Tratamiento para la fimosis: ¿pomada o cirugía?

Existen varias formas de tratamiento para la fimosis que deben ser evaluadas y orientadas por el urólogo o el pediatra de acuerdo con el grado de fimosis. Para los casos más leves, pueden ser utilizados solo ejercicios simples y pomadas, mientras que para los más graves, puede ser necesaria la realización de cirugía. 

La fimosis es la incapacidad para retraer la piel del pene para exponer el glande, lo que crea la sensación de que existe una especie de anillo en la punta del pene que impide que la piel se deslice normalmente. Luego del nacimiento, es común que los bebés tengan este tipo de problema; sin embargo, la piel del pene suele aflojarse de forma espontánea hasta los 3 años de edad. Cuando no es tratada, la fimosis puede estar presente hasta la edad adulta y aumentar el riesgo de infecciones. 

Conozca cómo identificar la fimosis y cómo confirmar el diagnóstico

Tratamiento para la fimosis: ¿pomada o cirugía?

Las principales opciones de tratamiento para la fimosis son las siguientes:

1. Pomadas para fimosis

Para tratar la fimosis infantil, puede ser aplicada una pomada con corticosteroides, como la betametasona (Betnovate), que actúa suavizando el tejido del prepucio y adelgazando la piel, lo que facilita el movimiento y la limpieza del pene. 

Por lo general, esta pomada es aplicada 2 veces al día, de 6 semanas a varios meses, según la orientación del pediatra. 

2. Ejercicios

La ejecución de ejercicios en el prepucio debe estar siempre orientada por un pediatra o urólogo, estos consisten en intentar mover la piel del pene lentamente, estirando y encogiendo el prepucio sin forzarlo o causar dolor. Estos ejercicios deben ser realizados durante 1 minuto aproximadamente, 4 veces al día, por un período de al menos 1 mes para obtener resultados. 

3. Cirugía

La cirugía para fimosis, conocida como circuncisión, consiste en la eliminación del exceso de piel del prepucio con la finalidad de facilitar la limpieza del pene y disminuir el riesgo de infecciones. 

La cirugía es realizada por un urólogo pediátrico, dura alrededor de 1 hora e incluye el uso de anestesia general; esta cirugía está recomendada en niños entre los 7 y 10 años de edad. La hospitalización puede durar alrededor de 2 días, pero el niño puede volver a la rutina normal 3 o 4 días después de la cirugía, teniendo el cuidado de evitar deportes o juegos que causen impacto en la región durante un período de 2 a 3 semanas. 

4. Colocación de anillo plástico

La colocación del anillo de plástico es llevada a cabo mediante una cirugía menor, la cual dura de 10 a 30 minutos y no necesita anestesia. El anillo es introducido alrededor del glande y por debajo del prepucio, pero sin apretar la punta del pene. Con el paso del tiempo, el anillo va cortando la piel y permitiendo su movimiento, para caerse luego de 10 días aproximadamente. 

Durante el período del uso del anillo, es normal que el pene presente enrojecimiento e hinchazón. Por otra parte, este dispositivo no entorpece la micción. Asimismo, el tratamiento no requiere de curas ni apósitos, y solo se debe utilizar una pomada anestésica y lubricante para facilitar la recuperación. 

Posibles complicaciones de la fimosis

Cuando no es tratada, la fimosis puede causar diversas complicaciones, como infecciones urinarias frecuentes, infecciones en el pene, aumento de los riesgos de contagio de enfermedades de transmisión sexual y dolor y sangrado durante el contacto íntimo. Además, también puede aumentar el riesgo de cáncer de pene. 

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • MINISTÉRIO DA SAÚDE. Fimose: o que é, diagnóstico, causas, sintomas e cirurgia. Disponible en: <https://saude.gov.br/saude-de-a-z/fimose>. Acceso en 04 Mar 2020
  • SHAHID, Sukhbir K. Review article: Phimosis in Children. ISRN Urology. 2012
  • LOURENÇÃO, Pedro Luiz T. A. et al. Tempo de observação e resolução espontânea de fimose primária em crianças. Rev Col Bras Cir. Vol 44. 5 ed; 505-510, 2017
Más sobre este tema: