Alopecia areata: qué es, causas y tratamiento

La alopecia areata es un tipo de alopecia que afecta los folículos pilosos, ocasionando la pérdida de cabello y de vellos en otras regiones del cuerpo, como cejas, barba, piernas y brazos, pudiendo ser notada mediante síntomas como caída de cabello en forma circular y formación de placas blanquecinas en la zona de pérdida de cabello. 

La causa exacta de la alopecia areata aún no es completamente conocida; no obstante, se cree que posee un origen autoinmune, donde el sistema inmunitario produce anticuerpos que atacan las células saludables de los folículos pilosos, pudiendo desarrollarse también debido a factores genéticos. 

El tratamiento de este tipo de alopecia es realizado por el dermatólogo y varía de acuerdo con la gravedad de la caída capilar, pudiendo ser indicada la aplicación de pomadas en el cuero cabelludo o inyecciones, con el objetivo de estimular el crecimiento del cabello.

Lea también: Tipos de alopecia (mujeres y hombres): síntomas, causas y tratamiento tuasaude.com/es/tipos-de-alopecia
Imagem ilustrativa número 2

Posibles causas de la alopecia areata

Las causas de alopecia areata son desconocidas; sin embargo, posiblemente se deba a factores como:

  • Factores genéticos;
  • Enfermedades autoinmunes, como vitiligo y lupus;
  • Estrés;
  • Ansiedad;
  • Alteraciones en la tiroides.

Es importante que la causa relacionada con la alopecia sea identificada, ya que de esta forma es posible iniciar el tratamiento para solucionar la causa, lo cual puede aliviar los síntomas y favorecer el crecimiento del vello.

Principales síntomas

Los principales síntomas de la alopecia areata son:

  • Pérdida de cabello repentina y pérdida de vellos de la barba, pestañas y cejas, o en cualquier parte del cuerpo que tenga vellos;
  • Caída de cabello en forma circular u oval;
  • Placa blanquecina única, redonda, lisa y de aspecto brillante, en el sitio donde ocurrió la caída de cabello;
  • Hebras de cabello con forma de "signo de exclamación" en los márgenes de la lesión;
  • Cabellos quebrados o cortos en la zona afectada;
  • Pérdida completa del cabello del cuero cabelludo, situación conocida como alopecia areata totalis;
  • Caída de cabellos y vellos de todo el cuerpo, situación conocida como alopecia areata universal;
  • Comezón o sensación de ardor en la zona, antes de que el cabello o el vello se caiga, en ciertos casos. 

Pese a que se verifique una ausencia de cabello en la zona afectada, los folículos pilosos no están destruidos, por lo cual es posible que la situación sea revertida mediante el tratamiento adecuado. 

Asimismo, es común que cuando el cabello vuelve a crecer en la región tenga color blanco o gris; sin embargo, luego vuelve a tener su coloración normal. 

Ciertas personas también pueden presentar alteraciones en las uñas. 

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de la alopecia areata es realizado por el dermatólogo mediante la evaluación de los síntomas, los antecedentes de salud y el examen físico, evaluando el cuero cabelludo, la barba, las cejas, las pestañas y otras regiones del cuerpo, como piernas o brazos, donde hubo pérdida de cabello. 

Además, el médico puede hacer un examen de dermatoscopia, con el objetivo de analizar la región afectada de manera más detallada, pudiendo ser posible verificar la presencia de crecimiento precoz de los vellos, como pelos quebrados, cortos o con forma de "signo de exclamación y puntos negros o amarillos, por ejemplo. 

En los casos de difícil diagnóstico, el médico también puede solicitar una biopsia de piel, con el objetivo de descartar otras condiciones que pueden generar síntomas semejantes, como alopecia por tracción, Tinea capitis, aplasia cutánea o tricotilomanía, por ejemplo. Vea qué es la tricotilomanía y cómo es el tratamiento

Cómo se realiza el tratamiento

La elección del tratamiento debe ser realizada por el dermatólogo de acuerdo al grado de alopecia y la causa relacionada, pudiendo ser recomendado el uso de:

  • Inyecciones de cortisona: aplicadas una vez al mes en el área donde hay caída de cabello. Junto con las inyecciones, la persona también puede usar cremas o lociones para aplicar en casa en la zona afectada;
  • Minoxidil tópico: loción líquida que debe ser aplicada 2 veces por día en la zona con pérdida de cabello; no obstante, no es eficaz en los casos donde hay pérdida total del vello;
  • Antralina: puede adquirirse en crema o pomada y debe aplicarse en la zona afectada. Este medicamento puede causar alteraciones en el color de la piel. La concentración del mismo y el tiempo de aplicación debe ser orientado por el médico.

Los casos graves y aquellos donde la pérdida de vello se dé en varias zonas del cuerpo, pueden tratarse con el uso de medicamentos corticoides e inmunosupresores orientados por el médico. Conozca qué son los inmunosupresores y cuándo están indicados

¿La alopecia areata se cura por sí misma?

En ciertos casos, es posible que la alopecia areata se cure por sí misma, en un período de 6 a 12 meses luego del inicio de la caída del cabello o de los vellos. No obstante, puede que el cabello vuelva a caerse en la misma región afectada, o incluso empeorar, atacando los vellos de todo el cuerpo. 

De cualquier forma, es importante consultar el dermatólogo para realizar una evaluación, diagnosticar la alopecia areata y, de ser necesario, realizar el tratamiento, pues la pérdida de cabello puede causar trastornos psicológicos y afectar la calidad de vida. 

Vídeos relacionados