Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Aterosclerosis: qué es, síntomas, causas y tratamiento

La aterosclerosis es una enfermedad crónica que se caracteriza por un proceso inflamatorio que ocurre debido a la acumulación de placas de grasa en el interior de los vasos sanguíneos a lo largo de los años, lo que trae como resultado el bloqueo de flujo sanguíneo y favorece la aparición de complicaciones, como un infarto o accidente cerebrovascular (ACV). 

Las placas de grasa se pueden acumular en las arterias que irrigan a los riñones y otros órganos vitales, pudiendo perjudicar el funcionamiento de estos órganos. Estas placas están constituidas principalmente por colesterol malo (LDL), motivo por el cual es importante mantener los niveles de colesterol en el rango ideal a lo largo de la vida, a través de una dieta variada, equilibrada y baja en grasas, además, de practicar actividad física regularmente. 

Aterosclerosis: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Síntomas de la aterosclerosis

La aterosclerosis es una enfermedad cuyo desarrollo es silencioso y ocurre a lo largo de los años. Por esta razón, los signos y síntomas relacionados a la aterosclerosis surgen cuando el flujo de sangre se encuentra comprometido, pudiendo indicar isquemia en el órgano afectado. 

Los síntomas pueden variar de acuerdo a la arteria que está afectada, sin embargo de manera general puede surgir los síntomas que se mencionan a continuación:

  • Dolor y/o sensación de presión en el pecho; 
  • Dificultad para respirar;
  • Confusión mental;
  • Mareos;
  • Debilidad en los brazos o piernas;
  • Perdida temporaria de la visión en uno de los ojos; 
  • Aumento de la presión arterial;
  • Cansancio excesivo;
  • Signos y síntomas de fallo renal, como orina con olor fuerte y espumosa, temblores y calambres, por ejemplo;
  • Dolor de cabeza intenso.

Estos síntomas suelen surgir cuando la arteria ya se encuentra totalmente o casi bloqueada, alterando el suministro de oxígeno hacia los órganos y tejidos del cuerpo. Por esto, así que surjan síntomas que indique de la aterosclerosis es importante que la persona vaya al hospital para que se realice el diagnóstico y se inicie el tratamiento, evitando complicaciones. 

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de la aterosclerosis se debe realizar por el cardiólogo, por medio de exámenes como cateterismo y angiotomografía cardíaca. Además de eso, existen otros exámenes que pueden sugerir la presencia de aterosclerosis, como pruebas de esfuerzo, electrocardiograma, ecocardiograma y estudio de perfusión miocárdica, las cuales pueden identificar la presencia de enfermedad arterial coronaria, que posee como una de sus causas la aterosclerosis. 

El médico también podría indicar la realización de exámenes de laboratorio para evaluar el perfil lipídico, es decir, exámenes para evaluar la cantidad de colesterol HDL y LDL, triglicéridos, PCR y apolipoproteína. 

Aterosclerosis: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Principales causas

La aterosclerosis puede desarrollarse como consecuencia de diversas situaciones, pudiendo ser genética, debido al estilo de vida o como consecuencia del envejecimiento. Las principales causas de aterosclerosis son:

1. Alimentación poco saludable

El consumo frecuente de alimentos ricos en grasa como pasteles, galletas, alimentos industrializados o procesados, por ejemplo, aumenta los niveles de colesterol malo en la sangre, que puede acumularse en las paredes de las arterias, causando aterosclerosis. Con el paso del tiempo, el depósito de grasa en el interior de las arterias puede aumentar o bloquear completamente el paso de sangre, pudiendo causar un ACV o infarto.

2. Cigarro y alcohol

Fumar puede dañar las paredes de las arterias, haciéndolas más estrechas y menos elásticas. Además, fumar también disminuye la capacidad de la sangre para transportar oxígeno hacia el cuerpo, lo cual aumenta las posibilidades de que se forme un coágulo.

La ingesta excesiva de alcohol puede causar hipertensión y aumentar los niveles de colesterol en la sangre, aumentando el riesgo de desarrollar aterosclerosis.

3. Presión alta y diabetes

La presión alta también es una de las causas de aterosclerosis, ya que cuando hay hipertensión, las arterias tienen que hacer un mayor esfuerzo para bombear sangre, haciendo que las paredes de las arterias se dañen. La diabetes también puede favorecer esta condición debido al exceso de azúcar en la sangre que daña a las arterias.

4. Obesidad y sedentarismo

El exceso de peso u obesidad hacen que la persona tenga un mayor riesgo de desarrollar aterosclerosis, porque el riesgo de presentar presión alta, diabetes o colesterol es mayor. Además, el sedentarismo también contribuye al surgimiento de aterosclerosis porque la grasa se deposita con mayor facilidad en el interior de las arterias.

5. Antecedentes familiares

En caso de haber antecedentes de aterosclerosis en la familia, existe un mayor riesgo de desarrollarla, a pesar de que la persona tenga hábitos de vida saludables. La aterosclerosis es más frecuente en personas de la tercera edad, principalmente en hombres, y puede presentarse en cualquier vaso sanguíneo, siendo los principales las arterias coronarias, aorta, arterias cerebrales y de los brazos y piernas.

Aterosclerosis: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Tratamiento para la aterosclerosis 

El tratamiento para la aterosclerosis tiene como objetivo principal el restablecimiento del flujo sanguíneo, el cual puede lograrse por medio de remoción de las placas de grasa de las arterias, por medio de cirugía, angioplastia y/o el uso de medicamentos que se deben utilizar bajo orientación del cardiólogo. 

Los medicamentos que el médico puede recomendar son capaces de mejorar el flujo sanguíneo y, por consecuencia, la cantidad de oxígeno para que el corazón pueda regular los latidos cardíacos y disminuir el colesterol. Es importante que el tratamiento para la aterosclerosis se realice bajo vigilancia médica para así evitar el desarrollo de complicaciones como infartos, ACV e insuficiencia renal, por ejemplo. 

Independientemente del tratamiento recomendado por el médico, es importante cambiar los hábitos de vida, principalmente, los relacionados con la práctica de actividad física y a la alimentación para que disminuya la cantidad de colesterol malo circulante y el riesgo de desarrollar aterosclerosis, siendo de gran importancia evitar al máximo los alimentos grasosos. 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.

Bibliografía

  • NATIONAL HEART, LUNG AND BLOOD INSTITUTE. Atherosclerosis. Disponible en: <https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/atherosclerosis>. Acceso en 02 Ene 2020
  • CENTER FOR RESEARCH FOR INFLAMMATORY DISEASE. A Aterosclerose. Disponible en: <http://crid.fmrp.usp.br/site/2014/11/04/a-aterosclerose/>. Acceso en 01 Oct 2019
  • ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA. Aterosclerose: o que é, como prevenir. Disponible en: <http://www.anm.org.br/conteudo_view.asp?id=2392&descricao=ATEROSCLEROSE:+O+QUE+%C3%89,+COMO+PREVENIR>. Acceso en 01 Oct 2019
  • FILHO, Roberto Kalil; FUSTER, Valentin. Medicina Cardiovascular: Reduzindo o impacto das doenças. 1.ed. São Paulo: Atheneu, 2016. 377-378; 385.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje