Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Mala circulación- Por qué ocurre y cuáles son los síntomas que surgen

El sistema circulatorio es el responsable de transportar el oxígeno y nutrientes a través de la sangre hacia los órganos y tejidos. Cuando el flujo sanguíneo de una parte específica del organismo se ve reducido, comienzan a surgir síntomas de mala circulación como pies hinchados, dolor en las piernas, manos frías y la presencia de varices en las piernas. 

La mala circulación es una situación común que surge como resultado de otras enfermedades, siendo importante tratar no solo los síntomas que genera sino la enfermedad base que la está produciendo. Esta condición suele surgir principalmente en las extremidades como las piernas y los brazos, siendo las causas más comunes la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas. 

En algunos casos la mala circulación puede ser hereditaria, manifestándose constantemente, sin embargo en algunos individuos puede surgir debido a otras causas como la ingesta de pastillas anticonceptivas, por mantenerse de pie durante mucho tiempo, al cruzar las piernas por largo rato o por el proceso de envejecimiento del cuerpo. 

Mala circulación- Por qué ocurre y cuáles son los síntomas que surgen

Síntomas de mala circulación

Los síntomas de mala circulación de la sangre son: 

  • Pies y manos frías;
  • Hinchazón de las piernas y pies;
  • Dolor y cansancio en las piernas;
  • Piel seca y escamosa;
  • Entumecimiento;
  • Calambres musculares;
  • Sensación de hormigueo en las piernas;
  • Varices.

Dependiendo de cuál sea la causa pueden estar asociados otros síntomas como disfunción eréctil.

Qué hacer para la mala circulación

Existen algunas recomendaciones para mejorar la mala circulación y aliviar los síntomas, estas son:

  • Practicar actividad física regularmente;
  • Utilizar medias de compresión elástica, debido a que favorece que la sangre suba de las piernas hacia el corazón;
  • No quedarse mucho tiempo sentado o de pie, intentando levantarse cada 2 horas como mínimo;
  • Disminuir la cantidad de sal en la comida para evitar la retención de líquidos;
  • En caso de sobrepeso se recomienda acudir a un nutricionista para que elabore un plan nutricional adecuado a las necesidades del individuo para alcanzar el peso ideal. 

En el caso de la mujer, también es importante realizar un seguimiento con el ginecólogo, principalmente durante el uso de pastillas anticonceptivas, ya que hay mayor riesgo de sufrir de mala circulación. También existen algunos tratamientos naturales que se pueden seguir para mejorar la mala circulación, vea cuáles son en: Tratamiento natural para mala circulación.

Mala circulación en el embarazo

La mala circulación en el embarazo es una situación frecuente, debido a que el útero ejerce presión sobre las venas y arterias abdominales que hacen con que la sangre que sube de las piernas al corazón circule más lento, haciendo que el fluido de las venas se acumule en los pies y en los tobillos. 

Además de esto, durante el embarazo también existe un aumento en la producción de una hormona llamada relaxina que provoca la dilatación de las venas, dificultando el retorno de la sangre al corazón.

Por lo que para evitar la mala circulación, las embarazadas deben descansar varias veces durante el día, utilizar medias de compresión elásticas y realizarse masajes en las piernas.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar