Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Antihipertensivos para controlar la presión arterial

Es importante tomar medicamentos para bajar la presión arterial, manteniéndola bajo control porque la hipertensión aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, problemas renales, ACV e infarto. Por lo que siempre que la presión esté igual por encima de 14/9 (140 x 90 mmHg) se deben ingerir los medicamentos indicados por el cardiólogo. 

En la mayoría de los casos el médico indica inicialmente la disminución del consumo de sal y la practica de ejercicios por lo menos 3 veces por semana. Pero si a pesar de seguir estas recomendaciones la presión arterial continúa alta, ellos pueden recetar medicamentos como Minoxidil o Captopril, que deben ser tomados todos los días en el desayuno. 

Antihipertensivos para controlar la presión arterial

En la mayoría de los casos, el cardiólogo recomienda el uso de medicamentos cuando la presión arterial se mantiene superior a 140/90, así se lleve una dieta baja en sal y se practique actividad física por lo menos 3 veces por semanas.

Principales antihipertensivos

Para controlar la presión arterial el médico puede recomendar varios medicamentos como:

1 - Diuréticos

Son medicamentos que actúan en el riñón y aumentan la eliminación de agua y sal por la orina como por ejemplo Furosemida, Hidroclorotiazida, Indapamida o Espironolactona. Además de esto, aumentan la cantidad de orina y ayudan a disminuir la retención de líquido. 

2 - Vasodilatadores

Estes medicamentos relajan las arterias y venas del organismo, y son utilizados en personas con hipertensión difícil de controlar, pudiendo ser acompañados en conjunto con otro medicamento antihipertensor. Ejemplos de medicamentos vasodilatadores son el Minoxidil y la Hidralazina.

3 - Bloqueadores de los canales de cálcio

Esta clase de antihipertensivos dilatan los vasos sanguíneos como por ejemplo Nifedipina, Amlodipino, Nicardipina o Verapamilo.

4 - Inhibidores de la enzima conversora de angiotensina (IECA)

Son muy usados en el tratamiento de la hipertensión, ya que inpiden que sea producida la angiotensina, una hormona que aumenta la presión arterial, algunos ejemplos son Captopril, Enalapril, Ramipril o Lisinopril. Algunos pacientes pueden presentar tos seca con el uso regular de estos medicamentos. 

Otra clase de medicamentos con efectos similares a éstos, pero sin el efecto de la tos son los antagonistas del receptor de la angiotensina que reducen la presión arterial por impedir los efectos de la hormona angiotensina. Algunos nombres de medicamentos para la hipertensión de esta clase son Losartán, Valsartán, Candesartán, Telmisartán.

5 - Beta bloqueantes

Los betabloqueantes forman parte de un grupo de medicamentos que, además de ayudar en el control de la presión arterial disminuyen la frecuencia cardíaca. Son medicamentos generalmente prescritos para pacientes jóvenes y mujeres, por tener, en su mayoría, la frecuencia cardíaca ligeramente aumentadas. Algunos ejemplos son Propranolol, Atenolol, Carvedilol, Metoprolol y Nebivolol.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de los medicamentos antihipertensivos son mareos, retención de líquidos, alteraciones en la frecuencia cardíaca, dolor de cabeza, vómitos, náuseas, sudoración o impotencia sexual. Al notar cualquiera de estos efectos la persona debe hablar con el médico para que evalúe la posibilidad de disminuir la dosis del medicamento e inclusive si fuese necesario cambiarlo por otro. 

Los medicamentos para la hipertensión no engordan, sin embargo algunos pueden provocar retención de líquidos, y en estos casos el cardiólogo podrá indicar el uso de diuréticos. 

¿Puedo tomar varios medicamentos para bajar la presión arterial?

Para mantener la presión arterial controlada se pueden utilizar varios medicamentos, de 2 a 3 combinados al mismo tiempo, que pueden ser de la misma clase o de clases diferentes, sobre todo cuando la tensión se encuentra por encima de 160/90 mmHg y no se estabiliza. 

En los casos menos graves, el tratamiento es realizado con el uso de apenas un medicamento, principalmente cuando los valores no suben más del valor nombrado anteriormente. Sin embargo, el uso de antihipertensivos debe ser siempre orientado por el cardiólogo para evitar interacciones entre los medicamentos. 

¿Cuándo debo parar el antihipertensivo? 

El uso de medicamentos para controlar la presión en la mayoría de los casos se mantiene durante toda la vida, porque la hipertensión es una enfermedad crónica. Sin embargo, en algunas situaciones especiales como realizarse una cirugía, el cardiólogo podrá interrumpir el uso del medicamento durante algunos días. 

Remedios caseros para la hipertensión

Un excelente remedio casero para la presión alta es el jugo de naranja, ya que la naranja es rica en potasio que ayuda a reducir la presión arterial.

Otro remedio natural para la presión alta es el jugo de limón con ajo. Para ello, basta con exprimir 3 limones y triturar 2 dientes de ajo. A continuación se deben mezclar estos ingredientes con 1 vaso de agua y licuar. Endulzar a gusto y beber durante el día, entre las comidas.

Vea más recetas caseras para bajar la presión arterial en Remedios caseros para la hipertensión.

Medicamentos para la hipertensión en el embarazo

Los medicamentos para la hipertensión en el embarazo, llamada preeclampsia que pueden ser prescritos por el cardiólogo son el Metildopa o la Hidralazina.

Si la embarazada ya era hipertensa antes de quedar embarazada, el cardiólogo deberá cambiar la medicación utilizada previamente, por medicamentos que pueden ser usados durante la gestación los cuales no le causan problemas al bebé.

Más sobre este tema:


Carregando
...