La furosemida es un medicamento que pertenece al grupo de los diuréticos porque se encarga de promover la excreción de orina, y a su vez también reduce la presión arterial, por lo que también es considerado como un antihipertensivo.

Este medicamento sólo debe ser utilizado bajo orientación médica, ya que puede causar diversos efectos secundarios, como disminuir bruscamente la presión arterial, causar cambios en los latidos cardíacos y deshidratación.

La furosemida puede ser comprada en las farmacias presentando una receta médica, pudiendo conseguirse como genérico o bajo su nombre comercial Lasix, Furosemide, Biomisen, Furo Care, entre otros.    

Para qué sirve

La furosemida es un diurético que puede ser indicado por el médico para el tratamiento de:

  • Hipertensión arterial leve y moderada;
  • Edema por retención de líquidos, que puede estar asociado a una enfermedad renal (síndrome nefrótico), hepática (cirrosis) o cardíaca (insuficiencia cardíaca congestiva);
  • Retención de líquidos asociado a una quemadura. 

¿La Furosemida sirve para adelgazar?

No. La furosemida es un medicamento que elimina el exceso de líquidos a través de la orina, ocasionando una pérdida de peso asociada a la retención de líquidos y no a la pérdida de grasa, por lo que no sirve para adelgazar.

Existen algunos diuréticos naturales que ayudan a combatir la retención de líquidos, causando menos riesgos para la salud como la cola de caballo, flor de jamaica o centella asiática, por ejemplo. Conozca algunos diuréticos naturales.

También existen algunos tés, como el de perejil o el de diente de león, que poseen propiedades diuréticas que ayudan a eliminar el exceso de líquidos del organismo. Vea cómo preparar estos y otros tés.

¿La furosemida puede ser usada por deportistas?

La furosemida está prohibida en las competencias deportivas, ya que puede alterar los resultados de la competencia debido a la disminución del peso corporal por la pérdida de líquidos, siendo fácilmente reconocido en el examen antidoping.

Dosis de la furosemida

La dosis y las instrucciones de administración de este medicamento deben ser indicadas por el médico tratante. No obstante, las dosis indicadas suelen ser:

1. Tabletas 40 mg 

La furosemida en tabletas debe ingerirse con el estómago vacío y con un vaso de agua.

En los adultos se recomienda medio, uno o dos comprimidos, es decir, de 20 a 80 mg diarios. La dosis de mantenimiento es de medio a un comprimido por día o según la orientación médica.

En el caso de los niños, la recomendación es de 2mg/kg de peso corporal por día, hasta un máximo de 40 mg. 

2. Inyectable 20 mg/ 2ml

La furosemida inyectable puede administrarse a través de vía intravenosa o intramuscular, siendo indicada cuando la absorción intestinal se encuentra afectada o sea necesario eliminar el exceso de líquidos rápidamente. 

En adultos se indica como dosis inicial entre 20 a 40 mg por vía intravenosa o intramuscular. Luego la dosis dependerá del médico tratante y del efecto que se desee conseguir con el tratamiento.

Contraindicaciones

El uso de furosemida está contraindicado en mujeres embarazadas o que se encuentren amamantando, personas que padecen insuficiencia renal con anuria, es decir que no orinen, que sufran de hipotensión, deshidratación, disminución del volumen total de sangre (hipovolemia), diabetes mellitus, gota, hipopotasemia grave, hiponatremia grave, enfermedades del hígado o que tengan alergia a la furosemida, sulfonamidas o a cualquier otro componente del medicamento.

El uso del medicamento por personas que padecen alguna de estas enfermedades puede tener complicaciones graves. Por eso, es importante consultar al médico para verificar si es posible hacer uso de la furosemida sin correr riesgo y cuál es la dosis más indicada. Por lo general, durante el tratamiento con este medicamento el médico sugerirá la realización de exámenes periódicos para verificar los niveles de sodio, potasio y creatinina. 

Posibles efectos secundarios

Dentro de los efectos secundarios de este medicamento se encuentran deshidratación, hipotensión, trastornos auditivos transitorios o permanentes, elevación de triglicéridos en la sangre, aumento de los niveles de colesterol y ácido úrico, náuseas y comezón en la piel.

Cuando la furosemida es utilizada por un largo período de tiempo, puede provocar la eliminación de electrolitos a través de la orina causando hiponatremia, hipocloremia, hipopotasemia, hipocalcemia e hipomagnesemia, ocasionando el surgimiento de algunos signos y síntomas como sed intensa, calambres musculares, dolor de cabeza, confusión, debilidad muscular, alteraciones en el ritmo cardíaco así como síntomas gastrointestinales.

Por eso, es importante que antes cualquiera de estos síntomas acuda al médico para que sea evaluado un posible cambio de medicamento o la suspensión del tratamiento.

¿Fue útil esta información?

Atualizado e revisto clinicamente por Flávia Costa - Farmacéutica, em octubre de 2021.

Bibliografía

  • AGENCIA ESPAÑOLA DE MEDICAMENTOS Y PRODUCTOS SANITARIOS. Furosemida Physan 20 mg/2 ml solución inyectable EFG. Disponível em: <https://cima.aemps.es/cima/dochtml/p/62168/Prospecto_62168.html>. Acceso en 19 oct 2021
  • AGENCIA ESPAÑOLA DE MEDICAMENTOS Y PRODUCTOS SANITARIOS. Furosemida Uxa 40 mg comprimidos EFG. Disponível em: <https://cima.aemps.es/cima/dochtml/p/79029/Prospecto>. Acceso en 19 oct 2021
Revisión clínica:
Flávia Costa
Farmacéutica
Farmacéutica graduada por el Centro Universitario Newton Paiva en 2003. Máster en Ciencias Biomédicas por la UBI, Portugal.