¿El diabético puede tomar cerveza?

Actualizado en mayo 2023
Evidencia científica

El diabético debe evitar el consumo de cerveza porque, en general, la ingesta de bebida alcohólicas puede causar un aumento o disminución de los niveles de azúcar en la sangre, es decir, una hiperglucemia o hipoglucemia.

Además, el consumo de bebidas alcohólicas estimula el apetito, ocasionando la ingestión excesiva de alimentos, provocando el aumento de peso.

Sin embargo, cuando la diabetes se encuentra controlada y el médico lo permite, la persona podría consumir cerveza con moderación.

Imagem ilustrativa número 1

Principales riesgos de tomar cerveza

Los principales riesgos de tomar cerveza en la diabetes son:

  • Hiperglucemia: debido a que tiene buenas cantidades de carbohidratos, la cerveza puede causar hiperglucemia, que es un aumento en los niveles de glucosa en sangre. Además, el alcohol puede causar deshidratación, lo que también puede provocar un aumento de los niveles de azúcar en la sangre;

  • Hipoglucemia: el alcohol presente en la cerveza se metaboliza en el hígado, y mientras ocurre este proceso, se inhibe la producción de glucosa, lo que puede provocar hipoglucemia, que es la reducción de los niveles de azúcar por debajo de lo normal;

  • Aumento de peso: por ser una bebida rica en calorías, la cerveza puede provocar aumento de peso, además de aumentar el riesgo de acumulación de grasa a nivel abdominal;

  • Aumento de los triglicéridos y de la presión arterial.

El alcohol presente en la cerveza también puede interactuar con la insulina o con la medicación para la diabetes, alterando sus efectos en el organismo.

Además, debido a que muchos síntomas de hipoglucemia, como dificultad para hablar, somnolencia, confusión mental o dificultad para caminar, también son síntomas de embriaguez, pudiendo ser difícil diferenciarlos.

Cantidad máxima de cerveza en la diabetes

La cantidad máxima de cerveza que puede beber un diabético al día es:

  • Hombres: hasta 2 dosis, lo que equivale a 710 ml de cerveza por día;
  • Mujeres: hasta 1 dosis, lo que equivale a 355 ml de cerveza por día.

La cantidad máxima de otras bebidas que también pueden consumir los diabéticos incluyen 150 ml de vino por día o 45 ml de bebidas destiladas, como whisky o vodka con 40% de alcohol por día. Estas cantidades se calculan para las mujeres. En el caso de los hombres, se puede considerar el doble de las cantidades antes mencionadas.

¿El diabético puede beber cerveza 0% Alcohol?

Los diabéticos pueden beber cerveza sin alcohol, ya que esta versión no interfiere en la producción de glucosa, manteniendo equilibrados los niveles de azúcar en sangre y evitando hipoglucemias.

Sin embargo, la cerveza sin alcohol todavía contiene azúcar y, por lo tanto, también debe consumirse con moderación para evitar elevar los niveles de glucosa en sangre y aumentar de peso.

¿Existe cerveza sin azúcar?

Debido a que la cerveza se produce con cereales, como la malta y la cebada, la cerveza contiene el azúcar que se produce naturalmente a través de la fermentación de estos alimentos. Además, algunas cervezas también pueden tener azúcar añadido para variar el sabor, pudiendo contener azúcar de mesa, jarabe de maíz o miel, por ejemplo.

El contenido de azúcar presente en la cerveza varía según cada tipo de bebida. La cerveza regular tiene 0 g de azúcar en cada 355 ml. La cerveza light puede contener 0,3 g de azúcar en cada 355 ml. Mientras que la cerveza sin alcohol tiene alrededor de 8 g de azúcar en cada 355 ml.

Consejos para consumir cerveza en la diabetes

Algunos consejos para consumir cerveza de forma segura en la diabetes son:

  • No tomar más de 2 tragos por día para hombres y 1 trago por día para mujeres;
  • Tomar lentamente;
  • Comer o merendar antes o después de beber cerveza;
  • Evitar beber constantemente;
  • Nunca reemplazar una comida con cerveza.

Además, también es importante medir la glucosa en sangre, antes y después de beber cerveza, especialmente antes de acostarse.

Es importante recordar que el consumo de cerveza solo debe hacerse cuando los niveles de glucosa están controlados y bajo la orientación del médico.