Insuficiencia hepática: síntomas, causas y tratamiento

Revisión médica: Dr. Gonzalo Ramírez
Médico general y Psicólogo
septiembre 2021
  1. Síntomas
  2. Diagnóstico
  3. Causas
  4. Tratamiento
  5. Complicaciones
  6. Prevención

La insuficiencia hepática es la enfermedad más grave del hígado, en la que el órgano no es capaz de realizar sus principales funciones, como síntesis de factores de coagulación, metabolismo y eliminación de toxinas del cuerpo, dando lugar a una serie de complicaciones graves como problemas de coagulación, edema cerebral o insuficiencia renal.

De acuerdo con la duración y la evolución de los síntomas, la insuficiencia hepática puede clasificarse en:

  • Aguda: ocurre de manera repentina, en días o semanas, generalmente en personas saludables, sin ninguna enfermedad anterior en el hígado. Por lo general, es causada por el virus de la hepatitis o por el uso incorrecto de algunos medicamentos, como el paracetamol; 
  • Crónica: los síntomas pueden llevar meses o hasta años en aparecer, y ocurren cuando el hígado sufre agresiones constantes debido a situaciones como abuso del alcohol, hepatitis o grasa en el hígado.

Cuando existe sospecha de insuficiencia hepática, es importante consultar a un hepatólogo para que se realice el diagnóstico, se identifique la causa y se inicie el tratamiento adecuado, que puede incluir el uso de medicamentos o trasplante de hígado.

Principales síntomas

Los síntomas iniciales de insuficiencia hepática aguda pueden ser semejantes a los de hepatitis aguda, y pueden desarrollarse en días o semanas, siendo los principales:

  • Piel y mucosas amarillentas;
  • Hinchazón del abdomen;
  • Dolor en el lado superior derecho del abdomen;
  • Hinchazón de las piernas;
  • Náuseas y vómitos;
  • Diarrea;
  • Pérdida de apetito;
  • Pérdida de peso;
  • Sensación de malestar general;
  • Sensación de saciedad incluso después de una comida ligera;
  • Sueño excesivo;
  • Confusión mental o desorientación;
  • Aliento con olor dulce;
  • Orina oscura;
  • Heces claras o blanquecinas;
  • Comezón en el cuerpo.

Ante la presencia de estos síntomas, es importante consultar al médico lo más rápido posible o acudir al hospital más cercano, ya que la enfermedad puede empeorar rápidamente y causar hemorragias o problemas graves en los riñones o el cerebro, poniendo en riesgo la vida.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de la insuficiencia hepática se realiza con base en la historia clínica y a través de análisis de sangre que mide el tiempo de coagulación y de enzimas hepáticas como ALT, AST, GGT, fosfatasa alcalina y bilirrubina. Además, puede ser necesario realizar pruebas de imagen como tomografía computarizada o resonancia magnética, así como una biopsia del hígado para verificar por qué este órgano no está funcionando. Vea todas las pruebas para evaluar el funcionamiento del hígado.

En los casos en que no existe una causa bien establecida, el médico puede también solicitar la medición de los niveles de paracetamol en la sangre, la realización de una prueba toxicológica y una prueba de serología para virus.

Test online de problemas en el hígado

Para saber si puede estar sufriendo de insuficiencia hepática, señale lo que está sintiendo a continuación:

  1. 1.Dolor en la región superior derecha de la barriga
  2. 2.Náuseas y mareos frecuentes
  3. 3.Dolor de cabeza frecuente
  4. 4.Cansancio fácil y sin razón aparente
  5. 5.Facilidad de que aparezcan hematomas
  6. 6.Color amarillenta en los ojos y en la piel
  7. 7.Orina oscura
  8. 8.Pérdida del apetito
  9. 9.Heces amarillentas, grisáceas o blanquecinas
  10. 10.Barriga hinchada
  11. 11.Comezón en todo el cuerpo

Posibles causas

La insuficiencia hepática es causada por situaciones que pueden interferir con el funcionamiento del hígado y alterar sus funciones. Aunque puede ocurrir en personas saludables, la insuficiencia hepática es más frecuente en los siguientes casos:

  • Uso frecuente o dosis superiores a las recomendadas de paracetamol;
  • Uso de plantas medicinales como kava-kava, efedra, casida o poleo;
  • Infección por virus de la hepatitis tipo A, B, C o E;
  • Uso de medicamentos como antibióticos, antiinflamatorios o anticonvulsivos;
  • Consumo en exceso de bebidas alcohólicas;
  • Cirrosis hepática;
  • Infección por el virus Epstein-Barr, citomegalovirus o herpes simples;
  • Síndrome de Budd-Chiari, que puede causar bloqueo en las venas del hígado;
  • Enfermedad de Wilson, donde ocurre una acumulación de cobre en el hígado;
  • Enfermedades autoinmunes, como hepatitis autoinmune;
  • Intoxicación por el hongo salvaje Amanita phalloides;
  • Cáncer de hígado;
  • Infección generalizada.

En algunos casos, esta enfermedad puede no tener una causa aparente. Asimismo, la insuficiencia hepática aguda también puede ocurrir en el tercer trimestre de gestación cuando la mujer presenta preeclampsia, por lo que es importante tener un seguimiento médico durante el embarazo.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la insuficiencia hepática depende de las causas y del nivel de la enfermedad y debe realizarse en una unidad de terapia intensiva para que la persona sea constantemente monitoreada. Asimismo, puede ser recomendado:

1. Uso de medicamentos

Los medicamentos que el hepatólogo puede prescribir para tratar la insuficiencia hepática dependen de la causa de la enfermedad; por ejemplo, si se produjo por una intoxicación por paracetamol u hongo salvaje (Amanita phalloides), se debe utilizar medicamentos para revertir sus efectos, como n-acetilcisteína y silibinina, o si la causa fue una infección, debe ser tratada con antibióticos o antimicóticos.

Asimismo, el médico también puede indicar otros medicamentos según la enfermedad y síntomas presentados.

2. Hacer alteraciones en la dieta

La dieta para insuficiencia hepática debe realizarse bajo supervisión del hepatólogo y de un nutricionista clínico, ya que las recomendaciones dependen del estado de salud de la persona y de la fase en que se encuentra la enfermedad.

De forma general, se debe controlar la cantidad de líquidos ingeridos; restringir el consumo de sal a menos de 2 g al día, para evitar la hinchazón o acumulación de líquidos en el abdomen, y no consumir bebidas alcohólicas, ya que pueden empeorar los síntomas y agravar la enfermedad.

3. Trasplante de hígado

El trasplante de hígado es una cirugía para extraer el hígado que no funciona adecuadamente y reemplazarlo por uno saludable de un donante fallecido o una parte de un hígado sano de un donante vivo.

Este tratamiento, cuando es realizado a tiempo, puede restaurar la función del hígado; sin embargo, no está indicado en todos los casos, como en la insuficiencia hepática causada por hepatitis, ya que el virus se puede alojar en el hígado trasplantado.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de la insuficiencia hepática pueden surgir inmediatamente después de los primeros síntomas de la enfermedad o cuando esta se encuentra en fases más avanzada, e incluyen:

  • Edema cerebral;
  • Hemorragia gastrointestinal;
  • Infecciones por bacterias u hongos;
  • Edema pulmonar;
  • Insuficiencia renal.

Estas complicaciones deben tratarse inmediatamente, ya que si no se revierten o controlan a tiempo, pueden poner en riesgo la vida.

Cómo prevenir

Algunas medidas pueden ayudar a evitar o reducir el riesgo de daños en el hígado que pueden causar la insuficiencia hepática como:

  • Evitar tomar medicamentos sin recomendación médica;
  • Evitar usar plantas medicinales sin orientación de un profesional de la salud;
  • Evitar consumir bebidas alcohólicas en exceso;
  • Vacunarse contra hepatitis;
  • Practicar sexo seguro;
  • Evitar el uso de drogas ilícitas y jeringas compartidas;
  • Mantener un peso saludable.

Aparte de esto, al utilizar insecticidas y otros productos químicos tóxicos, es importante cubrir la piel con guantes, trajes con mangas largas, gorro y mascarilla, para evitar la absorción de los productos por la piel que pueden causar la insuficiencia hepática.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Jean-Erick De Almeida - Odontólogo, em septiembre de 2021. Revisión médica por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em septiembre de 2021.

Bibliografía

  • PUTIGNANO, Antonella; GUSTOT, Thierry. New concepts in acute-on-chronic liver failure: Implications for liver transplantation. Liver Transpl. 23. 2; 234-243, 2017
  • CAI, Qun; et al. Microbial Infections as a Trigger for Acute-on-Chronic Liver Failure: A Review. Med Sci Monit. 25. 4773-4783, 2019
Abrir la bibliografía completa
  • ZHAO, Rui-Hong; et al. Acute-on-chronic liver failure in chronic hepatitis B: an update. Expert Rev Gastroenterol Hepatol. 12. 4; 341-350, 2018
  • SARIN, Shiv K.; CHOUDHURY, Ashok. Acute-on-chronic liver failure: terminology, mechanisms and management. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 13. 3; 131-149, 2016
  • TAYLOR, Sarah A.; WHITINGTON, Peter F. Neonatal acute liver failure. Liver Transpl. 22. 5; 677-685, 2016
  • GREK, Ami; ARASI, Lisa. Acute Liver Failure. AACN Adv Crit Care. 27. 4; 420-429, 2016
  • SQUIRES, James E; et al. Acute Liver Failure: An Update. Clin Liver Dis. 22. 4; 773-805, 2018
Revisión médica:
Dr. Gonzalo Ramírez
Médico general y Psicólogo
Médico general por la UPAEP con cédula profesional Nº12420918 y Licenciado en Psicología Clínica por la UDLAP Nº 10101998.