Lapacho: qué es, propiedades y cómo preparar el té

Evidencia científica

El lapacho es un árbol que posee propiedades antimicrobianas, antioxidantes y antiinflamatorias, por lo que ayuda a combatir diversos problemas de salud como la osteoartritis, la artritis reumatoide y la psoriasis, por ejemplo. 

Este árbol se encuentra principalmente en América del Sur, siendo conocido científicamente como Tabebuia impetiginosa y en diversos países bajo otros nombres como palo de arco, curarí, guayacán, pau d'arco y curaire, por ejemplo.

Las partes de esta planta que son utilizadas son la corteza, hojas y flores para preparar el té, pudiendo comprarse en tiendas naturista, online o en algunos supermercados. También es posible ingerirla en forma de suplemento. 

Imagem ilustrativa número 1
Té de lapacho

Propiedades del lapacho

Al lapacho se le atribuyen propiedades antidepresivas, anticancerígenas, analgésicas, antiinflamatorias, antiobesidad, cicatrizantes, antifúngico, antimicrobiano, antiparasitario, antipirético, antirreumático, inmunomodulador, inmunoestimulante y antioxidante, los cuales se deben a que posee compuestos como quinonas y naftoquinonas, como el lapachol, así como ácido benzoico, flavonoides, cumarinas y glucósidos fenólicos, que le otorgan todas estas propiedades y beneficios al organismo. 

Para qué sirve

El lapacho podría servir para:

  • Osteoartritis;
  • Artritis reumatoide;
  • Psoriasis;
  • Síndrome de intestino irritable;
  • Depresión;
  • Gota;
  • Podría ayudar a favorecer la pérdida de peso;
  • Prevenir varios tipos de cáncer, como el de mama, pulmonar, cervical, hepatocelular y leucemia;
  • Combatir bacterias, pues el lapachol ha demostrado actividad inhibidora in vitro sobre estafilococos y estreptococos;
  • Combatir parásitos, como Schistosoma mansonii;
  • Combatir hongos, pues las naftoquinonas del lapacho actúan contra la Candida albicans y Trichophyton spp;
  • Prevenir y combatir el virus de la influenza, debido a que las hidroxinaftoquinonas poseen propiedades antivirales;
  • Evitar la replicación del virus del Herpes simples y Epstein-Barr;

Además, ayuda a mejorar el sistema inmunológico en general, estimulando las células de defensa del organismo. También puede ser usado de forma tópica para tratar infecciones dérmicas y para la limpieza y desinfección de heridas, quemaduras, ulceraciones dérmicas y dermatomicosis. Conozca otros cicatrizantes naturales.

Cómo usar

El lapacho puede ser usado en forma de té, tintura o en cápsulas, debiendo ser orientado por un profesional de salud con conocimientos en plantas naturales. Por lo general, el lapacho se consume como se indica a continuación:

1. Té de lapacho

Ingredientes

  • 15 a 20 g de corteza de lapacho;
  • 500 ml de agua.

Modo de preparación

En una olla hervir la corteza el agua durante 5 a 15 minutos. Tomar a lo largo del día, repartido en 2 a 3 tomas.

2. Cápsulas

Las cápsulas poseen extracto seco de lapacho, siendo recomendado ingerir entre 200 a 300 mg, 2 veces al día.

3. Tintura

La tintura de dilución 1:5 debe tomarse entre 50 a 100 gotas, 1 a 3 veces al día.

4. En polvo

El lapacho en polvo se recomienda entre 300 a 500 mg, 2 a 3 vezes al día. 

Efectos secundarios 

El lapacho en exceso puede causar algunos efectos secundarios principalmente a nivel intestinal, ocasionando náuseas, vómitos y diarreas. Además, también puede aumentar el riesgo de hemorragias y sangrados debido a su efecto anticoagulante.  

Contraindicaciones

El lapacho está contraindicado en mujeres embarazadas debido a su efecto abortivo. Tampoco debe consumirse por mujeres durante el periodo de lactancia o por niños, debido a la falta de comprobación científica que corroboren su seguridad. Además, las personas con cáncer no deben usar esta planta sin antes consultar a su médico tratante. 

Las personas que toman anticoagulantes también deben evitarlo, debido a que el lapacho contiene naftoquinonas, compuestos que pueden incrementar el efecto de este tipo de medicamentos. Además, no debe tomarse al menos dos semanas antes de una cirugía, debido a que incrementa el riesgo de hemorragia.