Acupresión: qué es, beneficios y cómo realizarla

Actualizado en enero 2024

La acupresión es una técnica terapéutica complementaria que consiste en la aplicación de presión en puntos específicos del cuerpo, conocidos como meridianos, que son los mismos puntos utilizados en acupuntura. Es indicada para ayudar en el tratamiento de diversas condiciones de salud como dolor de cabeza, cólicos menstruales y náuseas, o incluso para aliviar el dolor en el trabajo de parto.

Esta técnica, al igual que la acupuntura, tiene su origen en la medicina tradicional china, y su objetivo es ayudar a restablecer el equilibrio energético del cuerpo y el funcionamiento de los órganos, mediante la aplicación de presión en puntos específicos del cuerpo, que representan la convergencia de nervios, venas, arterias y canales vitales, lo que los conecta energéticamente con todo el organismo. 

Lea también: Acupuntura: qué es, para qué sirve, tipos y cómo funciona tuasaude.com/es/acupuntura

La acupresión es considerada una forma de tratamiento alternativo o complementario, pues aún son necesarios más estudios científicos sobre su eficacia. Asimismo, es importante destacar que la acupresión no sustituye el tratamiento médico convencional y debe ser realizada bajo orientación médica. 

Imagem ilustrativa número 5

Beneficios de la acupresión

La acupresión posee muchos beneficios para la salud, pudiendo ser indicada para ayudar en el tratamiento de lo siguiente:

  • Ansiedad o estrés;
  • Insomnio o fatiga;
  • Dolor de cabeza;
  • Síndrome premenstrual, cólicos menstruales o dismenorrea primaria;
  • Dolor muscular o dolor de espalda;
  • Náuseas y vómitos luego de quimioterapia o cirugías;
  • Náuseas matutinas en el embarazo o náuseas por movimiento;
  • Indigestión;
  • Tos, estornudos o alergias.

Además, la acupresión puede ayudar a reducir la intensidad del dolor del trabajo de parto, así como la duración del mismo. Sin embargo, no genera la maduración del cuello del útero ni induce el parto.

Aunque tenga diversos beneficios, la acupresión no debe sustituir el tratamiento médico, pudiendo ser utilizada para complementar el tratamiento convencional indicado por el médico.

Cómo es realizada

La acupresión es realizada aplicando presión con los dedos en puntos específicos del cuerpo, como manos, muñecas, brazos, pies o piernas, por ejemplo, con el objetivo de restablecer el flujo de energía.

Estos puntos, conocidos como meridianos, deben ser presionados en regiones específicas de acuerdo con la condición que se desea mejorar. Esto puede ser realizado por un médico o un profesional especialista en acupresión, o incluso por la propia persona, procedimiento conocido como Do-In, siempre que se tenga orientación sobre cómo realizarlo correctamente. 

Algunas formas de realizar acupresión para ayudar en el tratamiento de condiciones de salud incluyen:

1. Aliviar el estrés y el dolor de cabeza

Imagem ilustrativa número 1

Este punto de acupresión se encuentra localizado entre el dedo pulgar y el índice. Comenzando con la mano derecha, para presionar este punto la mano debe estar relajada, con los dedos ligeramente curvados y el punto debe ser presionado con el pulgar izquierdo y el dedo índice izquierdo, de manera que estos dos dedos formen una pinza. Los demás dedos de la mano izquierda deben permanecer en reposo, justo debajo de la mano derecha.

Para presionar el punto de acupresión, se debe comenzar por aplicar presión de manera firme, durante 1 minuto, hasta sentir un leve dolor o sensación de ardor en la región que está siendo apretada, lo que significa que está presionando el sitio correcto. Después de esto, se deben soltar los dedos, durante 10 segundos, y luego volver a repetir la presión. Este proceso debe realizarse 2 o 3 veces en ambas manos.

2. Combatir los cólicos menstruales

Imagem ilustrativa número 2

Este punto de acupresión se localiza en el centro de la palma de la mano. Para presionarlo, se debe utilizar el pulgar y el índice de la mano opuesta, colocando los dedos en forma de pinza. De esta forma, el punto puede ser presionado en simultáneo en el dorso y palma de la mano.

Para presionar el punto de acupresión, se debe comenzar por aplicar presión de manera firma, durante 1 minuto, hasta sentir un leve dolor o sensación de ardor en la región que está siendo apretada, lo que significa que está siendo presionado el sitio correcto. Después de esto, se deben soltar los dedos, durante 10 segundos, y luego volver a repetir la presión. Este proceso debe realizarse 2 o 3 veces en ambas manos.

3. Mejorar la digestión y combatir las náuseas

Imagem ilustrativa número 3

Este punto de acupresión está localizado en la planta del pie, justo debajo del espacio entre el pulgar y el segundo dedo el pie, donde los huesos de estos dos dedos se cruzan. Para presionar este punto, se debe utilizar la mano del lado opuesto, presionando la planta del pie con el pulgar y el lado opuesto con el dedo índice, de manera que los dedos de la mano formen una pinza que envuelve el pie.

Para presionar este punto de acupresión, se debe presionar con fuerza durante aproximadamente 1 minuto, soltando el pie al final durante algunos segundos para reposar. Se debe repetir este proceso 2 o 3 veces, en ambos pies.

4. Aliviar tos, estornudos y alergias

Imagem ilustrativa número 4

Este punto de acupresión se encuentra localizado en la parte interior del brazo, en la región del pliegue del brazo. Para presionarlo, debe utilizarse el pulgar y el índice de la mano opuesta, con el objetivo de que los dedos se coloquen en forma de pinza alrededor del brazo.

Para presionar este punto de acupresión, se debe presionar con fuerza hasta sentir un leve dolor o puntada, manteniendo la presión durante aproximadamente 1 minuto. Pasado este tiempo, se debe soltar el punto durante algunos segundos para reposar. Debe repetirse este proceso 2 o 3 veces, en ambos brazos.

5. Reducir el estrés

Imagem ilustrativa número 6

Para reducir el estrés y la ansiedad, aliviar dolores musculares o disminuir el insomnio, la acupresión también puede ser realizada utilizando una esterilla de acupresión, para promover la relajación, mejorar la circulación sanguínea local y reducir la tensión muscular.

Esta esterilla ejerce una pequeña presión en puntos específicos de la espalda, los cuales ayudan a estimular el flujo de energía, pudiendo ser empleado acostándose sobre la esterilla durante unos 20 minutos.

Contraindicaciones

La acupresión no debe ser realizada en las siguientes situaciones:

  • Uso de marcapasos;
  • Enfermedades cardíacas;
  • Presión alta no controlada;
  • Diabetes;
  • Problemas de coagulación;
  • Hemofilia;
  • Uso de anticoagulantes;
  • Trastornos convulsivos;
  • Intoxicación por drogas o alcohol;
  • Infecciones en la piel.

La acupresión tampoco debe ser llevada a cabo en regiones de la piel que posean heridas abiertas, verrugas, várices, quemaduras, cortes o grietas, fracturas óseas, osteoporosis o cáncer.

Asimismo, la acupresión tampoco debe ser realizada por mujeres embarazadas sin seguimiento médico o de un profesional entrenado, pues puede provocar contracciones uterinas.