Nistagmo: qué es, causas, síntomas y tratamento

El nistagmo es el movimiento involuntario, repetitivo y sin control, que puede producirse aunque la cabeza esté quieta, pudiendo resultar en algunos síntomas, como dificultad para enfocar objetos, visión temblorosa, náuseas, vómitos o pérdida del equilibrio, por ejemplo.

El movimiento de los ojos puede presentarse de un lado a otro o de arriba hacia abajo, por ejemplo, siendo normalmente observado en adultos debido a algunas condiciones de salud como esclerosis múltiple, laberintitis, ACV o estrabismo, pero también puede estar presente desde el nacimiento, debido a catarata congénita o alteraciones en el desarrollo del nervio óptico.

El diagnóstico del nistagmo es realizado por el oftalmólogo, que indicará el tratamiento más adecuado de acuerdo a las características de los movimientos oculares, tipo de nistagmo y causa, pudiendo realizarse con el uso de medicamentos o cirugía.

Imagem ilustrativa número 1

Síntomas de nistagmo

Los principales síntomas de nistagmo son:

  • Movimientos sin control de los ojos;
  • Movimientos oculares, lentos o rápidos;
  • Visión en borrosa o temblorosa;
  • Aumento de la sensibilidad a la luz;
  • Dificultad para enfocar en la noche;
  • Dificultad para enfocar los objetos;
  • Disminución de la percepción de profundidad;
  • Problema de coordinación motora;
  • Problemas de equilibrio;
  • Mareos, náuseas, vómitos.

En el nistagmo, el movimiento de los ojos puede ser de arriba hacia abajo, de abajo hacia arriba, de un lado a otro o de forma circular, siendo común que la persona incline la cabeza como forma de mejorar el enfoque.

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico del nistagmo debe ser realizado por el oftalmólogo a través del análisis de los síntomas, evaluación de los movimientos de los ojos y de exámenes específicos, como electrooculografía y videoculografia, por ejemplo, en que los movimientos involuntarios de los ojos se observan en tiempo real y de forma más precisa.

Otras pruebas que el médico puede hacer son exámenes de la vista para evaluar dentro del ojo de forma más detallada, buscando identificar condiciones que puedan estar causando el nistagmo, como problemas en el nervio óptico, retina o catarata. Vea los principales exámenes de la vista.

Además, el médico puede solicitar una evaluación con el neurólogo, para descartar o identificar enfermedades neurológicas que puedan causar nistagmo, además de exámenes como tomografía computarizada o resonancia magnética del cerebro.

Posibles causas

El nistagmo es causado por algunas condiciones de salud, siendo llamado nistagmo adquirido, o puede estar presente desde el nacimiento, siendo conocido como nistagmo congénito o infantil, pudiendo en este caso surgir en bebés, generalmente alrededor de los 3 a 6 meses de vida.

Las principales causas de nistagmo son:

  • Antecedente familiar del nistagmo;
  • Catarata congénita;
  • Alteraciones en el desarrollo del nervio óptico;
  • Alteración en el desarrollo del control de los movimientos de los ojos en la infancia;
  • Atrofia del nervio óptico;
  • Alteraciones de la retina o del nervio óptico;
  • Catarata en el adulto;
  • Estrabismo;
  • Miopia o astigmatismo elevados;
  • Laberintitis;
  • Inflamación del oído interno, como laberintitis;
  • Síndrome de Meniére;
  • Alteraciones neurológicas debido a tumores o golpes en la cabeza;
  • Cáncer o tumor en el ojo;
  • Accidente cerebral vascular (ACV)
  • Inflamación en el cerebro de la zona que coordina el movimiento de los ojos;
  • Esclerosis múltiple;
  • Neurosífilis;
  • Consumo excesivo de bebidas alcohólicas;
  • Efecto secundario de medicamentos como litio o anticonvulsivos;
  • Deficiencias nutricionales, como vitamina B12.

Además, personas con síndrome de Down o albinismo, por ejemplo, tienen más posibilidades de desarrollar nistagmo.

Tipos de nistagmo

El nistagmo puede clasificarse en diferentes tipos de acuerdo a las características de los movimientos de los ojos, siendo los principales:

  • Nistagmo horizontal: caracterizado por los movimientos oculares de un lado a otro, de forma lateral, de izquierda a derecha o viceversa, de forma horizontal;
  • Nistagmo vertical: en este tipo de nistagmo, los movimientos de los ojos ocurren de arriba hacia abajo o de abajo hacia arriba;
  • Nistagmo optocinético o pendular: los movimientos de los ojos ocurren en varias direcciones, como vertical, horizontal o pendular, en respuesta a campos visuales u objetos en movimiento o de rotación;
  • Nistagmo rotacional: en este tipo de nistagmo los ojos se mueven de forma circular, en rotación;
  • Nistagmo fisiológico: en este tipo de nistagmo, los ojos se mueven normalmente con el objetivo de enfocar una imagen cuando se gira la cabeza, por ejemplo;
  • Nistagmo patológico: los movimientos de los ojos se producen incluso sin mover la cabeza, indicando normalmente que hay alteraciones en el sistema vestibular, que es el responsable de la audición y de mantener el equilibrio, así como de enviar impulsos eléctricos al cerebro y zonas que controlan los movimientos de los ojos.

Además, otro tipo de nistagmo es el spasmus nutans, que ocurre en niños alrededor de los 6 meses de edad hasta los 3 años, siendo caracterizado por la inclinación de la cabeza y por movimientos pendulares de los ojos, pero también puede ocurrir en cualquier dirección, y generalmente mejora entre los 5 a 12 años de edad sin necesidad de tratamiento.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento del nistagmo debe hacerse con la orientación del oftalmólogo, con el objetivo de disminuir los movimientos involuntarios del ojo, pudiendo indicar el uso de medicamentos como gabapentina, baclofeno, memantina o fampridina, así como suplementos vitamínicos, en caso de que el nistagmo sea causado por deficiencias nutricionales.

Además, el oftalmólogo puede recomendar el uso de lentes de contacto o anteojos para corregir problemas de la vista que estén causando el nistagmo.

En casos más graves, cuando los movimientos involuntarios son muy frecuentes y se producen independientemente de la posición de la cabeza, puede ser necesaria una cirugía para corregir la posición de los músculos que son responsables de mover el ojo, mejorando de esta forma la capacidad para enfocar objetos, además de mejorar la capacidad visual.