Dolor al defecar: 5 causas y cómo aliviarlo

Actualizado en enero 2024

El dolor al evacuar generalmente ocurre debido al estreñimiento o una fisura anal, pero también puede ser causado por hemorroides e indicar enfermedades más graves, como absceso anal.

El dolor al evacuar puede acompañarse de otros síntomas, como sangre en las heces, malestar o hinchazón en la región anal, heces duras o fiebre.

En caso de dolor al evacuar, especialmente si fuera frecuente o se encuentra acompañado de otros síntomas, es recomendado acudir a un médico general, gastroenterólogo o proctólogo para que realice una evaluación clínica e indique el tratamiento más adecuado, que puede incluir mejorar hábitos alimentarios, utilizar pomadas cicatrizantes o la realización de una cirugía, por ejemplo.

Imagem ilustrativa número 1

Causas de dolor al defecar

Las principales causas de dolor al defecar pueden ser originadas por alteraciones en la zona anal o enfermedades, como:

1. Hemorroides

Las hemorroides pueden causar dolor al evacuar, y normalmente es acompañada de otros síntomas, como sangre en las heces, picor, sensación de ardor y malestar en la región anal. Cuando la hemorroide aparece en la región externa del ano, también es posible una ligera hinchazón en la zona

Qué hacer: lo ideal es consultar a un proctólogo para confirmar la presencia de la hemorroide e iniciar el tratamiento adecuado, que normalmente se realiza con la aplicación de pomadas, como Proctosa o Proctyl, por ejemplo. Conozca más sobre las pomadas para las hemorroides. 

Conozca más sobre las hemorroides en el siguiente video:

2. Estreñimiento

En el caso de personas con estreñimiento, el dolor al evacuar es muy frecuente, no solo debido a que necesitan realizar más esfuerzo, sino porque las heces son muy duras, pudiendo lesionar la región anal. Por ello, es común la presencia de pequeñas manchas de sangre en el papel higiénico, las cuales surgen por el sangrado de estas heridas.

Qué hacer: la mejor forma de tratar el estreñimiento es por medio de una alimentación rica en fibras, realizar ejercicio físico de forma regular y beber, por lo menos 2 litros de agua al día. Sin embargo, cuando estas medidas no funcionan, puede ser necesario el uso de un laxante prescrito por el médico para hacer más suaves las heces y permitir su paso ligero por el recto y el ano. 

3. Fisura anal

La fisura anal es una herida pequeña que puede surgir en la zona anal, presentándose cuando hay un trauma en la zona, como cuando se limpia en ano excesivamente, heces muy duras o debido a otras enfermedades como la enfermedad de Crohn, por ejemplo. 

Aunque la fisura anal pueda producir una sensación de ardor durante el día, el dolor generalmente es mayor al evacuar, debido al paso de las heces. Debido a que se trata de una herida, tiene mayor riesgo de infectarse, lo cual puede terminar causando inflamación de la región y dolor intenso durante el día. Vea otras causas de ardor en el ano.

Qué hacer: la fisura puede cicatrizar de forma natural sin que sea necesario un tratamiento. Sin embargo, al tener un mayor riesgo de infectarse, se recomienda mantener una higiene íntima adecuada. Por eso, es importante lavar la región con abundante agua cada vez que sea posible. Conozca más sobre el tratamiento para la fisura anal.

De igual forma, pueden indicarse la aplicación de pomadas cicatrizantes, como lidocaína + hidrocortisona cicatrizantes, o uso de analgésicos para aliviar el dolor, como dipirona, o el uso de laxantes, como lactulosa o aceite mineral, además de recomendarse tener una alimentación rica en fibras y un consumo abundante de líquidos durante el día, ya que de esta forma podrá evitarse el endurecimiento de las heces. El uso de diltiazem en pomada al 2 %, bajo indicación médica, también puede ayudar.

4. Absceso perianal

El absceso perianal es la acumulación de pus por debajo de la piel, junto a la región anal. Este absceso generalmente se produce debido a la obstrucción de las glándulas que se encuentran alrededor de la región anal y, a pesar de que pueda producir muchas molestias y dolor, el tratamiento se realiza por medio de una pequeña cirugía. Vea las causas del absceso perianal.

El absceso perianal se caracteriza por la evolución de la inflamación, la cual aumenta con el tiempo y puede adoptar un color rojizo y producir mucho dolor, además que puede acompañarse de fiebre. Al inicio, los síntomas pueden ser muy leves y aumentar al momento de evacuar, sin embargo, también es común que el dolor empeore, afectando las actividades diarias, como sentarse y hacer esfuerzos.

Qué hacer: el único tratamiento del absceso consiste en la realización de una pequeña intervención quirúrgica para drenar el pus en su interior. Por ello, en caso de haber sospecha se aconseja consultar a un proctólogo para confirmar el diagnóstico y agendar la cirugía. 

5. Endometriosis intestinal

Cuando el dolor al evacuar se produce durante la menstruación o es muy intenso durante este período, puede indicar endometriosis intestinal. La endometriosis consiste en el crecimiento del tejido similar al que se encuentra en las paredes del útero en otros lugares del cuerpo. Normalmente, este tipo de tejido se inflama durante la menstruación debido al efecto de las hormonas, por lo que en caso de encontrarse en el intestino, puede producir dolor abdominal intenso durante este período, el cual puede empeorar al evacuar.

En estos casos, además de dolor, también puede haber estreñimiento, cólicos intensos y sangrado en las heces, por ejemplo. 

Qué hacer: el tratamiento de la endometriosis normalmente es tratado por el ginecólogo, el cual es el profesional indicado para evaluar y realizar el tratamiento más adecuado, pudiendo ser por medio de medicamentos o la realización de cirugía. Conozca más sobre la endometriosis intestinal y cómo se trata.

Cuando acudir al médico

En la mayoría de los casos, el dolor al evacuar no indica un problema grave, pero se recomienda acudir con un proctólogo para que indique el tratamiento más adecuado, especialmente si se producen síntomas, como:

  • Fiebre superior a 38 °C;
  • Sangrado excesivo al evacuar;
  • Dolor intenso que imposibilita sentarse o caminar;
  • Enrojecimiento o inflamación excesiva de la zona.

En casos más raros, algunos tipos de cáncer, como el de recto o de próstata, también pueden producir dolor al evacuar, por lo que es importante acudir con el médico para descartar algún problema grave. 

Vídeos relacionados