Conización cervical: procedimiento, recuperación y complicaciones

marzo 2022

La conización del cuello del útero es una pequeña cirugía en la cual un pedazo del cuello uterino, en forma de cono, es retirado para ser evaluado en el laboratorio. La conización sirve para hacer la biopsia del cuello del útero cuando existe alguna alteración identificada, confirmando o descartando el diagnóstico de cáncer, pero también puede servir como tratamiento, en caso de que se remueva todo el tejido afectado. 

Además, este procedimiento también puede hacerse en mujeres con síntomas semejantes a los del cáncer de cuello de útero, como sangrado anormal, dolor pélvico constante o flujo con mal olor, incluso aunque no se visualicen las alteraciones en el tejido.

Conozca los síntomas de cáncer de cuello uterino. 

Cómo se hace la conización

La conización del cuello del útero es bastante simple y rápida, teniendo una duración de aproximadamente 15 minutos. Este procedimiento se realiza en el consultorio del ginecólogo bajo anestesia local, por lo que no causa dolor y la mujer puede volver a casa el mismo día, sin necesidad de hospitalización.

Durante el examen, la mujer es colocada en posición ginecológica y el médico pone el espéculo para observar el cuello del útero. Después, usando un pequeño láser o un aparato semejante a un bisturí, el médico retira una muestra de aproximadamente 2 cm, que será analizada en el laboratorio. Al final, se colocan algunas compresas en la vagina para interrumpir el sangrado que se produce, las cuales son removidas antes de que la mujer regrese a casa. 

Cómo es la recuperación

Aunque la cirugía sea relativamente rápida, la recuperación después de la conización puede tardar hasta 1 mes, durante ese tiempo, la mujer debe evitar el contacto íntimo con su pareja y mantener reposo por lo menos 7 días, permaneciendo acostada y evitando levantar objetos pesados. 

Durante el postoperatorio de esta intervención es normal que haya pequeños sangrados oscuros, por lo que no debe alarmarse. Sin embargo, la mujer debe estar siempre atenta a señales de una posible infección, como olor fétido, flujo amarillento o verdoso, y fiebre. En caso de que estos síntomas se encuentren presentes, debe acudir al hospital o volver con el ginecólogo. 

La actividad física más intensa, como ir al gimnasio, puede retomarse al cabo de 4 semanas o de acuerdo a las indicaciones del médico. 

Posibles complicaciones

La principal complicación después de una conización es el riesgo de hemorragia, por lo que a pesar de haber regresado a casa, la mujer debe permanecer atenta al surgimiento de sangrado abundante y de color rojo vivo, ya que puede indicar una hemorragia. 

Además, el riesgo de infección también es bastante elevado después de la conización. Por eso, debe mantenerse alerta ante señales como:

  • Flujo vaginal verdoso o con mal olor;
  • Dolor en la región inferior de la barriga;
  • Malestar o comezón en la región vaginal;
  • Fiebre por arriba de 38ºC.

Otra de las posibles complicaciones de la conización, pero que no es tan frecuente, es el desarrollo de una insuficiencia del cuello uterino durante el embarazo, haciendo que la mujer tenga el cuello del útero disminuido o abierto, causando dilatación que puede llevar al inicio del trabajo de parto prematuro, poniendo en riesgo la vida del bebé. 

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em marzo de 2022. Revisión médica por Drª. Sheila Sedicias - Ginecóloga, em marzo de 2019.

Bibliografía

  • HEALTH LINK BC. Cone Biopsy (Conization) for Abnormal Cervical Cell Changes. Disponível em: <https://www.healthlinkbc.ca/health-topics/hw27835>. Acceso en 22 jun 2021
  • STATPEARLS. Conization Of Cervix. 2021. Disponível em: <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK441845/>. Acceso en 22 jun 2021
Revisión médica:
Drª. Sheila Sedicias
Ginecóloga
Mastóloga y ginecóloga formada por la Universidad Federal de Pernambuco en 2008, bajo el registro profesional en el colegio de médicos CRM PE 17459.