Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

5 beneficios del agua carbonatada

El agua carbonatada o también llamada agua con gas es buena para la salud, porque no solo hidrata sino que contiene los mismos micronutrientes que el agua natural, y cuya única diferencia es que se le agrega CO2 (gas carbónico) el cual es un gas inerte que es eliminado del cuerpo después de su ingestión. Tan solo le da unas características particulares al agua que son la presencia de unas burbujas y un sabor más ácido. 

Sin embargo, algunas marcas agregan sustancias, sabores y edulcorantes artificiales extras, como el agua tipo soda, que acaban disminuyendo el efecto saludable de este tipo de agua por esto se recomienda que se observa en el rótulo de los embalajes. El agua con gas simple, sin aditivos es la que contiene todos los beneficios de la hidratación, siendo muchas veces de gran ayuda para quien no consigue beber mucha agua natural.

5 beneficios del agua carbonatada

Por lo que los principales beneficios del agua carbonatada son:

1. Hidratar el cuerpo

El agua con gas hidrata y contiene los mismos nutrientes del agua natural. Además de esto, el hecho de que contiene dióxido de carbono no es malo para la salud porque el cuerpo elimina este gas. 

2. Es rica en nutrientes

El agua mineral con o sin gas, es rica en nutrientes como calcio, potasio y magnesio. Como también contiene sodio, las personas que tienen la presión alta deben estar atentas al etiquetado nutricional, ya que algunas marcas pueden agregar más cantidad de esta sustancia, debiendo evitar las marcas que lo hacen.

3. Ayudar a bajar de peso

El gas presente en el agua gasificada, cuando se libera en el estómago aumenta la sensación de saciedad y de llenura, lo que puede ayudar a comer menos y disminuir la cantidad de calorías en una comida. Además de esto, el agua carbonatada no tiene calorías, por lo que puede consumirse libremente.

4. Mejora el paladar

El agua con gas deja las papilas gustativas más sensibles al sabor de los alimentos, pudiendo acentuar su sabor, por lo que es una excelente opción antes de disfrutar de un café o una copa de vino, por ejemplo.

Además de esto, el CO2 presente en el agua estimula el funcionamiento del estómago, aumentando su secreción y vaciado, mejorando la sensación de digestión.

5. Puede sustituir el refresco

Además de tomarse en su versión natural, el agua con gas puede ser una forma sana de sustituir el refresco, a través de su aromatización. El uso de limón, naranja, menta y jengibre, por ejemplo, son excelentes opcionar para hacer la bebida más sabrosa y facilitar el consumo de agua a lo largo del día.

¿El agua carbonatada perjudica la salud?

Debido a la similitud en la apariencia y en el sabor de las bebidas como refresco, existe muchos mitos creados con respecto al hecho de beber agua con gas como: 

  • No perjudica el embarazo y se puede consumir normalmente durante este período, sin embargo, durante el embarazo pueden existir algunos síntomas como sensación de llenura e hinchazón, debido a que el aumento de la barriga hace con que el estómago se presione, haciéndolo más sensible. 
  • No provoca celulitis, ya que el aumento de grasa en el glúteo o en las piernas es causada debido al consumo de bebidas ricas en azúcar como refrescos y jugos de cajita.
  • No daña o corroe los dientes, ya que la cantidad de ácido no es muy elevada y no tiene más acidez que un refresco o un jugo de limón. Por lo que para causarle daño a los dientes, el agua carbonatadas necesitaría quedarse muchas horas en contacto con los dientes, lo que no ocurre.
  • No quita el calcio de los huesos, y no interfiere en la absorción del calcio de los alimentos. Esto puede ocurrir al tomar un refresco en exceso, principalmente porque con el consumo excesivo de esta bebida, otras fuentes minerales se dejan a un lado. Además de esto, en el refresco, el exceso de cafeína y la acción del ácido fosfórico puede disminuir la densidad mineral ósea.
  • No le hace daño a los riñones, y mientras más se consuma mejor, así como el agua natural, para que funcionen correctamente y el cuerpo se mantenga hidratado.

El requerimiento de agua al día, con o sin gas, es de 2 Litros u 8 vasos aproximadamente, sin embargo, esto puede variar de acuerdo al peso de la persona, si realiza o no actividad física, si suda en exceso y de la presencia de algunas enfermedades como insuficiencia renal o cardíaca

¿Cuándo no se debe beber agua con gas?

Se deben evitar las marcas de agua que contienen otros productos agregados como sabor artificial, edulcorante, sodio y otros conservantes. 

Además el agua carbonatada no debe ser la primera opción para los niños, ya que a pesar de que es tan buena como el agua sin gas, es importante acostumbrar el paladar del niño al agua natural, para que le guste y no deje de beber agua en ninguna ocasión.

También es importante tomar en cuenta que aquellas personas que sufren de gases o dispepsia, eviten tomar el agua carbonatada ya que genera gases y puede aumentar la incomodad y el malestar que causa este síntoma. 

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...