Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es la fimosis infantil, síntomas y tratamiento

La fimosis es la incapacidad de retraer la piel del pene para exponer el glande, que crea la sensación de que hay un anillo en la punta del pene que impide que la piel se deslice normalmente. Después del nacimiento, es común que los bebés tengan este tipo de problema, pero hasta los 3 años de edad la piel del pene suele liberarse espontáneamente, pasando a funcionar de manera normal.

Existen varias formas de tratamiento, que deben ser evaluadas y orientadas por el urólogo, pediatra o cirujano pediátrico, de acuerdo con el grado de fimosis. Para los casos más leves se pueden realizar pequeños ejercicios, además de la colocación de pomadas, mientras que para los más graves, puede ser necesario realizar una cirugía.

Qué es la fimosis infantil, síntomas y tratamiento

Principales síntomas

Los principales síntomas de la fimosis son:

  • Dificultad al orinar, con dolor o ardor;
  • Dolor durante la erección;
  • Secreciones en el pene, con mal olor;
  • Dificultad para controlar las ganas de orinar durante la noche;
  • Sangrado, especialmente al forzar la piel.

Es importante recordar que la fimosis no impide el crecimiento y desarrollo normal del pene, pero debe tratarse para evitar complicaciones como infecciones graves en la región, por la dificultad para limpiar el glande, 

Opciones de tratamiento para la fimosis

El tratamiento para la fimosis se realiza de acuerdo a la gravedad de los síntomas, pudiendo incluir:

1. Aplicación de pomada

Para tratar la fimosis infantil el médico podrá recomendar como primer paso de tratamiento, la colocación de una crema con corticosteroides como la betametasona, que actúa reblandeciendo el tejido del prepucio, haciendo que la piel se vuelva más final, facilitando así su retracción y la limpieza del glande.   

Generalmente, el pediatra, cirujano pediátrico o urólogo indican esta pomada 1 o 2 veces al día, preferiblemente después del baño, por un período de 6 semanas inicialmente. Posteriormente se debe acudir nuevamente a la consulta médica, donde se evaluará nuevamente y podrá o no indicar la pomada por unas semanas más. 

2. Ejercicios en el prepucio

La realización de ejercicios en el prepucio debe ser siempre indicado por el pediatra o por el urólogo y consiste en intentar retraer la piel del pene lentamente, estirando y encogiendo el prepucio sin forzar o causar dolor. Estos ejercicios se deben realizar durante aproximadamente 1 minuto, 4 veces al día, durante un período de al menos 1 mes para obtener mejorías, lo ideal es realizar durante el baño para evitar causarle daño al niño o al bebé.

3. Cirugía

La cirugía para la fimosis, también conocida como circuncisión, consiste en la extracción del exceso de piel para facilitar la higiene del pene, disminuir el riesgo de infecciones y mejorar el desempeño sexual.

La cirugía es hecha por un urólogo o cirujano pediátrico y tiene una duración aproximada de 1 hora, incluye el uso de anestesia general, siendo recomendada en los niños entre los 7 y 10 años de edad. La hospitalización es de 24 a 48 hrs y el paciente puede volver a su rutina normal 3 o 4 días después de la cirugía, teniendo el cuidado de evitar deportes o juegos que causen impacto en la región durante un período de 2 a 3 semanas.

Qué es la fimosis infantil, síntomas y tratamiento
Qué es la fimosis infantil, síntomas y tratamiento

4. Colocación de anillo plástico

La colocación del anillo de plástico se realiza a través de una cirugía rápida, que dura alrededor de 10 a 30 minutos y no necesita anestesia. El anillo se introduce alrededor del glande y debajo del prepucio, pero sin apretar la punta del pene. Con el paso del tiempo, el anillo va cortando la piel y liberando su movimiento, cayendo al cabo de unos 10 días.

Durante el período en que se usa el anillo, es normal que el pene se enrojezca y se hinche, pero no interfiere para orinar. Además de esto, este tratamiento no necesita curativos, siendo utilizada sólo una pomada anestésica y lubricante para facilitar la recuperación.

Posibles complicaciones de la fimosis

Cuando no se trata, la fimosis puede causar complicaciones como infecciones urinarias frecuentes, infecciones en el pene, aumento de las posibilidades de contagiar enfermedades de transmisión sexual, dolor y sangrado durante el contacto íntimo y aumento del riesgo de cáncer de pene.

Cómo evitar la fimosis

Cuando la fimosis ocurre en el nacimiento, no es posible prevenirlo, pero a lo largo de la vida es muy importante mantener una higiene correcta del pene todos los días con agua y jabón neutro, limpiando toda la región bajo la piel para que no acumule suciedad y secreciones, convirtiéndose en una fimosis.

Para evitar agravar el problema es importante aumentar la frecuencia con la que se limpia la región y acudir al médico para iniciar el tratamiento.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje