Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Anestesia epidural: qué es, efectos secundarios y aplicación

La anestesia epidural o peridural, es un tipo de anestesia que bloquea el dolor de una zona del cuerpo, generalmente de la cintura hacia abajo, pero incluye el abdomen y la espalda, sin embargo la persona aún puede sentir al tacto y a la presión. El objetivo es que la persona pueda mantenerse despierta durante la cirugía, ya que no afecta el nivel de consciencia y suele utilizarse durante procedimientos quirúrgicos sencillos, como por ejemplo una cesárea o en cirugías pequeñas, como las estéticas o ginecológicas.

Para su administración, la anestesia se aplica en el espacio vertebral para que tenga acción en los nervios de la región, teniendo una acción temporaria, controlada por el médico. Se lleva a cabo en cualquier hospital con quirófanos y por el anestesiólogo.

Anestesia epidural: qué es, efectos secundarios y aplicación

Indicaciones de la anestesia epidural

La anestesia epidural puede utilizarse en procedimientos quirúrgicos que se realizan debajo del nivel del ombligo como:

  • Cesárea;
  • Reparación de hernias;
  • Cirugías generales en la mama, estómago o hígado;
  • Cirugías ortopédicas de cadera, rodilla o fracturas pélvicas;
  • Cirugías ginecológicas como histerectomía o pequeñas cirugías en el suelo pélvico;
  • Cirugías urológicas como prostatectomía o para remover piedras de los riñones;
  • Cirugía vasculares como amputación o revascularización de vasos sanguíneos en las piernas;
  • Cirugías pediátricas como hernia inguinal u ortopédicas.

Además, la anestesia epidural puede aplicarse en el parto normal en caso de que la mujer tenga muchas horas de trabajo de parto o que sienta mucho dolor, pudiéndose utilizar un analgésico por vía epidural para aliviar el dolor.

Esta anestesia se considera segura y se asocia a un menor riesgo de taquicardia, trombosis y complicaciones pulmonares, sin embargo no debe ser administrada en personas que tienen infecciones activas o en la zona de aplicación de la anestesia, ni en quienes tienen alteraciones en la columna, sangrados sin causa aparente o que estén bajo tratamiento con anticoagulantes. Además, la aplicación de la epidural tampoco se recomienda en caso de que el médico no logre localizar el espacio epidural.

Cómo se administra

La anestesia epidural generalmente se utiliza en cirugías menores, siendo común durante el parto, ya que evita el dolor durante el trabajo de parto y no tiene repercusiones en el bebé.

Durante la anestesia, el paciente permanece sentando e inclinado hacia enfrente o acostado de lado, con las rodillas y la barbillas dobladas. Posteriormente, el anestesiólogo siente los espacios entre las vértebras de la columna vertebral con la mano, aplica un anestésico local para reducir el malestar del piquete y en seguida inserta la aguja y un tubo de plástico, llamado catéter, que pasa a través del centro de la aguja.

Con el catéter insertado, el médico inyecta a través del tubo el anestésico y, a pesar de que no duele, es posible sentir una ligera y suave picadura cuando se inserta la aguja, seguida de una presión y sensación de calor cuando el medicamento es aplicado. Generalmente, el efecto de la anestesia inicia entre los 10 a 20 minutos después de su aplicación.

En este tipo de anestesia, el médico puede controlar la cantidad de medicamento y el tiempo de duración, y en ocasiones es posible combinar la epidural con la raquídea para obtener un efecto más rápido o realizar la anestesia epidural con sedación cuando se aplican medicamentos intravenosos que inducen el sueño.

Anestesia epidural: qué es, efectos secundarios y aplicación

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de la anestesia epidural son muy raros, sin embargo, pueden presentarse caída de la presión arterial, escalofríos, temblores, náuseas, vómito, fiebre, infección, daño en el nervio cercano a la zona de aplicación o sangrado epidural.

Además, también es común sentir dolor de cabeza después de despertar de la cirugía debido a la anestesia, lo cual ocurre por una extravasación de líquido cefalorraquídeo (LCR), que es un líquido que se encuentra alrededor de la médula espinal, causado por la perforación de la aguja.

Cuidados posteriores a la aplicación de la anestesia

Cuando la epidural es interrumpida generalmente hay un adormecimiento que dura algunas horas antes de que los efectos de la anestesia comiencen a desaparecer, por lo que es importante permanecer acostado o sentado hasta que la sensación en las piernas regrese a la normalidad.

En caso sentir algún dolor, se debe comunicar a la enfermera y al médico para que se inicie el tratamiento con analgésicos.

Después de la epidural no se debe beber alcohol por al menos 24 horas posteriores a la administración de la anestesia. Conozca cuáles son los principales cuidados que debe tener para recuperarse más rápido después de una cirugía.

Anestesia epidural: qué es, efectos secundarios y aplicación

Diferencias entre la anestesia epidural y la raquídea

La anestesia epidural es diferente a la anestesia raquídea, ya que se aplican en regiones diferentes:

  • Peridural: la aguja no perfora todas las meninges, que son membranas que rodean a la médula espinal, y el anestésico se aplica alrededor del canal espinal, en mayor cantidad y por un catéter que permanece en la espalda y sirve para eliminar el dolor y dejar la zona adormecida, sin embargo, la persona aún puede sentir al tacto y la presión.
  • Raquídea: la aguja perfora todas las meninges y el anestésico se aplica dentro de la columna espinal, en el líquido que envuelve la espina, y administra en menor cantidad y sirve para dejar la zona adormecida y paralizada.

La anestesia epidural normalmente se usa en el parto, ya que permite que se utilicen varias dosis a lo largo del día, mientras que la anestesia raquídea se utiliza más para la realización de cirugías, siendo aplicada sólo una dosis del anestésico.

Cuando es necesaria una anestesia más profunda se indica la anestesia general. Conozca cómo funciona y los principales riesgos de la anestesia general.

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.

Bibliografía

  • FRANÇA, Marcello de Albuquerque; et al. Anestesia peridural: vantagens e desvantagens na prática anestésica atual. Revista Médica de Minas Gerais. 25. 4; S36-S47, 2015
  • LUI, Henry; et al. Complications and liability related to regional and neuraxial anesthesia. Best Pract Res Clin Anaesthesiol. 33. 4; 487-497, 2019
  • MARONGE, L.; BOGOD, D. Complications in obstetric anaesthesia. Anaesthesia. 73. 1; 61-66, 2018
  • NATIONAL HEALTH SERVICE. Epidural. Disponible en: <https://www.nhs.uk/conditions/epidural/#:~:text=Recovering%20from%20an%20epidural&text=This%20can%20take%20a%20couple,hours%20after%20having%20an%20epidural.>. Acceso en 07 Ene 2021
  • AMERICAN SOCIETY OF ANESTHESIOLOGISTS. Epidurals. Disponible en: <https://www.asahq.org/madeforthismoment/pain-management/techniques/epidural/>. Acceso en 06 Ene 2021
  • VAN DEL VELDE, Marc. Low-dose spinal anesthesia for cesarean section to prevent spinal-induced hypotension. Curr Opin Anaesthesiol. 32. 2; 268-270, 2019
  • HEWSON, D. W.; et al. Spinal cord injury arising in anaesthesia practice. Anaesthesia. 73. 1; 43-50, 2018
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje