicamento solo puede utilizarse en el embarazo y la lactancia bajo la orientación médica.

Algunos pacientes diabéticos que estén bajo tratamiento con pregabalina y que aumenten de peso, pueden necesitar el ajuste de los medicamentos para la diabetes.