Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es la Fimosis y cómo tratar

La fimosis es la incapacidad de exponer el glande, la parte terminal del pene, ya que la piel que la recubre no tiene abertura suficiente y no es posible retraerla. Esta condición es común en los bebés varones y tiende a desaparecer, en la mayoría de los casos durante el 1º año de edad, en menor proporción hasta los 5 años o solamente en la pubertad, sin la necesidad de realizar algún tratamiento específico, sin embargo, cuando la piel no se retrae lo suficiente con el paso del tiempo, puede ser necesario el uso de una pomada específica o la realización de una cirugía.

Hay 2 tipos de fimosis masculina:

  • Fimosis fisiológica: es la condición más común, que está presente desde el nacimiento;
  • Fimosis secundaria: puede surgir en cualquier fase de la vida, y ocurre después de un cuadro de infección, o traumatismo en la región.

En algunos casos la piel es tan estrecha, que incluso la orina puede quedar retenida dentro de la piel, aumentando el riesgo de sufrir de una infección urinaria. En la mayoría de los casos, dolor durante las relaciones sexuales, hay mayor propensión de contagiarse de una ETS, VPH o de sufrir de cáncer de pene, además de aumentar el riesgo de sufrir una parafimosis, que es cuando el prepucio se queda retraído y no vuelve a recubrir el glande.

Qué es la Fimosis y cómo tratar

Cómo saber si es fimosis

La única forma de confirmar la presencia de la fimosis es tratar de retraer la piel que recubre el glande del pene manualmente. Cuando no es posible ver completamente el glande, significa que hay fimosis, que puede ser clasificada en 5 grados diferentes, aunque el grado no es muy importante para decidir el mejor tratamiento, porque depende especialmente de la edad del individuo. La primera vez que se verifica si está presente o no esta condición es en el recién nacido, sin embargo, forma parte de todas las consultas con el pediatra hasta los 5 años.

En el caso de la fimosis secundaria que puede surgir en la adolescencia o en la vida adulta, el hombre puede notar si existe alguna dificultad en la retracción del prepucio, y si existe lo ideal es acudir a una consulta con un urólogo.

Tratamientos para la fimosis

La fimosis tiene cura y no siempre es necesario recurrir a un tratamiento, por lo que en el caso de los niños el pediatra irá evaluando la situación, pudiendo solucionarse naturalmente hasta los 4 o 5 años de edad. Sin embargo, si después de esta fase, la fimosis persiste, o en casos de fimosis secundaria, es necesario realizar un tratamiento que puede ser hecho con: 

1. Pomadas para fimosis

Se utilizan pomadas a base de corticoides, como la betametasona, debido a que poseen propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antibióticas, haciendo que la piel se ponga más fina y suave facilitando que su retracción. La pomada indicada por el médico debe ser aplicada 1 o 2 veces al día, durante 4 semanas y puede ser suficiente para curar la fimosis. Luego deberá acudir al médico para ser evaluado nuevamente y si es necesario podrá ser indicada por unas semanas más. 

2. Ejercicios para retraer el prepucio

Otra posibilidad, es la realización de un ejercicio para retraer la piel del prepucio sin forzarla demasiado o causar dolor. Para el ejercicio se debe sostener el pene con una mano y con la otra aplicar la pomada y retraer la piel lentamente, debiendo realizarse principalmente durante el baño para evitar que surjan grietas o heridas. Este ejercicio no debe causar dolor, ni molestias, pero debe ir "aflojando la piel poco a poco", cuando el ejercicio se hace de forma incorrecta más allá del dolor, se pueden formar cicatrices, nuevas adherencias y un anillo de fibrosis característico de la parafimosis.

3. Cirugía para la fimosis

Cuando el tratamiento anterior no es suficiente, se puede realizar una cirugía para la fimosis llamada circuncisión, preferiblemente después de los 2 años de edad. La cirugía puede ser hecha retirando completamente la capa de piel que recubre el glande. Además de retirar la piel, el médico podrá realizar un corte que libera el frenillo corto del pene. 

La cirugía para la fimosis no puede ser realizada en situaciones como dificultad en la coagulación sanguínea, infección en la región, o en caso de anormalidades en el pene como hipospadia o pene oculto, porque en estos casos puede ser necesario aprovechar la piel del prepucio para la reconstrucción de otros tejidos de la región genital. Después de que estas condiciones estén controladas, se puede realizar la cirugía para la fimosis.

4. Colocación de anillo plástico

La colocación del anillo de plástico se realiza a través de una cirugía rápida, que dura alrededor de 10 a 30 minutos y no necesita anestesia. El anillo se introduce alrededor del glande y debajo del prepucio, pero sin apretar la punta del pene. Con el paso del tiempo, el anillo va cortando la piel y liberando su movimiento, cayendo al cabo de unos 10 días.

Durante el período en que se usa el anillo, es normal que el pene se enrojezca y se hinche, pero no interfiere para orinar. Además de esto, este tratamiento no necesita curativos, siendo utilizada sólo una pomada anestésica y lubricante para facilitar la recuperación.

Fimosis femenina

Qué es la Fimosis y cómo tratar

La fimosis también puede afectar a las niñas, llamándose en este caso fimosis femenina, que suele ocurrir cuando hay adherencia entre los pequeños labios de la vagina, que tapan por completo la abertura vaginal. El tratamiento para la fimosis femenina consiste en la aplicación de pomada con estrógeno que generalmente resuelve el problema.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...