Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Tortícolis- qué es, síntomas y cómo tratar

La tortícolis es una contracción involuntaria de los músculos del cuello provocada por mala postura al dormir o al utilizar la computadora, causando dolor a un lado del cuello y dificultando la movilidad de la cabeza. Es común que la persona se despierte con tortícolis y tenga dificultad para mover el cuello, pero en algunos casos el músculo se queda tan contraído que la persona no consigue moverlo para ninguno de los 2 lados y puede inclusive andar como un 'robot'.

Para curar la tortícolis, eliminar el dolor en el cuello y conseguir mover la cabeza libremente, hay que combatir la contracción involuntaria de los músculos del cuello. Cuando la tortícolis es más leve se puede aliviar solamente utilizando una compresa caliente y masajeando suavemente el cuello, pero cuando la tortícolis es más grave y hay limitación para girar el cuello hacia un lado, se pueden utilizar algunas técnicas específicas.

Un excelente tratamiento casero consiste en seguir estos 4 pasos:

Tortícolis- qué es, síntomas y cómo tratar

1. Inclinar el cuerpo hacia adelante

Se deben abrir las piernas e inclinar el cuerpo hacia adelante, dejando la cabeza colgada. El objetivo es que la cabeza y los brazos se queden bien sueltos, quedándose en esa posición alrededor de 2 minutos. Esto hará con que el peso de la cabeza actúe como un péndulo, aumentando así el espacio entre las vértebras cervicales y disminuyendo el espasmo de los músculos del cuello. 

Es posible mover la cabeza con pequeños movimientos para un lado y para otro, solamente para certificarse de que los músculos de los hombros y del cuello se encuentran relajados.

2. Presionar los músculos

Esta técnica consiste en presionar con el pulgar la parte media del músculo que está dolorido durante 30 segundos. A continuación se debe presionar la parte donde el músculo comienza en el cuello, en la nuca, durante 30 segundos más. Durante esta parte del tratamiento se puede estar de pie o sentado y con la cabeza viendo hacia el frente. 

3. Fisioterapia

Es necesario estirar el cuello y para conseguir hacer esto se debe utilizar una técnica llamada energía muscular. Esto consiste en poner la mano (del lado en que está la tortícolis) en la cabeza y hacer fuerza empujando la cabeza contra la mano. Mantenga esta fuerza durante 5 segundos y relájese, descansando durante otros 5 segundos. Repita este ejercicio cuatro veces más. Poco a poco la amplitud de movimiento aumentará.

Si después de finalizar el ejercicio aún hay limitación del movimiento podrá hacer el movimiento hacia el lado opuesto. Esto significa que si el dolor es del lado derecho usted debe poner la mano izquierda en la cabeza y hacer fuerza con la cabeza para empujar la mano. Mantenga esta fuerza sin quitar la cabeza del lugar, durante 5 segundos y luego descanse durante otros 5 segundos. Después estire el músculo hacia el lado izquierdo, que es el que está afectado.

4. Masajes y compresas

Hacer un masaje desde el hombro hacia las orejas
Hacer un masaje desde el hombro hacia las orejas
Aplicar compresa o bolsa tibia en la zona afectada
Aplicar compresa o bolsa tibia en la zona afectada

Masajear el cuello usando aceite de almendra dulce o alguna crema hidratante también es una buena forma de disminuir el dolor y la incomodidad. El masaje se debe realizar en los hombros, cuello, nuca y cabeza, pero sólo debe realizarse en la parte final del tratamiento, después de haber realizado los ejercicios y técnicas anteriormente indicadas.

El masaje no debe ser realizado muy fuerte, pero se puede presionar un poco la palma de la mano en los músculos del cuello, en el sentido de los hombros hacia las orejas. También se puede hacer presión muy suavemente utilizando pequeñas copas de silicona, estas forman vacío en su interior aumentando la irrigación de la sangre y ayudando a soltar las fibras musculares.

Para finalizar se puede colocar una compresa tibia en la región del cuello, dejando actuar durante unos 20 minutos.

5. Medicamentos para la tortícolis

Los medicamentos para el tortícolis sólo se deben utilizar bajo orientación médica y generalmente se utilizan las pomadas antiinflamatorias como el Cataflam, relajantes musculares o medicamentos antiespasmódicos como por ejemplo el Anaflex o Coltrax. Aplicar un parche como Salonpas o dioxaflex también es una buena estrategia para curar la tortícolis más rápido.

Este medicamento también se pueden utilizar para los individuos con tortícolis espasmódica, que es un tipo de tortícolis que surge de forma recurrente en varios miembros de la familia.

Síntomas de tortícolis

Los síntomas de la tortícolis incluyen, principalmente, dolor en el cuello y limitación para mover la cabeza. Además, también puede suceder que un hombro quede más alto que el otro o que el rostro se presente asimétrico.

Es común que los síntomas de tortícolis surjan por la mañana debido a una mala postura al dormir, pero también es frecuente que ocurra después de ir al gimnasio debido a un esfuerzo exagerado a nivel del cuello cuando se realizan abdominales incorrectamente, también puede ocurrir debido a diferencias significativas y bruscas de temperatura, o provocado por un accidente.

Además de lo nombrado anteriormente, algunos bebés ya nacen con tortícolis, por lo que no pueden girar la cabeza a uno de los lados y no presentan ningún síntoma de dolor. En este caso, se trata de una situación llamada tortícolis muscular congénita.

Cuánto tiempo dura la tortícolis

Generalmente la tortícolis dura máximo 3 días, pero causa mucho dolor y malestar perjudicando el día a día de la persona afectada. Colocar compresas tibias en el cuello y adoptar las estrategias que indicamos anteriormente es recomendado para curar la tortícolis más rápido. 

Qué causa tortícolis

Es muy común que la persona despierte con tortícolis, pero la alteración de la posición de la cabeza también puede ocurrir debido a: 

  • Problemas congénitos como ocurre cuando el bebé ya nace con tortícolis congénita, necesitando tratamiento, muchas veces quirúrgico;
  • Traumatismos que involucren la cabeza y el cuello;
  • Alteraciones de la columna como una hernia de disco, escoliosis, alteración de las vértebras C1 y C2, del cuello;
  • Infecciones del sistema respiratorio, que causa tortícolis y fiebre, u otras más graves como meningitis;
  • Presencia de absceso en la región de la boca, cabeza o cuello; 
  • En caso de enfermedades como Parkinson, donde la musculatura es más propensa a los espasmos musculares;
  • La ingesta de ciertos medicamentos como bloqueadores tradicionales de receptores de dopamina, metoclopramida, fenitoína o carbamazepina. 

El tipo de tortícolis más común, normalmente dura 48 horas y es fácil de solucionar. Pero cuando está acompañado de otros síntomas como fiebre, se debe acudir al médico para investigar. 

Cuándo debe acudir al médico

Generalmente la tortícolis mejora después de las primeras 24 horas y tiende a desaparecer en 3 días. Por eso, si la tortícolis tarda más de 1 semana en curarse o si aparecen síntomas como hormigueo, pérdida de fuerza en el brazo, dificultad para respirar o tragar, fiebre o si no puede controlar la orina o las heces, se debe buscar ayuda médica.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...