5 pomadas para tratar las quemaduras

Las pomadas para quemadura, como dexpantenol, con el nombre comercial Bepanthen, o nitrofurazona, con el nombre comercial Furacín, por ejemplo, pueden emplearse para el tratamiento de quemaduras de 1er grado, con síntomas como enrojecimiento, hinchazón, dolor o malestar en la piel, pues ayudan a aliviar el dolor y la inflamación, promueven la cicatrización de la piel o previenen el surgimiento de infecciones. Las quemaduras de 1er grado pueden ocurrir debido al contacto con calor extremo, como tocar una olla caliente o luego de la exposición al sol sin utilización de protector solar, además del contacto con frío extremo o sustancias químicas, por ejemplo.

Las pomadas para quemaduras pueden ser compradas en cualquier farmacia y, generalmente, no necesitan prescripción médica, excepto las pomadas que contienen antibióticos, que son vendidas solo con receta médica, y son indicadas para quemaduras leves de 1er grado sin ampollas o descamación de la piel. 

5 pomadas para tratar las quemaduras

1. Dexpantenol (Bepanthen o Beducen)

La pomada de dexpantenol está indicada para quemaduras de 1er grado que no formaron ampollas, pues ayuda a regenerar las células de la piel y posee acción hidratante, protectora y nutritiva, debido a la vitamina B5 en su composición, ayudando en la cicatrización de la piel. Esta pomada puede encontrarse con los nombres comerciales de Bepanthen o Beducen, o bajo su nombre genérico dexpantenol, y puede ser aplicada sobre la quemadura de 1 a 3 veces al día. 

2. Nitrofurazona (Furacín)

La pomada nitrofurazona posee acción antibacteriana que previene el desarrollo de bacterias o las trata en caso de que ya haya una infección. Esta pomada está indicada para quemaduras de 2º y 3º grado, y debe ser aplicada de 1 a 3 veces por día, durante un tiempo de tratamiento de 7 a 10 días. Puede conseguirse bajo el nombre comercial de Furacín, o bajo su nombre genérico nitrofurazona, y debe ser aplicada una cantidad suficiente directamente sobre la lesión con una gasa esterilizada, según las indicaciones del médico.

3. Sulfadiazina de plata (Argentafil)

La sulfadiazina de plata es una pomada indicada para el tratamiento o la prevención de infección en una quemadura en la piel, pues posee acción antibacteriana que impide la multiplicación de bacterias, además de tener propiedades antiinflamatorias, promoviendo la cicatrización de la piel. Esta pomada para quemaduras puede encontrarse bajo el nombre comercial de Argentafil, o con el nombre genérico sulfadiazina de plata, y es vendida con receta médica. La sulfadiazina de plata puede emplearse sobre la piel de 1 a 2 veces al día, en quemaduras graves o de 2º o 3er grado, y luego de la evaluación por un médico o enfermero. 

4. Ácido acexámico + neomicina (Recoverón NC)

La pomada compuesta de ácido acexámico con neomicina posee acción cicatrizante que ayuda a regenerar la piel, y está indicada en quemaduras de 1er y 2º grado, sin infección, donde se desee acelerar el proceso de cicatrización y eliminar o prevenir la presencia de gérmenes patógenos que pudieran retrasar dicho proceso. Puede encontrarse bajo el nombre comercial de Recoverón NC, o en su forma genérica ácido acexámico + neomicina. Se debe aplicar de 1 a 2 veces al día, previa asepsia y antisepsia de la herida, debiendo ser utilizada durante máximo 3 semanas, conforme orientación médica.

5. Neomicina + bacitracina + polimixina B (Neosporin)

La pomada para quemaduras de sulfato de neomicina + bacitracina de zinc + sulfato de polimixina B es una combinación de tres antibióticos que actúan inhibiendo el crecimiento de bacterias, previniendo infecciones causadas por quemaduras leves, además de ayudar en la cicatrización de la piel. 

Esta pomada debe emplearse solo sobre la piel y puede encontrarse bajo el nombre comercial de Neosporin dérmico ungüento, o en su forma genérica sulfato de neomicina + bacitracina de zinc + sulfato de pomilixina B. 

Este medicamento es vendido con prescripción médica y está indicado para cuando surgen signos de infección como pus o hinchazón excesiva de la piel con quemaduras, y debe aplicarse con ayuda de una gasa, luego de remover cualquier resto de pus o costra, de 1 a 3 veces al día durante un máximo de 7 días, según las indicaciones médicas. 

Contraindicaciones

En la mayor parte de los casos, las pomadas para quemaduras vendidas sin receta médica en la farmacia pueden ser utilizadas sin ninguna contraindicación; no obstante, las mujeres embarazadas o en período de lactancia, las personas con antecedentes de alergias y sensibilidad en la piel y los niños siempre deben consultar un médico antes. 

Cómo tratar una quemadura de 1er grado

Las quemaduras de 1er grado son quemaduras leves y fáciles de tratar, y se debe hacer de la siguiente forma:

  1. Lavar bien la zona a tratar y, si es posible, colocar la región quemada bajo agua corriente durante 5 a 15 minutos;
  2. Después, aplicar compresas frías en el local, y dejar actuar mientras haya dolor o hinchazón. Las compresas pueden ser empapadas en agua fría o en té frío de manzanilla, que ayuda a calmar la piel. Nunca utilizar hielo en la quemadura, pues este también puede quemar la piel y empeorar los síntomas;
  3. Por último, se pueden colocar pomadas cicatrizantes o cremas antibióticas y corticoides, de 1 a 3 veces al día, durante 3 a 5 días de tratamiento, bajo la orientación de un profesional de la salud.

Si posteriormente aparecen ampollas o si la piel se desprende, se recomienda que consulte a un médico o enfermero para que le sea indicado el mejor tratamiento y se prevenga la aparición de infecciones.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • ROWAN, Matthew P.; et al. Burn wound healing and treatment: review and advancements. Crit Care. 2015; 19: 243. 19. 243; 1-12, 2015
  • WERDIN, Frank; et al. Healing Time Correlates With the Quality of Scaring: Results From a Prospective Randomized Control Donor Site Trial. Dermatol Surg. 44. 4; 521-527, 2018
  • GANTWERKER, Eric A.; HOM, David B. Skin: histology and physiology of wound healing. Facial Plast Surg Clin North Am. 19. 3; 441-53, 2011
  • EVERS, L. H.; BHAVSAR, D.; MAILANDER, P. The biology of burn injury. Exp Dermatol. 19. 9; 777-83, 2010
  • BROUGHTON 2ND, George; JANIS, Jeffrey E.; ATTINGER, Christopher E. Wound healing: an overview. Plast Reconstr Surg. 117. 7; 1e-S-32e-S, 2006
Más sobre este tema: