Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué hacer en caso de pérdida de Líquido Amniótico

El líquido amniótico es un fluido que rodea al bebé y lo protege, proporcionándole amortiguación contra los golpes externos mientras crece en el útero de la madre, además de esto contiene hormonas y nutrientes que ayudan al desarrollo del feto. Este líquido es normal que se expulse momentos antes del parto que es cuando ocurre la ruptura de aguas, sin embargo, algunas mujeres pueden presentar una pérdida de líquido amniótico durante el embarazo.

Por lo que tener la ropa interior mojada durante la gestación puede indicar aumento de lubricación íntima, pérdida voluntaria de orina o pérdida de líquido amniótico, y para saber cómo identificar cada una de estas situaciones, se debe observar el color y el olor de la ropa interior. 

Cuando se cree que puede estar perdiendo líquido amniótico en el 1º o en el 2º trimestre, se aconseja acudir inmediatamente al servicio de emergencia o al obstetra, debido a que si se está perdiendo líquido puede perjudicar el desarrollo y el crecimiento del bebé.

Qué hacer en caso de pérdida de Líquido Amniótico

Cómo saber si estoy perdiendo líquido amniótico

En la mayoría de los casos, la pérdida de líquido amniótico sólo se confunde con la pérdida involuntaria de orina que se produce debido al peso del útero sobre la vejiga.

Una buena forma para saber si es pérdida del líquido amniótico, pérdida de orina o si es sólo aumento de la lubricación de la vagina es colocar una toallita íntima en la ropa interior y observar las características del líquido. Normalmente, la orina es amarillenta y presenta olor, mientras que el líquido amniótico es transparente y sin olor y la lubricación íntima es sin olor pero puede tener una apariencia de clara de huevo, tal como ocurre en el período fértil.

Los principales síntomas y signos de pérdida de líquido amniótico incluyen:

  • La ropa interior se moja, pero el líquido no tiene olor, ni color;
  • La ropa interior se moja más de una vez al día;
  • Disminución de los movimientos del bebé en el útero, cuando ya hubo una pérdida mayor de líquido.

Las embarazadas con factores de riesgo como la presión arterial alta, la diabetes o el lupus, tienen más probabilidades de presentar una pérdida de líquido amniótico, pero esto puede ocurrirle a cualquier embarazada.

Qué hacer si está perdiendo líquido amniótico

El tratamiento para la pérdida de líquido amniótico varía de acuerdo a la edad gestacional:

En el 1º y en el 2º trimestre:

Se debe acudir al obstetra de inmediato para que realice una ecografía que permita evaluar la cantidad de líquido amniótico, además de verificar si existe algún signo de infección o sangrado asociado.

Por lo general, el médico indica aumentar la ingesta de agua y mantenerse de reposo para evitar perder más líquido. Asimismo, suele realizar varias consultas de seguimiento, generalmente semanales, para medir la cantidad de líquido a lo largo de la gestación y verificar como se encuentra el estado de salud tanto del bebé como de la madre, para evitar complicaciones.

En el 3º trimestre:

Cuando la pérdida de líquido ocurre al final del embarazo, esto generalmente no es grave, pero si la mujer está perdiendo mucho líquido, el médico puede optar incluso por anticipar el parto. Si esta pérdida ocurre después de las 36 semanas, normalmente, es señal de ruptura de las membranas y, por esto, se debe acudir al hospital pues puede estar llegando el momento del parto.

Qué puede causar pérdida de líquido amniótico

Las causas de pérdida de líquido amniótico no siempre se conocen. Sin embargo, esto puede ocurrir debido a cuadros infecciosos genitales, por lo que se recomienda consultar al obstetra siempre que surgen síntomas como ardor al orinar, dolor genital o enrojecimiento, por ejemplo.

Otras causas que pueden provocar pérdida de líquido amniótico o llevar a la reducción de su cantidad incluyen:

  • Ruptura parcial de la bolsa - el líquido amniótico empieza a caer por un pequeño agujero en la bolsa. Es más frecuente al final del embarazo y normalmente la apertura se cierra sola con reposo y buena hidratación;
  • Problemas en la placenta - la placenta puede no estar produciendo suficiente sangre y nutrientes para el bebé y no produce tanta orina, habiendo menos líquido amniótico;
  • Los medicamentos para la hipertensión arterial, contra el parto prematuro, el ibuprofeno y otros medicamentos pueden afectar los riñones del bebé, disminuyendo la cantidad de orina y a su vez de líquido amniótico. Por este motivo se debe consultar al obstetra antes de ingerir cualquier medicamento;
  • Las anomalías del bebé - al principio del segundo trimestre, el bebé comienza tragando el líquido amniótico eliminándolo por la orina. Cuando hay pérdida de líquido amniótico, los riñones del bebé pueden no desarrollarse correctamente;
  • Síndrome de transfusión feto-fetal - en el caso de gemelos idénticos, uno puede recibir más sangre y nutrientes que el otro, haciendo que uno tenga menos líquido amniótico que el otro.

Bibliografia

  • CAMPANA, Sabrina G.; CHAVEZ, Juliana Helena; HAAS, Patrícia. Diagnóstico laboratorial do líquido amniótico. Jornal Brasileiro de Patologia e Medicina Laboratorial. Vol 39. 3 ed; 215-218, 2003
  • ZIMMERMMANN, Juliana B. et al. Oligoidrâmnio isolado em gestação a termo: qual a melhor conduta?. FEMINA. Vol 38. 4 ed; 203-209, 2010
  • HOSPITAL UNIVERSITÁRIO MARIA APARECIDA PEDROSSIAN - UNIVERSIDADE FEDERAL DO MATO GROSSO DO SUL. Protocolos de Obstetrícia HUMAP - Rotura Prematura de Membranas. 2017. Link: <www2.ebserh.gov.br>. Acceso en 10 Sep 2019
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje