Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Tiña en la piel: qué es, síntomas y cómo tratarla

La tiña conocida científicamente como Tinea corporis, es una enfermedad de la piel causada por hongos que afectan la piel y llevan a la formación de lesiones enrojecidas que pueden descamarse y causar comezón a lo largo del tiempo. Sin embargo, dependiendo del hongo responsable de la tiña, puede haber también alteraciones en el cuero cabelludo, llegando a presentarse pérdida de cabello y descamación en la zona en algunos casos. 

Los hongos relacionados con la tiña se denominan dermatofitos, que son aquello que presentan mayor afinidad por la queratina, que es una proteína presente en la piel, cabello y vello, por lo que los síntomas se observan en estas zonas.

Generalmente esta enfermedad es más común en niños y ancianos, pero puede ocurrir a cualquier edad, debido a la falta de higiene o transpiración excesiva. Las áreas del cuerpo más afectadas son normalmente el tronco, la ingle, el rostro y los brazos, pero las ampollas pueden aparecer en cualquier lugar.

Fotos de tiña

Tiña en la piel: qué es, síntomas y cómo tratarla
Tiña en la piel: qué es, síntomas y cómo tratarla
Tiña en la piel: qué es, síntomas y cómo tratarla
Tiña en la piel: qué es, síntomas y cómo tratarla

Qué puede causar tiña

La tiña surge cuando existe un desarrollo excesivo de hongos que normalmente se encuentran en la piel, denominados dermatofitos. El crecimiento de estos hongos se ve favorecido cuando una zona del cuerpo es muy caliente o húmeda, como en el caso de los pliegues, principalmente la ingle y el cuello.

De esta forma el hongo logra desarrollarse con facilidad y llevar a la formación de las manchas características de la tiña. Así, esta alteración fúngica puede ser causada por el hecho de permanecer con la piel mojada por mucho tiempo y debido a una higiene inadecuada, por ejemplo. 

Principales síntomas

Los síntomas de tiña se relacionan con el crecimiento del hongo en la piel o en el cuero cabelludo, pudiendo observarse:

  • Surgimiento de manchas rojas en la piel que crecen a lo largo del tiempo;
  • Manchas que no duelen, pero que dan comezón y/o se descaman;
  • Manchas redondas u ovaladas que tienen bordes bien definidos;
  • Pérdida de cabello.

Como los hongos relacionados con la tiña pueden ser fácilmente transmitidos de una persona a otra, es importante que se tengan algunos cuidados para evitar el contagio además de que es necesario consultar a un dermatólogo para que diagnostique e inicie el tratamiento más adecuado, que normalmente incluye el uso de pomadas o cremas que contienen antifúngicos.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la tiña debe ser siempre prescrito por un dermatólogo, pero generalmente en los casos más leves se realiza con pomadas o cremas para la tiña o en los casos más graves, con la ingestión de medicamentos antimicóticos orales por un máximo de 30 días, siendo normalmente recomendado el uso de Clotrimazol, Ketoconazol, Isoconazol, Miconazol, Terbinafina, entre otros. Conozca más sobre los medicamentos utilizados en el tratamiento de la tiña.  

Durante el tratamiento se recomienda tener una buena higiene personal, manteniendo todas las zonas corporales bien lavadas y secas, evitar compartir objetos personales así como rascarse las heridas, ya que esto aumenta el riesgo de transmisión de la enfermedad.

Además del tratamiento con antifúngicos, algunos remedios caseros pueden indicarse como complemento del tratamiento, ya que tienen propiedades antimicrobianas que ayudan a fortalecer el sistema inmune.

Cómo prevenir la tiña

Los hongos responsables de la tiña pueden transmitirse con facilidad de una persona a otra, por lo que es importante tener algunos cuidados para evitar la infección, como:

  • Mantener la piel siempre seca y limpia, principalmente los pliegues como axilar, ingles y cuello;
  • Evitar compartir objetos de uso personal, como toallas, cepillo de dientes y ropa:
  • Evitar el contacto directo con las manchas de otras personas;
  • Tener una alimentación saludable y pobre en azúcar, ya que puede influenciar en el desarrollo del hongo;
  • Realizar una limpieza adecuada de la piel.

Además, en caso de observar cualquier alteración en la piel, es importante consultar a un dermatólogo para que realice el diagnóstico e inicie el tratamiento, pudiendo también evitar el contagio de otras personas.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje