Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Signos y síntomas que indican autismo de los 0 a los 3 años

Normalmente los niños que poseen un grado de autismo tienen dificultad para comunicarse y jugar con otros niños, aunque no aparente ninguna alteración física. Además, también puede presentar comportamientos inadecuados que, muchas veces, son justificados por los padres o familiares como hiperactividad o timidez, por ejemplo.

El autismo es un síndrome que causa problemas de comunicación, socialización y comportamiento. Su diagnóstico es confirmado cuando el niño consigue comunicarse y manifiesta los síntomas, lo que normalmente ocurre entre los 2 y 3 años de edad. Conozca más sobre el qué es el autismo 

Sin embargo, en el bebé de los 0 a los 3 años de edad, ya es posible notar algunos de los signos y síntomas de alerta, como: 

Signos y síntomas que indican autismo de los 0 a los 3 años

1. Recién nacido no responde a los sonidos

El bebé es capaz de escuchar y reaccionar a este estímulo desde el embarazo y cuando nace es normal que se asuste cuando escuche algún ruido muy alto, como cuando un objeto cae cerca de él. También es normal que el niño gire la cabeza hacia el lado de donde proviene el sonido de un juguete o de música, y en este caso, el bebé autista no demuestra ningún interés y no reacciona a ningún tipo de sonido, lo que puede preocupar a los padres, pensando en la posibilidad de sordera.

El tamiz aditivo puede ser realizado y demuestra que no existe ningún comportamiento auditivo, aumentando la sospecha de que el bebé posee alguna alteración.

2. Bebé que no emite ningún sonido

Es normal que cuando los bebés estén despiertos, intenten interactuar, llamando la atención de los padres o de sus cuidadores con pequeños gritos y gemidos, comúnmente conocidos como balbuceo. En caso de autismo, el bebé no emite ningún sonido, ya que a pesar de no tener ningún compromiso en el habla, prefiere permanecer callado, sin interactuar con los que se encuentran a su alrededor, de esta forma, el bebé autista no emite sonidos como "baba", "ada" u "ohh".

Los niños con más de 2 años ya deben formar pequeñas frases, pero en el caso del autismo es común que no usen más de 2 palabras, formando una frase, y limitándose apenas a señalar lo que desean, usando el dedo de un adulto o repitiendo las palabras que se le dicen en varias ocasiones. 

3. No sonríe y no tiene expresiones faciales

Los bebés pueden comenzar a sonreír alrededor de los 2 meses, y aunque no sepan exactamente lo que significa una sonrisa, intentan "practicar" estos movimientos faciales, especialmente cuando están cerca de los adultos y de otros niños. En el bebé autista la sonrisa no está presente y el niño puede aparentar siempre la misma expresión facial, como si nunca estuviera contento o satisfecho.

Signos y síntomas que indican autismo de los 0 a los 3 años

4. No le gustan los besos ni abrazos

Normalmente a los bebés les gustan los besos y abrazos, ya que así se sienten más seguros y amados. En el caso del autismo, existe una cierta repulsión a la proximidad y por eso al bebé no le gusta permanecer en el regazo y no mira a los ojos. 

5. No responde cuando se le llama

Al año de edad, el niño ya es capaz de responder cuando se le llama, así, cuando el padre o la madre le llama, este puede emitir algún sonido o acudir con quien lo ha llamado. En el caso del autismo, el niño no responde, no emite ningún sonido y no voltea a quien le llama, ignorándola completamente, como si no hubiera escuchado nada. 

6. No juega con otros niños

Además de no buscar estar cerca de otros niños, los autistas prefieren permanecer lejos de ellas, evitando todo tipo de proximidad, huyendo de ellas.

Signos y síntomas que indican autismo de los 0 a los 3 años

7. Tiene movimientos repetitivos

Una de las características del autismo son los movimientos estereotipados, que consisten en movimientos que son repetidos de forma constante, como por ejemplo tocarse las manos, golpearse la cabeza en la pared, balancearse sobre sí mismo u otros movimientos más complejos. Estos movimientos pueden comenzar a notarse después del año de edad y tienden a permanecer e intensificarse si el tratamiento no se ha iniciado.

Qué hacer si se sospecha autismo

En caso de que el bebé o el niño presente algunas de estas señales se recomienda consultar al pediatra para evaluar el problema e identificar si es un síntoma de autismo, para lo cual se iniciará el tratamiento adecuado con sesiones de psicomotricidad, fonoaudiología y medicamentos, por ejemplo. 

Generalmente, cuando el autismo es diagnosticado precozmente, es posible hacer terapia con el niño, de forma que se mejore sus capacidades de comunicación y de relacionarse, reduciendo drásticamente el grado de autismo y permitiendo que tenga una vida semejante al de otros niños de su edad. 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje