Ectropión cervical: qué es, principales síntomas y tratamiento

El ectropión cervical, conocida también erosión cervical o ectopia cervical, es una herida que ocurre a nivel del cuello uterino debido a la inflamación de las células cervicales que se encuentran en esta región. Esta herida puede surgir por alergias, infecciones e inclusive por como consecuencia de cambios hormonales a lo largo de la vida de la mujer. 

La presencia de herida en el cuello uterino no siempre produce síntomas sin embargo, en algunos casos puede haber flujo vaginal, cólicos y sangrados, siendo importante consultar al ginecólogo para que se realice el diagnóstico e inicie el tratamiento más adecuado, que normalmente incluye medicamentos, pomadas o la realización de cauterización.

Ectropión cervical: qué es, principales síntomas y tratamiento

Principales síntomas

En la mayoría de los casos, la herida en el útero no conduce a la manifestación de síntomas, siendo diagnosticado durante la realización de exámenes ginecológicos de rutina. Sin embargo, en algunos casos es posible observar algunos síntomas debido a la inflamación del cuello uterino, siendo los principales:

  • Flujo vaginal amarillento, blanco o verdoso;
  • Cólicos;
  • Malestar en la zona pélvica;
  • Comezón;
  • Ardor al orinar;
  • Sangrado vaginal después de la relación sexual, en algunos casos.

Es importante que ante la presencia de estos síntomas se consulte al médico, ya que de esta forma es posible que se realice una evaluación del cuello uterino y se indiquen los exámenes más adecuados para diagnosticar la causa de herida en el útero.

Por ello, el diagnóstico se realiza principalmente a través de los exámenes de papanicolau y colposcopia, en que se observan el útero y la herida, siendo posible evaluar su tamaño y otras características.

Ectropión cervical: qué es, principales síntomas y tratamiento

Principales causas del ectropión cervical

Las causas de la ectopia cervical no son totalmente conocidas, pero pueden estar asociado a inflamaciones e infecciones no tratadas, tales como:

  • Alteraciones de las hormonas en la niñez, la adolescencia o la menopausia;
  • Alteraciones del útero durante el embarazo;
  • Lesión después del parto;
  • Alergia a los componentes del condón o a los tampones higiénicos;
  • Candidiasis de repetición o no tratada;
  • Infecciones como VPH, Clamidia, Candidiasis, Sífilis, Gonorrea, Herpes.

Es importante que la causa de la herida en el útero sea identificada, ya que de esta forma es posible que el médico indique el tratamiento más adecuado, previniendo el empeoramiento de los síntomas, el surgimiento de complicaciones y el contagio del agente infeccioso, en caso de que la herida haya sido causada por infecciones de transmisión sexual.

¿El ectropión cervical impide el embarazo?

Esta herida en el cuello del útero puede obstaculizar a aquellas mujeres que deseen quedar embarazadas porque altera el pH de la vagina y los espermatozoides no logran llegar al útero, o porque las bacterias pueden llegar a las trompas de falopio y causar una enfermedad inflamatoria pélvica. Sin embargo, las lesiones leves generalmente no obstaculizan el proceso para quedar embarazada.

Esta enfermedad también puede ocurrir durante el embarazo, lo que es común debido a los cambios hormonales en este período y debe ser tratada lo más rápido posible, ya que la inflamación y la infección pueden llegar al interior del útero, al líquido amniótico y al bebé, causando riesgo de aborto, parto prematuro, e incluso infección del bebé, que puede tener complicaciones como retraso del crecimiento, dificultad respiratoria, alteraciones en los ojos y oídos. 

¿El ectropión cervical puede convertirse en cáncer?

El ectropión cervical generalmente no causa cáncer, y se resuelve con el tratamiento. Sin embargo, en algunos casos en el que las heridas tienen un crecimiento rápido, y cuando el tratamiento no se realiza adecuadamente, el riesgo de convertirse en cáncer es mayor.

Además de esto, la probabilidad de que una herida en el útero se convierta en cáncer es mayor cuando es causada por el virus del VPH. El cáncer es confirmado a través de la biopsia realizada por el ginecólogo, y el tratamiento deberá iniciarse tan pronto como se confirme el diagnóstico con cirugía y quimioterapia.

Ectropión cervical: qué es, principales síntomas y tratamiento

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la herida en el útero debe estar orientado por el ginecólogo de acuerdo a los síntomas manifestados por la mujer y su gravedad, características de la herida y su causa, pudiendo indicarse el uso de medicamentos en cremas, pomadas, pastillas o la realización de cauterización, por ejemplo. 

Además, la mujer que tiene una herida en el útero tiene mayor riesgo de contagiarse de enfermedades, por lo que debe tener mayores cuidados, como el uso de preservativo y la vacuna contra el VPH.

Para identificar una lesión lo antes posible y disminuir los riesgos para la salud, es importante que todas las mujeres acudan a consulta con un ginecólogo por lo menos 1 vez al año, y siempre que haya síntomas como flujo, acudir de inmediato con el médico.

1. Medicamentos

El ginecólogo puede indicar el uso de algunas pomadas ginecológicas con propiedades antisépticas, hormonales o regenerantes, como policresuleno, clostebol y neomicina, por ejemplo, que ayudan a cicatrizar la lesión, debiendo aplicarse diario, especialmente durante la noche, antes de acostarse. 

Además, en los casos en que las heridas sean causadas por infecciones del cuello uterino, como en el caso de la clamidia, candidiasis, sífilis, gonorrea y herpes, por ejemplo, puede indicarse el uso de antibióticos, antifúngicos o antivirales que pueden tomarse en comprimidos o aplicarse en pomada.

2. Cauterización

En algunos casos, la pomada no es suficiente para la cicatrización de la herida, siendo necesario un procedimiento llamado cauterización, que puede realizarse para remover el tejido inflamado y permitir que el útero cicatrice con una piel saludable. De acuerdo al tipo de lesión y su gravedad, el médico puede indicar la realización de:

  • Cauterización a través de crioterapia, que es una quemadura hecha con frío y químicos, para remover el tejido inflamado;
  • Electrocauterización, que es un procedimiento en que las células son removidas con una corriente eléctrica, a través de la electricidad o láser.

Estas técnicas son frecuentemente utilizadas para tratar inflamaciones más graves de cuello uterino, como cervicitis, quistes, lesiones causadas por el virus de VPH o lesiones que tienen riesgo de volverse cáncer de cuello de útero.

La cicatrización de la herida tarda entre 2 a 3 semanas y, durante ese tiempo se debe evitar el contacto íntimo para facilitar la recuperación y no tener complicaciones, además de ser fundamental tener una higiene íntima diaria, usando agua corriente y jabón neutro, secando bien la zona y optando por ropa interior de algodón.

3. Tratamiento natural

El tratamiento natural puede ser indicado por el ginecólogo con el objetivo de complementar el tratamiento ya indicado y puede ayudar a acelerar la recuperación. De esta forma puede recomendar un té con hojas de guayaba, ya que esta planta posee propiedades antibióticas y cicatrizantes que ayudan a la recuperación uterina.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: