Piuria (pus en la orina): qué es, causas y tratamiento

La piuria es pus en la orina, esto se debe a la presencia de grandes cantidades de piocitos, que son glóbulos blancos modificados, en la misma. La existencia de estas células en la orina se considera normal, sin embargo, cuando se comprueba en el examen grandes cantidades, se identifican otras alteraciones o la persona presenta síntomas, puede ser signo de infección, problemas en los riñones o enfermedad autoinmune, por ejemplo.

La piuria se identifica por medio de un análisis de orina tipo 1, también conocido como EAS o Elementos Anormal en la Orina y Sedimento, y se considera que no está normal cuando se encuentran más de 5 piocitos por campo analizado en el examen microscópico o menos que 20.000 leucocitos/mL.

 Es importante identificar la causa de esta afección para que el médico pueda recomendar el tratamiento más adecuado, que puede incluir el uso de antimicrobianos, medicamentos antiinflamatorios o corticoides.

Imagem ilustrativa número 1

Causas de la piuria

El aumento de leucocitos en la orina puede ocurrir como consecuencia de diversas situaciones, principalmente debido a infecciones microbianas. No obstante, también puede ocurrir como consecuencia de enfermedades autoinmunes, infecciones urinarias o problemas en los riñones, por ejemplo.

Lea también: Leucocitos altos en la orina: 6 causas y qué hacer tuasaude.com/es/leucocitos-en-orina

Principales síntomas

Los principales síntomas de las enfermedades que causan piuria (pus en la orina) son:

  • Dolor y molestia al orinar;
  • Ardor;
  • Dolor en la parte baja de la espalda;
  • Comezón en la región genital;
  • Disminución de la cantidad de orina;
  • Sensación de vejiga llena o pesada, aún después de haber ido al baño;
  • Voluntad frecuente de orinar.

Los síntomas de piuria están relacionados con la causa del aumento del número de leucocitos, siendo importante que el nefrólogo sea consultado para que sea identificada la causa e iniciado el tratamiento más adecuado.

¿La piuria es grave?

La piuria en mayoría de los casos no es grave, sin embargo, puede llegar a serlo si no se realiza el tratamiento indicado por el médico, pues en la mayoría de los casos esta es causada por algún tipo de infección, que si no es tratada, puede esparcirse por todo el organismo y ocasionar complicaciones más graves.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de la piuria se lleva a cabo principalmente por medio de un examen de orina tipo 1, en el que se realizan análisis macro y microscópicos. El análisis macroscópico corresponde a la evaluación de las características de la orina, principalmente el color y la consistencia, la cual dependiendo del número de piocitos puede ser más blanquecina y tener aspecto lechoso.

A través de la evaluación microscópica, es posible identificar la presencia de más de 5 piocitos por campo, o más de 20.000 leucocitos por mL de orina, caracterizando el pus en la orina. Aparte de esto, en estos casos también es normal que sean identificados microorganismos en la orina, por medio de un examen de urocultivo. También pueden realizarse exámenes de sangre y de orina de 24 hs. Conozca cómo se realiza el urocultivo.

Tratamiento de la piuria

El tratamiento de la piuria depende de la causa y de si hay o no síntomas. En los casos donde el pus en la orina se deba a la presencia de microorganismos y la persona presente síntomas, puede estar indicado por el médico el uso de antimicrobianos.

En otros casos, puede ser recomendado el uso de inmunosupresores o antiinflamatorios, siendo importante siempre consultar al nefrólogo cuando la orina se presenta muy lechosa y existe sospecha de pus en la orina.