Brote psicótico: qué es, síntomas, causas y tratamiento

El brote psicótico es una alteración temporal del estado mental en que puede haber síntomas como confusión, alucinaciones o delirios. En los casos más graves, puede haber agitación y agresividad, que pueden poner la vida de la persona en riesgo.

Generalmente, el brote psicótico es causado por enfermedades psiquiátricas, como esquizofrenia o trastornos psicóticos. Sin embargo, también puede haber otras enfermedades, como infecciones o hipertiroidismo, o el uso de drogas ilícitas, por ejemplo. Vea cómo identificar el uso de drogas ilícitas.

En caso de sospecha de brote psicótico, es importante acudir con un médico general o psiquiatra para que realice una evaluación. Independientemente de la gravedad, la identificación de la causa es fundamental para iniciar el tratamiento más adecuado y evitar nuevos brotes.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los principales síntomas de brote psicótico son:

  • Agitación, inquietud y/o agresividad;
  • Tristeza o llanto excesivo sin motivo aparente;
  • Pensar que se está siendo perseguido;
  • Creer que se está siendo observado o escuchado;
  • Creer que se es capaz de hacer cosas físicamente imposibles;
  • Ver, escuchar o sentir cosas que no existen;
  • Hablar cosas aparentemente sin sentido.

Normalmente, la persona que tiene un brote psicótico no sabe que está presentando uno, incluso cuando claramente no hay explicaciones para los síntomas. Además, durante el brote, el comportamiento generalmente es imprevisible y, en los casos más graves, puede poner la vida de la persona, o de otros alrededor, en riesgo.

En caso de que se produzca un brote psicótico es importante consultar a un psiquiatra lo antes posible para una evaluación. Sin embargo, en caso de síntomas como agitación, agresividad o que la vida esté en riesgo, se recomienda llamar a urgencias o acudir al servicio de emergencias más cercano.

Posibles causas

El brote puede ser causado por:

  • Enfermedades psiquiátricas, como trastorno bipolar o esquizofrenia;
  • Infecciones, como de tracto urinario o neumonía;
  • Desequilibrios metabólicos, como en hipertiroidismo o hipoglicemia;
  • Deficiencia de vitaminas como la B12 y ácido fólico;
  • Intoxicación por productos industriales, como plomo;
  • Medicamentos, como algunos antialérgicos, antiparkinsonianos y antidepresivos;
  • Alteraciones de minerales en la sangre;
  • Uso de drogas ilícitas;
  • Abstinencia de alcohol o medicamentos.

En caso de brote psicótico, es importante consultar a un psiquiatra o acudir a un servicio de urgencias para que se identifique la causa del brote e iniciar el tratamiento adecuado, que puede incluir desde el uso de antibióticos hasta medicamentos antipsicóticos.

Cómo se diagnóstica un brote psicótico

El diagnóstico de un brote psicótico normalmente es realizado por un médico general o psiquiatra, tomando en consideración los síntomas presentados y, algunas veces, la información obtenida de familiares y amigos.

Además, el médico puede recomendar la realización de exámenes de sangre y orina para identificar el posible uso de drogas; además de estudios de imagen como un electroencefalograma, tomografía o resonancia magnética para descartar otras posibles enfermedades o alteraciones cerebrales que puedan causar el brote.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para el brote psicótico generalmente es indicado por el médico general o psiquiatra y depende de la causa identificada, pudiendo incluir medidas como suspender los medicamentos causantes o el uso de antibióticos, por ejemplo.

Cuando el brote psicótico es causado por una enfermedad psiquiátrica, como esquizofrenia u otros trastornos psicóticos, el médico puede indicar medicamentos antipsicóticos, como haloperidol, olanzapina o risperidona, y benzodiazepinas. Conozca más sobre la esquizofrenia y cómo se realiza el tratamiento.

En caso de brote psicótico, también se recomienda la realización de terapia cognitivo conductual para ayudar a la persona y a sus familiares a lidiar con estos episodios.

Cómo ayudar a una persona con un brote psicótico

Para ayudar a una persona con un brote psicótico es importante:

  1. Garantizar la seguridad de la persona, asegurándose de que está en un lugar seguro, sin objetos u otras personas que puedan dañarlo;
  2. Conversar con respeto y comprensión, sin confrontar las ideas de la persona e intentando tranquilizarla para evitar que se ponga en riesgo a si misma o a otros;
  3. No gritarle a la persona y evitar ruidos altos, para prevenir que la persona con brote psicótico se agite o se ponga agresiva y actúe de forma impulsiva;
  4. Buscar ayuda de amigos y familiares para acompañar a la persona hasta que sea posible tener la ayuda de un médico;
  5. Consultar a un psiquiatra o acudir al servicio de urgencias lo antes posible.

Además, también es importante que las personas alrededor de quien tiene un brote estén seguras, en caso de que esta persona presente un tipo de amenaza. Por eso, en caso de síntomas como agitación o agresividad, se recomienda llamar a la emergencia médica o acudir al servicio de urgencia.

Cómo prevenir un brote psicótico

Para prevenir un brote psicótico es importante tratar enfermedades existentes, como esquizofrenia e hipertiroidismo, sean tratadas adecuadamente. En caso de consumo excesivo de alcohol, está indicado disminuir la ingesta bebidas alcohólicas.

Cuando hay consumo de drogas ilícitas se recomienda detener su uso y los medicamentos no deben usarse o suspenderse sin indicación del médico. Vea las principales opciones de tratamiento para el uso de drogas.