Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Paroxetina: qué es, para qué sirve y en qué dosis tomar

La paroxetina es un medicamento con acción antidepresiva, indicado para el tratamiento de la depresión y de los trastornos de ansiedad en adultos con más de 18 años.

Este medicamento está disponible en farmacias, en diferentes dosis, en genérico o con nombre comercial Ocampina, Paxil, Chipten, Posivyl y Aropax puede ser comprado mediante la presentación de receta médica.

Es importante que la persona conozca, que el tratamiento con este medicamento nunca debe ser interrumpido sin indicación médica y que durante los primeros días del tratamiento los síntomas pueden empeorar.

Paroxetina: qué es, para qué sirve y en qué dosis tomar

Para qué sirve

La paroxetina está indicada para el tratamiento de:

  • Depresión, incluyendo depresión reactiva y grave y depresión acompañada de ansiedad;
  • Trastorno obsesivo compulsivo;
  • Trastorno de pánico con o sin agorafobia;
  • Fobia social/ trastorno de ansiedad social;
  • Trastorno de ansiedad generalizada;
  • Trastorno de estrés postraumático.

Vea cómo identificar los signos y síntomas de una depresión.

En qué dosis tomar la paroxetina

La paroxetina debe ser administrada en dosis única diaria, de preferencia en el desayuno, con un vaso de agua. La dosis debe ser evaluada y ajustada por el médico y reevaluada cerca de 3 semanas después del inicio del tratamiento.

El tratamiento puede durar varios meses y cuando sea necesario suspender el medicamento debe ser indicado por el médico y nunca de forma repentina.

Contraindicaciones

Este medicamento está contraindicado para personas con hipersensibilidad a los componentes de la fórmula, que estén en tratamiento con medicamentos llamados inhibidores de la monoaminooxidasa o con tioridazina o pimozida.

Asimismo, no debe ser usado por personas menores de 18, mujeres embarazadas o que están amamantando.

Durante el tratamiento con paroxetina, la persona debe evitar conducir vehículos u operar máquinas.

Posibles efectos secundarios

Algunos de los efectos secundarios, que pueden ocurrir durante el tratamiento con paroxetina, son náuseas, disfunción sexual, cansancio, aumento de peso, exceso de sudoración, estreñimiento, diarrea, vómitos, boca seca, bostezos, visión borrosa, vértigos, temblores, dolor de cabeza, somnolencia, insomnio, agitación, sueños anormales y aumento de colesterol.

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje