Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Anticuerpos monoclonales: qué son y por qué ayudan a tratar enfermedades

Los anticuerpos monoclonales son proteínas usadas por el sistema inmunitario para identificar y neutralizar cuerpos extraños, que pueden ser bacterias, virus o incluso células tumorales. Estas proteínas son específicas, pues reconocen un blanco en especial denominado antígeno, el cual va a estar presente en las células extrañas para el organismo. Conozca cómo funciona el sistema inmunitario

Los anticuerpos monoclonales, como el denosumab, el obinutuzumab o el ustekinumab, por ejemplo, son producidos en laboratorios y muchas veces son idénticos a los encontrados en el cuerpo humano, los cuales van a ayudar al organismo a combatir ciertas enfermedades. De esta forma, dependiendo del anticuerpo monoclonal utilizado, estos medicamentos pueden usarse para tratar algunas enfermedades graves, como osteoporosis, leucemia, psoriasis en placa o algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama o en los huesos, por ejemplo. 

Anticuerpos monoclonales: qué son y por qué ayudan a tratar enfermedades

Ejemplos de anticuerpos monoclonales

Algunos ejemplos de anticuerpos monoclonales incluyen: 

1. Trastuzumab

Este anticuerpo monoclonal es comercializado como Herceptin y fue desarollado por la ingeniería genética. Actúa atacando específicamente a una proteína que está presente en personas con determinados cánceres de mama y de estómago. De esta forma, este medicamento es indicado para el tratamiento del cáncer de mama en estado inicial o con metástasis y cáncer gástrico en estado avanzado. 

2. Denosumab

Comercializado como Prolia o Xgeva, posee en su composición el anticuerpo IgG2 monoclonal humano, el cual interfiere en la acción de una proteína específica que fortalece los huesos, reduciendo las posibilidades de que se partan. De esta forma, el Denosumab está indicado para el tratamiento de la pérdida de masa ósea, la osteoporosis, el cáncer de huesos o el cáncer en estado avanzado con metástasis óseas, es decir, que se extendió a los huesos. 

 3. Obinutuzumab

Este anticuerpo monoclonal es comercializado como Gazyva, tiene en su composición anticuerpos que reconocen y se unen específicamente a la proteína CD20, la cual se encuentra en la superficie de los glóbulos blancos o los linfocitos B. De esta manera, el obinutuzumab está indicado en el tratamiento de la leucemia linfocítica crónica, pues es capaz de interrumpir el crecimiento anormal de los glóbulos blancos que origina esta enfermedad. 

4. Ustekinumab

Este medicamento se conoce comercialmente como Stelara y está compuesto por el anticuerpo monoclonal IgG1 humano, el cual inhibe proteínas específicas que son las causantes responsables de la psoriasis. De esta forma, este medicamento está indicado en el tratamiento de la psoriasis en placa. 

5. Pertuzumab

Este anticuerpo monoclonal es comercializado como Perjeta y está compuesto por anticuerpos que se unen al receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano, el cual está presente en algunas células cancerígenas, disminuyendo o cesando su crecimiento. De esta forma, el Perjeta está indicado en el tratamiento del cáncer de mama. 

Cómo tomar anticuerpos monoclonales

Los medicamentos con anticuerpos monoclonales deben ser tomados únicamente bajo indicación médica, pues el tipo de anticuerpo que vaya a ser usado y las dosis recomendadas dependen del problema que se vaya a tratar y de su gravedad. 

En gran parte de los casos, los anticuerpos monoclonales son utilizados en el tratamiento del cáncer como medicamentos antineoplásicos, los cuales deben ser usados según las indicaciones específicas del médico y, además, es necesario que sean administrados en hospitales o clínicas. 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje