Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Transmisión del herpes genital: Cómo se contagia y cómo evitarlo

El herpes genital se transmite al entrar en contacto directo con las ampollas o úlceras con líquido presente en los genitales, los muslos o el ano. Esta enfermedad suele causar síntomas como dolor, ardor y comezón en la región genital. 

El herpes es una infección de transmisión sexual (ITS), y por este motivo la mayoría de los casos se transmite a través de las relaciones sexuales. Sin embargo, también puede transmitirse a través de la boca o de las manos que hayan estado en contacto directo con las heridas causadas por el virus.

Además de esto, en algunos casos la transmisión el contagio del virus podría ocurrir inclusive cuando no hay síntomas presentes de la enfermedad, al tener contacto íntimo sin condón con una persona que portadora del virus, sin embargo, no es común que esto ocurra. Si tiene herpes o si su pareja es portadora de herpes genital, debe hablar con el médico para definir estrategias para evitar contagiar a su pareja. 

Transmisión del herpes genital: Cómo se contagia y cómo evitarlo

Cómo saber si tengo herpes genital

El diagnóstico del herpes genital, generalmente se realiza a través de la observación de las ampollas o las heridas con líquido por el médico, el cual también podría tomar una muestra de la herida a través de un raspado para que el líquido sea analizado en el laboratorio, o puede pedir la realización de un examen de sangre específico que ayuda a detectar el virus. 

Cómo evitar el contagiarse

El herpes genital es una ITS que puede adquirirse fácilmente, sin embargo, existen algunos cuidados que pueden evitar contagiarse con la enfermedad, como por ejemplo:

  • Utilizar siempre condón en todas las relaciones sexuales;
  • Evitar el contacto con fluidos de la vagina o del pene de personas portadoras del virus;
  • Evitar el contacto sexual si su pareja tiene picazón, enrojecimiento o incluso heridas con líquido en los genitales, los muslos o el ano;
  • Evitar practicar sexo oral, principalmente cuando la pareja presenta síntomas de herpes labial, como enrojecimiento o ampollas alrededor de la boca o de la nariz, ya que aunque el herpes labial y genital pueden ser de diferentes tipos, pueden transferirse de una región a otra;
  • Intercambiar diariamente las toallas y las sábanas de la cama, se debe evitar compartir la ropa íntima o las toallas con un individuo infectado con el virus;
  • Evitar compartir productos de higiene como jabón o esponjas de baño, cuando el compañero tiene enrojecimiento o heridas con líquido en la región de los genitales, los muslos o el ano.

Estas medidas ayudan a reducir las probabilidades de contagiarse con el virus del herpes, pero no son una garantía de que no contraerá el virus, ya que las distracciones y los accidentes pueden ocurrir. Además de esto, las personas portadoras del herpes genital deben tener estos mismos cuidados para evitar transmitir el virus a otras personas.

Cómo se realiza el tratamiento 

El tratamiento del herpes genital se realiza con el uso de antivirales como Aciclovir o Valaciclovir, que disminuyen la replicación del virus en el cuerpo, ayudando así a disminuir la replicación del virus en el cuerpo y sanar las ampollas o heridas, haciendo con que los episodios de la enfermedad se curen más rápido. 

Además de esto, en el tratamiento también se pueden utilizar hidratantes o anestésicos locales, para ayudar a hidratar la piel y anestesiar la zona afectada, aliviando así el dolor, la molestia y la comezón causados ​​por el virus.

El herpes no tiene cura, ya sea genital o labial, debido a que no es posible eliminar el virus del organismo, y si tratamiento se realiza cuando están presentes las ampollas o las úlceras en la piel. 

Herpes genital en el embarazo

El herpes genital en el embarazo puede ser un problema, ya que el virus puede ser transmitido al bebé durante el embarazo o durante el parto, pudiendo provocar problemas graves como aborto o retrasos en el crecimiento del bebé. Además de esto, si durante el embarazo la embarazada tiene algún episodio de herpes después de las 34 semanas de gestación, el médico podrá recomendar la realización de una cesárea para disminuir el riesgo de transmisión del virus al bebé.

Por este motivo las embarazadas que sepan que son portadoras del virus, debe hablar con su obstetra sobre las posibilidades de transmitir el virus a su bebé.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje